Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

Casademont Zaragoza: Radoncic, primer refuerzo

El ala-pívot formará parte del primer equipo del Casademont tras haber aprovechado su cesión al Gipuzkoa. 
El jugador, de 22 años, cuenta con el aval del técnico Jaume Ponsarnau. 

Dino Radoncic machaca el aro del Casademont Zaragoza.
Dino Radoncic machaca el aro del Casademont Zaragoza.
Esther Casas/ACB Photo

Fue contratado por el Casademont Zaragoza el pasado verano, como una apuesta de futuro. Por eso se le firmó por cuatro temporadas, hasta junio de 2024, primero con el propósito de que siguiera creciendo a través de una cesión. Ahora, tras haber completado un notable curso a préstamo en San Sebastián, en las filas del Gipuzkoa Basket, Dino Radoncic formará parte de la primera plantilla aragonesa el próximo ejercicio. El ala-pívot, de 22 años, cuenta con el aval del nuevo entrenador, Jaume Ponsarnau, quien ya ha dado el visto bueno a su incorporación y quien ya le ha transmitido, mediante una conversación telefónica, lo que espera de él en la pista y los posibles aspectos a mejorar.

Ya no habrá más cesiones para el montenegrino, quien ha dado un importante paso adelante en su rendimiento en la temporada que acaba de finalizar. De hecho, fue incluido en el Mejor Quinteto Joven de la Liga Endesa junto Leandro Bolmaro, Yannick Nzosa, Usman Garuba y el zaragozano Carlos Alocén. Aunque su equipo, muy limitado de recursos, acabó precipitándose a la Liga LEB, Radoncic dio sobradas muestras de su potencial con actuaciones muy meritorias. Tras participar en 36 encuentros de la Ligha Endesa, finalizó el curso con unos registros de 11,3 puntos, 5,6 rebotes y 13,6 créditos de valoración por partido, en los 28 minutos de media que permaneció sobre la pista. Guarismos solamente superados por Jaime Echenique, quien, sin embargo, jugó únicamente 18 partidos tras haber sufrido en enero, en el derbi frente al Bilbao Basket, la rotura del tendón rotuliano de la rodilla derecha.

Radoncic fue fichado por el Casademont Zaragoza el pasado mes de agosto. Por entonces, su rendimiento había sido inconstante e irregular, con importantes altibajos en su juego. Pese a su indiscutible talento, su presencia en la Liga Endesa atendía a un periodo de intermitencias, inseguridades, roles secundarios y cambios constantes de equipo: con sólo 21 años ya había vestido las camisetas del Real Madrid, el San Pablo Burgos, del UCAM Murcia y del Iberostar Tenerife, siempre con una aportación inferior a las expectativas generadas. De ahí que quedase libre el pasado mes de julio, una vez finalizada la fase final de la Liga Endesa que se celebró en Valencia.

Sin embargo, el montenegrino posee un potencial inmenso, que aún estaba por desarrollar. Y aunque no había alcanzado la progresión que realmente se le presumía años atrás, disponía de unas incuestionables capacidades técnicas y físicas para acabar triunfando en la Liga Endesa. El Casademont Zaragoza, por ello, optó por su contratación y el ala-pívot, ahora sí, ha respondido con grandes actuaciones en San Sebastián. No sólo ha adquirido experiencia y minutos, sino que ha ocupado el centro de la escena en los instantes de fragor, asumiendo responsabilidades impropias de su juventud, para dar un salto de gigante en su progresión. Se trata, además, de un jugador de formación local.

La intención del Casademont Zaragoza es que Radoncic y Jonathan Barreiro, quienes crecieron junto en la cantera del Real Madrid, sean los dos ‘4’ del equipo la próxima temporada. En este sentido, el gallego le ha comunicado al entrenador, Jaume Ponsarnau, su intención de seguir en la capital aragonesa y de formar parte del nuevo proyecto deportivo de la entidad. Sin embargo, Barreiro es una de las piezas más cotizadas de la Liga Endesa, por su condición de cupo y por sus elevadas prestaciones, y su continuidad no está ni mucho menos garantizada. El Unicaja, por ejemplo, dispone de informes muy favorables sobre el jugador y cuenta con una capacidad finaciera muy superior a la del club zaragozano.

En cualquier caso, muchos más obstáculos plantea la continuidad del alero Nico Brussino y del escolta Dylan Ennis, ambos con propuestas económicas con las que el Casademont Zaragoza es incapaz de competir. El canadiense ha sido inscrito en el derecho de tanteo, con una importante oferta de renovación, pero en Turquía le han presentado contratos muy tentadores, con salarios totalmente inasumibles para el Casademont.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión