Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

El Casademont Zaragoza es arrollado en Vitoria (91-59)

El conjunto zaragozano pierde con amplitud en la pista del Baskonia, tras otra deficiente actuación, y compromete aún más su continuidad en la máxima categoría. 

BICTI BASKONIA - CASADEMONT ZARAGOZA
Bicti Baskonia - Casademont Zaragoza.
David Aguilar/EFE

No hubo opción a la victoria. El Casademont claudicó este sábado en Vitoria (91-59), un escenario históricamente adverso, y sigue en una situación muy comprometida a falta de dos jornadas para que finalice la competición regular: de momento, un solo partido le separa de la zona de descenso a la Liga LEB, tras el triunfo conquistado por el Andorra en su compromiso con el Fuenlabrada. Un escenario inquietante, de máximo riesgo, que podría agravarse aún más si el San Pablo Burgos es capaz de superar este domingo al Unicaja de Málaga, lo que situaría a los zaragozanos un solo encuentro también del último clasificado.

El Baskonia se impuso con amplitud, sin apenas oposición, impulsado por el acierto de Fontecchio (19), Enoch (15), Costello (15) y Giedraitis (14), y reforzado además por un desempeño defensivo notable. Y eso que el cuadro aragonés fue mejor en el inicio. Sólido y contundente atrás, neutralizó las primeras ofensivas de su adversario, que anotó una sola canasta en los tres primeros minutos del duelo. Y en sus acciones de ataque, el Casademont buscó con insistencia a Tryggvi Hlinason, a quien dotó de buenos balones bajos los aros. Cuatro puntos del islandés y una bandeja de Jordan Bone pusieron por delante a los zaragozanos (2-6), quienes, sin embargo, enseguida se desencajaron: Giedraitis comenzó la reacción de los locales, con un certero triple; después llegaron cinco tantos consecutivos de Steven Enoch; e inmediatamente después, tras un robo de balón, Fontecchio estiró el parcial de los vascos hasta el 10-0 (12-6), lo que se tradujo en el tiempo muerto de Dragan Sakota.

Lejos de reaccionar, los zaragozanos acentuaron sus dudas. Y el Baskonia no desaprovechó concesiones de tal magnitud, aumentando aún la distancia (20-9), ante un rival indeciso y desnortado, con importantes lagunas en los dos lados de la pista. Kilpatrick y Deon Thompson, con dos jugadas individuales, redujeron distancias en los últimos compases del acto inaugural (20-13). Transcurridos 10 minutos de juego, Frankie Ferrari, el últimos refuerzo del conjunto aragonés, no había saltado aún de la pista.

En el segundo acto, el Casademont fue, de nuevo, permanentemente superado por un rival más intenso, más concentrado, más disciplinado y con mayores argumentos en todas sus líneas. Las desventaja se amplió a los 11 puntos (26-15) -la máxima del partido- cuando, por fin, Ferrari disfrutó de sus primeros minutos. Pero fue Kilpatrick, muy incisivo, quien sostuvo al equipo zaragozano en un momento especialmente comprometido. Al cuarto de hora, los visitantes seguían optando al triunfo gracias a los con 11 tantos del escolta (33-24), por entonces el único recurso ofensivo de un bloque lento, plano, sin alma y sin convicción.

El desplome de los aragoneses continuó después. Costello dispuso de dos triples liberados, de muy fácil ejecución; Giedraitis también golpeó desde el perímetro, tras otro desajuste defensivo de los zaragozanos; y Enoch se impuso bajo los aros con una facilidad manifiesta. En este escenario, el Baskonia contó con una renta de 22 puntos (46-22), que el Casademont pudo rebajar ligeramente en el intermedio (46-29).

El Baskonia también arrolló en los primeros compases de la reanudación. El Casademont no tuvo respuestas, ni en defensa ni en ataque, y los vascos difrutaron de un duelo plácido y sosegado hasta su conclusión. A la media hora, el choque ya estaba finiquitado (71-47), con los vitorianos gobernando con autoridad todos los apartados estadísticos, y con los zaragozanos emitiendo señales muy negativas en su juego.

En el último tramo, el ritmo decayó. El técnico local, Neven Spahija, concedió minutos a los jugadores menos habituales, pero ni siquiera entonces mejoró el Casademont. Al contrario, el conjunto aragonés quedó retratado tras otro cuarto muy deficiente, desalentador, que rebajó considerablemente la reputación de muchos de sus jugadores. Y el martes le sobreviene un duelo capital, practicamente definitivo, en su laborioso recorrido hacia la salvación: el Andorra se presenta en el pabellón Príncipe Felipe en clara línea ascendente, en un duelo donde el único resultado válido pasa por la victoria. La preocupación es máxima en el club.

Ficha técnica:

91 - Bitci Baskonia (20+26+25+20): Baldwin (2), Giedraitis (14), Fontecchio (19), Peters (8) y Enoch (15)–cinco inicial–, Raieste (-), Granger (3), Marinkovic (7), Wetzell (-), Costello (15), Sedekerskis (3) y Kurucs (2).

59 - Casademont Zaragoza (13+16+18+12): Jordan Bone (9), San Miguel (0), Santi Yusta (5), Radoncic (7) y Hlinason (8) –cinco inicial–, Ferrari (1), Cook (-), Kilpatrick (11), Thompson (9), Mekowulu (6), Font (-) y Waczynski (2).

Árbitros: Juan Carlos García González, Rafael Serrano y Raúl Zamorano. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la trigesimosegunda jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 6.916 aficionados. Indar Baskonia renunció a seguir viendo el partido y abandonó la grada en el segundo cuarto tras la expulsión de un aficionado de dicha grada al pegar una pegatina en la puerta de acceso del pabellón

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión