Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

El colista Real Betis amenaza al Casademont Zaragoza

El equipo aragonés recibe al Betis con la necesidad de alejarse del descenso (17.00, Movistar+). Una sola victoria separa a zaragozanos y andaluces en la actualidad. 

Jaume Ponsarnau, técnico del Casademont Zaragoza, junto a Matt Mobley.
Jaume Ponsarnau, técnico del Casademont Zaragoza, junto a Matt Mobley.
José Miguel Marco

El Casademont Zaragoza sigue muy alejado de su verdadera dimensión. Ante el Avtodor Saratov, en su actuación más reciente, de nuevo fue un bloque apocado, indeciso, timorato; sin soluciones en ataque, sometido por su juego lento y previsible –fió toda su suerte a los lanzamientos triples–, y también sin la solidez que demandaba el partido en las labores de contención. Aunque guardó ambiciones de triunfo hasta el último suspiro (86-92), el cuadro aragonés volvió a emitir señales negativas en los dos lados de la pista, y estuvo especialmente desacertado en los momentos de fragor: sus últimos minutos resultaron especialmente perniciosos por su desorden, sus precipitaciones y su baloncesto anárquico y descontrolado. Y#su deficiente actuación compromete drásticamente su continuidad en el torneo continental, donde ya no depende de sí mismo para superar la primera fase.

En este escenario, el Real Betis –actual colista de la Liga Endesa– representa una ingente amenaza para los zaragozanos. Una nueva derrota, y además en el pabellón Príncipe Felipe, acentuaría las dudas de un equipo ya carente de confianza y determinación, sin la fortaleza, la experiencia ni la mentalidad necesarias para habitar en la zona baja de la tabla. Los andaluces acuden a la cita rearmados anímicamente, tras haber superado el pasado fin de semana al Valencia Basket (81-84) en La Fonteta, y están convencidos de poder hurgar en la herida.

"Tenemos una crisis de confianza", confiesa el entrenador del Casademont Zaragoza, Jaume Ponsarnau, quien suspira por "encontrar la tecla para tener solidez" y, de esta forma, allanar por fin el camino hacia la victoria. Y eso que los aragoneses iniciaron el curso con mano firme, con los triunfos ante el Manresa (98-91) y el Bilbao (76-100), que llegaron además tras dos actuaciones corales y convincentes. Sin embargo, su juego ha experimentado desde entonces una sorprendente involución, que se tradujo en un periodo especialmente improductivo: cuatro derrotas consecutivas –ante el San Pablo Burgos (54-75), el Valencia Basket (70-76), el Lenovo Tenerife (90-65) y el Barcelona (76-63)–, que alimentaron el debate sobre la verdadera solvencia de la plantilla, que por entonces ya presentaba importantes máculas en el torneo continental.

El Casademont se impuso después al recién ascendido Breogán, en el pabellón Príncipe Felipe (79-75), con un sufriento inesperado –llegó a dilapidar una renta de 16 puntos–; y claudicó el pasado fin de semana, en Gran Canaria (79-76), para seguir marcador por los rigores de la clasificación. En la actualidad, una sola victoria separa a los aragoneses del colista, su adversario de hoy.

El Real Betis se halla inmerso aún en pleno periodo de construcción, tras haber acometido una drástica revolución en su plantilla: únicamente Pablo Almazán y Nick Spires siguen en el equipo del curso anterior, además de su entrenador, Joan Plaza.

Sus mejores argumentos atienden a la pintura, con Marko Todorovic y Beqa Burjanadze como jugadores más productivos. El montenegrino, cedido por el Joventut de Badalona, factura 16,3 créditos de valoración por partido, fundamentados en 13 puntos y 6 rebotes por duelo. El georgiano, por su parte, aporta 11,1 unidades de nota general, con 9,8 tantos y 3,8 capturas por encuentro. También Vitto Brown (11 puntos y 4,3 rebotes por partido) es una referencia fiable en el juego interior. En el perímetro, Shannon Evans representa la principal amenaza de los andaluces, con 11,4 tantos y 2,8 asistencias por duelo.

El Casademont, en cualquier caso, dispone de más recursos en su plantilla, además de contar con mayor profundidad de banquillo que su adversario. Aun con sus desconexiones, con sus intermitencias, con sus altibajos, los zaragozanos deberían sumar hoy su cuarta victoria de la temporada; pero es un equipo voluble, impredecible, irregular. De ahí las dudas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión