Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza: debutantes en la Liga ACB

Ninguno de los fichajes del conjunto aragonés tiene experiencia en la competición española. Tampoco Martin Schiller, el nuevo entrenador. 

Martin Schiller, durante su presentación como nuevo entrenador del Casademont Zaragoza.
Martin Schiller, durante su presentación como nuevo entrenador del Casademont Zaragoza.
José Miguel Marco

El Casademont ha optado por una drástica modificación de su plantilla: del equipo que comenzó la temporada anterior, únicamente siguen Dino Radoncic, Javi García, Triggvy Hlinason y Santi Yusta, después de un curso tenso, agónico; de continuos volantazos, despidos y contrataciones que afectaron a jugadores, entrenadores e, incluso, a la dirección deportiva de la entidad. Un ejercicio desalentador que finalizó con un suspense de película. La salvación, de hecho, se demoró hasta el último instante de la última jornada, y se consumó en gran medida por una canasta de Shermadini (Tenerife) en la pista del Andorra. En este escenario, la plantilla se halla inmersa ahora en una profunda renovación.

De momento, todas las adquisiciones presentan un denominador común: su inexperiencia en la Liga Endesa, lo que podría suponer una importante rémora, especialmente en las primeras jornadas, en una plantilla con numerosas piezas por ajustar. El Casademont ha cerrado la contratación de un nuevo entrenador, Martin Schiller, sin ningún recorrido en España; y se ha reforzado con Borisa Simanic, Justinian Jessup, Rihards Lomazs y Marcel Ponitka, cuatro jugadores también pendientes de estrenarse en la máxima categoría nacional. Además, el club ha renovado a Christian Mekowulu, cuyo recurrido en la Liga Endesa se reduce a ocho únicos encuentros.

Martin Schiller es la gran apuesta del Casademont. Un técnico joven (40 años), de escaso recorrido, aunque provisto de grandes capacidades técnicas y de un amplio conocimiento del juego. El austriaco propone un baloncesto ágil y dinámico, al margen de ajustarse perfectamente al perfil formativo que perseguía la entidad: un entrenador habituado a trabajar con jóvenes valores, y con valentía para conceder oportunidades sin atender al carnet de identidad. Él será la pieza angular del nuevo proyecto deportivo y, por ello, su influencia está siendo decisiva en la confección de la plantilla.

Marcel Ponitka y Borisa Simanic.
Marcel Ponitka y Borisa Simanic.
FIBA

Schiller se incorpora al cuadro aragonés tras haber dirigido al Zalgiris Kaunas las dos últimas temporadas. El técnico había asumido el mando del cuadro lituano como sustituto de Sarunas Jasikevivius, y avalado por su gran desempeño en la G-League y en la selección alemana absoluta, donde ejerce de asistente desde 2015. El austriaco inició su carrera en 2004, a los 18 años, como entrenador ayudante en diferentes banquillos de la Bundesliga y de la primera división de Austria. Posteriormente fue técnico principal del Salt Lake City Stars, equipo vinculado a Utah Jazz, donde permaneció tres temporadas. Y tras su paso por el Zalgiris, ahora llega a Zaragoza con el exigente reto aportar, por fin, estabilidad a un banquillo en permanente estado de erupción. Se trata del sexto entrenador que contrata el club aragonés en apenas dos años, tras Diego Ocampo, Sergio Hernández, Luis Casimiro, Jaume Ponsarnau y Dragan Sakota.

Al igual que Schiller, ninguno de los cuatro fichajes del Casademont ha competido en la Liga Endesa. La plantilla ha reforzado su línea exterior con Marcel Ponitka, base de 24 años que actuado en el Frankfurt Skyliners alemán la última temporada. El jugador polaco ha desarrollado toda su carrera deportiva entre su país natal y Rusia. Pasó primero por el Zielona Gora, el Asseco Gdynia y el Parma, antes de recalar a mitad de la pasada campaña en el Frankfurt Skyliners de la Bundesliga, donde finalizó con unos registros de 10 puntos, 3,3 rebotes y 4,5 asistencias en los 12 partidos disputados.

También Rihards Lomazs, escolta de 26 años, vivirá su primera experiencia en el baloncesto español. Aportará talento ofensivo al perímetro de los zaragozanos. El letón procede del Merkezefendi, de la Super Liga turca, donde facturó 14,9 puntos, 2,3 rebotes y 4,9 asistencias por partido en el último ejercicio. El pasado 6 de mayo sumó 29 tantos frente al Bahcesehir Koleji, en el que fue su último compromiso con los otomanos. Antes, Lomazs compitió en el Akademija, el Jurmala, el Jelgava y el Ventspils, el BG Gottingen alemán y el Asvel Villeurbanne.

Justinian Jessup y Rihards Lomazs.
Justinian Jessup y Rihards Lomazs.
FIBA

Justinian Jessup es otro tirador fiable, con porcentajes de acierto elevados. El escolta, de 24 años, también puede desempeñar las funciones de alero y proviene de The Hawks de la NBL australiana, donde facturó 13,5 puntos y 3,7 rebotes el pasado ejercicio. Allí llegó tras una etapa pujante en los Broncos, en la Universidad Estatal de Boise (Idaho), donde exhibió su capacidad de anotación.

Por su parte, Borisa Simanic reforzará el juego interior de los zaragozanos. El serbio, de 24 años, ha competido el último curso en el KK Mega Basket, equipo que milita en la Liga Adriática, donde ha facturado 12,8 puntos y 4,3 rebotes por duelo. El 31 de marzo sumó 30 puntos antes el Split, tras convertir siete de sus ocho lanzamientos triples. El ala-pívot también jugó en el FMP y el Estrella Roja.

Mientras, Mekowulu fue renovado el pasado 7 julio. Aunque su único bagaje en España es de ocho partidos, el pívot se adaptó a la competición con inmediatez y rindió por encima, incluso, de las expectativas generadas. Su aportación resultó determinante para que los zaragozanos alcanzaran la salvación. El nigeriano se incorporó al equipo el 5 de abril, procedente del Dinamo Sassari, y participó en los últimos ocho encuentros del campeonato. Lo hizo con unos registros de 9,5 puntos y 5,9 rebotes por duelo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión