Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza: los deberes de Porfirio Fisac

El entrenador segoviano intentará recuperar a un equipo frágil y desnortado. Tiene numerosos aspectos que resolver. El técnico se estrena este sábado ante el Fuenlabrada (20.45). 

Porfirio Fisac sale del primer entrenamiento del Casademont / 20-10-2022 / Foto: Álvaro Sánchez[[[FOTOGRAFOS]]]
Porfirio Fisac sale del primer entrenamiento del Casademont 
Álvaro Sánchez

Porfirio Fisac se incorpora al Casademont Zaragoza, y lo hace con el reto de recuperar la esencia competitiva de un equipo que, precisamente desde su marcha –verano de 2020–, ha transitado permanentemente por el alambre, con el abismo del descenso emergiendo bajo sus pies. Víctima de otra desnortada planificación deportiva, el cuadro aragonés sigue sin encontrar el camino correcto y es un bloque indeciso, frágil, voluble, sin continuidad, con una irregularidad manifiesta en los dos lados de la pista.

En este escenario, el nuevo técnico –que ya dirigió ayer su primer entrenamiento– se estrenará este sábado en el banquillo zaragozano ante el Fuenlabrada (20.45), en un duelo de gran importancia en el recorrido hacia la salvación. El Casademont necesita reencontrarse. Para ello, sin embargo, Fisac necesita solventar numerosos aspectos del juego. Hay muchas tareas pendientes.

La confianza

El equipo no compite y cede con facilidad. Anímicamente, el Casademont es un bloque débil, que se desencaja ante las primeras adversidades. Solamente en Santiago de Compostela, ante el Obradoiro (76-73), en la jornada inaugural, fue capaz de aspirar a la victoria hasta los compases finales. En el resto de sus actuaciones, el conjunto aragonés cedió con una facilidad imprevista: claudicó ante el UCAM Murcia, en el pabellón Príncipe Felipe (64-81); también perdió con amplitud en su desplazamiento a Gran Canaria (88-72); y dobló la rodilla en casa ante el Baskonia (83-97), en su actuación más reciente, tras otra deficiente actuación.

la Puesta en escena

El peaje de los primeros cuartos. El Casademont se desploma ya en el primer cuarto, lo que le obliga posteriormente a un desgaste superior. En ninguno de sus cuatro partidos gobernaba el marcador a los 10 minutos de juego. Al contrario, los aragoneses siempre han ido a remolque, contracorriente, con el esfuerzo físico y mental que exige el intento de remontada. Contra el Obradoiro, en la primera jornada, perdió por diez puntos al cierre del acto inaugural (21-11). Ante el UCAM Murcia, tres días más tarde, los zaragozanos comenzaron el duelo con un parcial de 7-25, castigados repetidamentes por el devastador acierto de McFadden desde la línea exterior. El estadounidense facturó 17 puntos en los primeros compases de la contienda, sin fallo alguno en sus lanzamientos y con cuatro triples convertidos.

En el choque ante el Gran Canaria, el Casademont por fin fue un bloque sólido y consistente en el inicio, lo que le reportó réditos en el marcador (9-17); pero se desplomó después, víctima de su indolencia defensiva, y clausuró el primer cuarto con desventaja (22-17), tras un parcial de 0-13. Posteriormente, en el choque del pasado fin de semana, el Baskonia golpeó en los primeros compases (0-10), con siete tantos seguidos de Markus Howard y un lanzamiento triple de Daulton Hommes, y ya nunca cedió el mando.

El ataque

Facturación escasa y desatino en el tiro exterior. El Casademont carece de clarividencia y criterio en sus acciones ofensivas. Desarrolla un juego lento, sin ritmo, sin fluidez, sin la velocidad suficiente para generar ventajas y obtener lanzamientos liberados. Todo ello se traduce en bajos porcentajes de tiro y un importante déficit anotador: apenas factura 73 puntos de media por choque. Se trata, además, del segundo peor triplista de la Liga Endesa, con un 28,6% de efectividad. Únicamente el Breogán (24,3%) presenta un desatino mayor que los zaragozanos desde más allá del arco. Asimismo, el Casademont es antepenúltimo en asistencias, con un promedio de 13 pases de canasta por duelo; otra consecuencia de su juego plano y previsible.

Tiros libes

El porcentaje más bajo de la Liga Endesa. El equipo zaragozano tampoco es fiable en los tiros libres, otro lastre habitual en su rendimiento. Su eficiencia se reduce a un 60% desde la línea de personal, tras haber convertido 60 de sus 99 intentos. Se trata del peor porcentaje de la Liga Endesa en estos cuatro primeros partidos de la competición. Contra el Obradoiro, en la primera jornada, fue un factor decisivo en el desenlace del duelo: el Casademont anotó 14 de sus 27 tiros libres (52%), en un choque que se inclinó a favor de los gallegos por sólo tres puntos de distancia (76-73).

La plantilla

Un grupo joven y sin experiencia en la ACB. Las adquisiciones del Casademont Zaragoza presentan un denominador común: su inexperiencia en la Liga Endesa, lo que supone una importante rémora, especialmente en las primeras jornadas, en una plantilla con numerosas piezas por ajustar. Borisa Simanic, Justinian Jessup, Rihards Lomazs, Marcel Ponitka y Howard Sant-Roos se han estrenado este año en la máxima categoría nacional; y el entrenador austriaco Martin Schiller, destituido el pasado martes, tampoco tenía ningún recorrido en la competición. Además, la experiencia en España de Christian Mekowulu se reducía a los ocho encuentros disputados el pasado curso con los zaragozanos.

La rotación

Jugadores muy por debajo de su nivel. Fisac necesita elevar el rendimiento de la mayoría de los jugadores. Especialmente Simanic, Hlinason, Ferrari y Lomazs, todos ellos muy lejos de su verdadera dimensión. Además, habrá que ver si recupera a Javi García –inédito en el presente curso–, y qué encaje da a los nuevos refuerzos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión