Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont pierde ante el Reggio Emilia y complica su continuidad en la FIBA Europe Cup

El equipo aragonés paga su desacierto ofensivo en Italia (76-67) y está obligado a ganar sus tres próximos compromisos en el Grupo D.    

Nuevo revés. El Casademont también perdió en Italia, en la pista del Reggio Emilia (76-67), y compromete drásticamente sus opciones de acceder a la siguiente ronda de la FIBA Europe Cup. Víctima de su propia ansiedad, y lastrado por su desacierto ofensivo, el cuadro aragonés se descompuso sin remisión en un último cuarto deficiente (11 puntos anotados), ante un rival que fue creciendo conforme avanzaba el partido y que conservó la segunda plaza del grupo con muchas más facilidades que las previstas. Fue otra actuación inquietante de los zaragozanos, que siguen sin encontrar el camino correcto en el curso actual.

Y eso que el Casademont inició el partido con mano firme, muy seguro de sus fuerzas, y enseguida generó ventajas en el juego interior aprovechando la superioridad física de Tryggvi Hlinason. Además de intimidar en defensa, el islandés también monopolizó los primeros ataques del equipo aragonés, que edificó una renta de seis puntos en el marcador (2-8) en los tres primeros minutos de la contienda. El cuadro zaragozano se manejaba con solvencia y criterio en cada una de sus acciones ofensivas, pero también se aplicaba con contundencia en las labores de contención: en el ecuador del primer acto, los italianos solo habían facturado tres canastas (6-13), todas de difícil ejecución, sometidos por el despliegue defensivo de los visitantes.

Sin embargo, el Reggio Emilio reaccionó con prontitud, impulsado por su acierto desde la larga distancia, al mismo tiempo que el Casademont comenzaba a desencajarse con una facilidad sorprendente. Y la escuadra local volteó el marcador, a los ocho minutos de juego, con los lejanos lanzamientos de Leonardo Candi, Baldi Rossi y Crawford, que conllevaron el tiempo muerto de Jaume Ponsarnau (15-13). Al cierre del primer cuarto, los aragoneses se situaron a solo punto de distancia (17-16), pese a presentar un desatino inusual desde el triple (0 de 4) y desde la línea de personal (4 de 7, solo un 57% de efectividad).

En el segundo acto, el Casademont de nuevo encontró a Hlinason en sus primeros ataques, lo que le proporcionó importantes réditos. De la mano del islandés -cinco puntos consecutivos y dos rebotes ofensivos-, los visitantes recuperaron la ventaja (19-23) ante un oponente por entonces sin ritmo, sin ideas ni fluidez. Incluso Kenan Sipahi, muy inseguro en anteriores compromisos, manejaba al equipo con coherencia, con muy buenas lecturas del juego. El cuadro aragonés dispuso de numerosos tiros liberados, sobre todo desde más allá del arco, pero erró sus lanzamientos. De ahí que poco después, al cuarto de hora de partido, su ventaja se hubiera reducido a una sola canasta (25-27). Escasa recompensa para los méritos contraídos.

Foto del partido Reggio Emilia-Casademont Zaragoza, FIBA Europe Cup
Foto del partido Reggio Emilia-Casademont Zaragoza, FIBA Europe Cup
FIBA

Después, los dos equipos acentuaron su desacierto ofensivo, y el partido derivó en un concierto de errores, imprecisiones y pérdidas de balón... hasta que, ya en los últimos compases del cuarto, aparecieron por fin los tiradores. Okoye, desde el perímetro, culminó dos buenas jugadas colectivas; pero los locales respondieron con rapidez y precisión, convirtiendo sus tres siguientes triples y situándose de nuevo por delante en el marcador (36-34). Al descanso, el Reggio Emilia había recuperado el pulso (41-36), favorecido por los bajos porcentajes del Casademont: un 20% desde la línea de 6.75 (3 de 15) y un 53% en los tiros libres (7 de 13).

El guión se mantuvo en los primeros compases de la reanudación. El Reggio Emilia exhibió mayor puntería que su rival y pudo aumentar su renta con los puntos de Justin Johnson y Rassoul Diouf (46-40). Y aunque el Casademont se repuso momentáneamente con un certero triple de Adam Waczynski, el equipo transalpino siguió gobernando el marcador sin excesivas dificultades. Los problemas empezaban a acumularse. Hlinason, el hombre más determinante de los zaragozanos en la pintura, cometió su cuarta falta personal a los cinco minutos del cuarto; las mismas que sumó poco después Rodrigo San Miguel, su director más fiable, que elevaron aún más los obstáculos a sortear. 

El Casademont tiró entonces de raza, carácter y orgullo, y del talento de Adam Waczynski, en un momento especialmente comprometido, para seguir optando a la victoria. Okoye, desde el triple, y Vanwinj, desde la línea de personal, situaron a los zaragozanos a seis puntos de distancia a la media hora de juego (62-56). Pese al mal inicio del tercer cuarto, el Casademont resistía en la tormenta.

El Reggio Emilia amplió su renta en el último acto, con tres tiros libres de Strautins (65-56), después de que los zaragozanos desaprovecharan cuatro posesiones para recortar distancias en el marcador. El equipo de Ponsarnau comenzaba a emitir señales inquietantes, muy negativas, lastrado por sus desatenciones y su desacierto ofensivo. Transcurridos cinco minutos del cuarto, los visitantes seguían sin anotar. Su firmeza atrás se contraponía con su impericia en sus acciones de ataque. Incluso Radoncic erró sus dos intentos desde la línea de personal, agravando aún más el escenario. Los locales, de esta forma, llegaron a adquirir una ventaja de 13 puntos (69-56), que representaban una serie amenaza para el avance de los zaragozanos a la siguiente fase de la competición. 

Okoye salió al rescate, con dos triples prácticamente consecutivos, para seguir creyendo en la remontada. Pero no fue posible. Dos pérdidas de balón y dos desajustes defensivos sentenciaron definitivamente el duelo, a dos minutos de la conclusión (76-67), dejando al Casademont en una situación de máximo riesgo en Europa. La eliminación está cada vez más cercana.

Foto del partido Reggio Emilia-Casademont Zaragoza, FIBA Europe Cup
Foto del partido Reggio Emilia-Casademont Zaragoza, FIBA Europe Cup
FIBA

Ficha técnica

76 - Unahotels Reggio Emilia (17+24+21+14): Cinciarini (-), Thompson (14), Olisevicius (9), Johnson (6), Hopkins (14) -cinco inicial- Candi (4), Crawford (-), Baldi Rossi (5), Diouf (10) y Strautins (14).

67 - Casademont Zaragoza (16+20+20+11): Sipahi (-), Mobley (7), Waczynski (15), Vanwijn (9), Hlinason (11) -cinco inicial- Okoye (17), Radoncic (7), San Miguel (1) y Vilà (-).

Arbitros: Hrusa (República Checa), Bissuel (Francia) y Baloun (República Checa). Excluyeron por personales a San Miguel (m.39).

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada del grupo D de la Liga Europa disputado en el pabellón Unipol Arena de Casalecchio di Reno (Bolonia)

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión