Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont recela del Burgos

El conjunto aragonés pretende estirar hoy su racha ante un potente rival que necesita reaccionar.

Mc Gee extrema su defensa sobre la línea de pase que intenta Javi García.
Mc Gee extrema su defensa sobre la línea de pase que intenta Javi García.
Toni Galán

Prudencia: virtud cardinal del catolicismo que consiste en discernir y distinguir lo que está bien de lo que está mal y actuar en consecuencia. Aplicada al baloncesto, vestida con traje y corbata, sentada en el banquillo del Casademont Zaragoza, la encarna Jaume Ponsarnau. "Conviene no equivocarnos con quiénes son ellos", advirtió ayer en referencia al rival que hoy visitará el pabellón Príncipe Felipe, el San Pablo Burgos. Llega a la cita el cuadro que gestiona Ponsarnau con dos victorias en su haber, las capturadas en las dos primeras jornadas de liga. Dos convincentes actuaciones: en casa ante el Baxi Manresa, y a domicilio en Bilbao. El Burgos, por contra, cayó con honores en Madrid y patinó en su estreno en casa ante el recién ascendido Breogán. Un Casademont por encima de lo esperado recibe a un Burgos que todo el mundo sabe que reúne un notable equipo y que un día u otro debe despertar. El recelo de Ponsarnau no es gratuito...

Los dos conjuntos han descrito trayectorias curiosas. El Burgos, sexto clasificado en el último curso, con un balance de 22 victorias y 14 derrotas. El Casademont, sexto por la cola, esto es, decimotercero (mal número...) y con un balance inverso a los castellanos: 14 victorias y 22 derrotas. Este curso, las trayectorias siguen siendo opuestas: el Burgos lo ha perdido todo, y el Casademont lo ha ganado todo. Eso si, el baile acaba de abrirse. Solo dos jornadas. Además, hace exactamente dos semanas, ambos equipos se midieron en el Memorial José Luis Abós, con claro triunfo burgalés (69-76). Siete puntos de diferencial al final, pero los de Tabak llegarón a mandar hasta por 17 puntos (39-56).

Desde entonces hasta hoy, es decir, en apenas dos semanas, el Casademont ha fichado a Waczynski y a Sipahi para reemplazar a los lesionados Santi Yusta y a Omar Cook. El rendimiento del polaco, excelente, siendo el promotor del triunfo ante el Manresa. Además, rendimiento inmediato, superior al que podría ofrecer Santi Yusta. Y rendimiento catalizador del resto: Waczynski juega y sobre todo hace jugar. Activa a Mc Lean, letal en el rebote ofensivo; ayuda a Okoye, fértil en la anotación; abastece a Vanwijn, el productor silente; hace sonreír a Mobley; y le dice tranqui, calma, no corras tanto y mueve más, a Javi García. A Rodrigo no hace falta que le diga nada: ya tiene la lección aprendida. Si Hlinason de verdad demuestra que puede ser jugador, un equipo bonito, pues Radoncic y Sipahi tienen capacidad para sumar. Incluso Font y Vilá. En serio, la cosa va bien e incluso puede ir mejor.

Eso sí, que la cosa pinte bien, no quiere decir que sea sencilla. Qué mejor ejemplo que hoy. El Burgos todavía no se ha comido un rosco en esta liga, pero cuenta con un equipo notable. No están Jasiel Rivero ni Mc Fadden respecto al conjunto que conquistó la Champions League de la FIBA. Tampoco comparecerá hoy Joan Peñarroya como técnico, sustituido por el mítico exjugador Zan Tabak. Mejor jugador Tabak que Peñarroya. Como entrenador, todavía tiene que demostrarlo. La sabiduría de Rabaseda, la mano de Mc Gee, la fortaleza de Kravic y Zack... Una potente plantilla que ya demostró su capacidad hace solo dos semanas en Zaragoza. Además de prudente, entra dentro de la obviedad el recelo de Ponsarnau. Recelo del equipo que hoy visita Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión