Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont Zaragoza se queda sin premio en Gran Canaria (84-76)

El equipo aragonés planta cara en la pista del Herbalife, pero acaba acusando el cansancio en los últimos compases tras haber disputado tres partidos en sólo cinco días.  

El ‘play off’ ya es un reto inabordable, una aspiración irreal. El Casademont opuso una tenaz resistencia en Gran Canaria, frente a un equipo al alza como el Herbalife, pero acabó doblando la rodilla en el tramo final (84-76) tras un intenso duelo resuelto por detalles minúsculos. En la Liga Endesa, se trata de la cuarta derrota consecutiva del conjunto aragonés, que se presentaba a la cita después de haber doblado la rodilla anteriormente contra el Joventut, el Barcelona y el Movistar Estudiantes. Con este desenlace, la octava posición queda a tres partidos de distancia, y la séptima a cinco, a falta de que hoy se complete la 29ª jornada de la competición regular.

El Casademont se empleó de inicio con disciplina y contundencia en las labores de contención, sin apenas desatenciones, neutralizando los ataques de su rival. El Herbalife anotó una sola canasta en los cuatro primeros minutos de la contienda, sometido por la formidable presión ejercida por los zaragozanos. Sin embargo, el cuadro aragonés también fue incapaz de producir puntos en los primeros compases, lastrado por sus precipitaciones y sus pérdidas de balón. Sí acertó Elias Harris, desde la línea de personal, y posteriormente Dylan Ennis, con un triple desde la esquina (2-5), para poner por delante a los visitantes en el ecuador del primer acto; pero el conjunto grancanario fue mejorando conforme avanzaba el partido, sobre todo en sus acciones ofensivas, y volteó el marcador (14-11) con canastas fáciles que conllevaron el tiempo muerto de Sergio Hernández. Brussino, con cinco puntos consecutivos, sostuvo al Casademont en un momento especialmente comprometido por sus imprecisiones en ataque. Fue un primer cuarto áspero, lento, trabado, sin ritmo ni fluidez, que se clausuró con una ventaja de tres puntos para los locales (19-16).

El guión se mantuvo después. A falta de una propuesta colectiva solvente, Brussino mantuvo de nuevo al Casademont en la faceta ofensiva, ahora con dos triples seguidos (23-22) que castigaron los desajustes de su rival. La contestación de Okoye también llegó desde el perímetro, con dos lanzamientos muy liberados que, sin embargo, no afectaron anímicamente al cuadro aragonés. Al contrario, el Casademont siguió creyendo, sin descomponerse, sostenido ahora por su firmeza defensiva y su jerarquía en el juego interior. Con Harris y Wiley exhibiendo una superioridad manifiesta en la pintura, los visitantes se situaron a un solo punto de distancia (37-36) al filo del descanso, y Porfirio Fisac tuvo que detener el encuentro. Tras el tiempo muerto, Wiley culminó la remontada desde la línea de personal (37-38), frente a un oponente que permanecía dos minutos sin anotar una sola canasta. En el intermedio, el Herbalife había recuperado el mando en el marcador (41-40), pero el Casademont seguía aspirando decididamente a la victoria.

El Herbalife aumentó su puntería en los primeros compases de la reanudación. Facturó 10 puntos en dos minutos y medio, favorecido por la bajada de intensidad de su adversario, y amplió su renta hasta los siete puntos (51-44) con una facilidad sorprendente. Y poco después, los locales establecieron la máxima ventaja del partido (56-48), castigando nuevamente a un Casademont que, ahora sí, era un bloque vulnerable, inconstante y quebradizo atrás. El equipo grancanario sumaba 19 puntos en los primeros seis minutos del del cuarto, un diáfano indicador de las lagunas defensivas de su rival. Pese a todo, el Casademont llegó vivo a la media hora de juego (62-59), impulsado por los puntos de Dylan Ennis, y con una defensa en zona, aplicada en los últimos compases del tercer acto, que anuló la mayoría de los ataques del Herbalife.  

En el tramo definitivo, el Casademont resistió con entereza las primeras acometidas de su rival. Fue un bloque sólido atrás, sin apenas fisuras, sin los desequilibrios que habían caracterizado al equipo en sus últimas actuaciones. A cinco minutos de la conclusión, el cuadro aragonés mantenía sus opciones en Gran Canaria (73-67), pese a exhibir un desatino inusual en muchas de sus acciones de ataque. El escenario cambió después, ya en el tramo final, cuando los visitantes fueron penalizados por sus pérdidas de balón y sus malas selecciones de tiro. Al desplome zaragozano también contribuyó el cansancio, tras el desgaste acumulado en una semana atípica, sin respiro, con hasta tres encuentros disputados en sólo cinco días. Aun con todo, el Casademont se negó a bajar los brazos. Tiró entonces de casta, carácter y orgullo y, contra todo pronóstico, recortó de nuevo las distancias en el marcador, hasta colocarse a sólo tres puntos en los dos últimos minutos de la contienda (77-74); pero tuvo que ceder después, ya exhausto, ante un oponente que afrontó los momentos de fragor con mucha más energía. 

Ficha técnica

84. Herbalife Gran Canaria: Albicy (12), Costello (11), Dimsa (3), Beirán (4) y Balcerowski (8) -quinteto inicial-; Okoye (13), Shurna (11), Slaughter (6), Kilpatrick (10), Diop (4) y Stevic (2).

76. Casademont Zaragoza: Saulaimon (6), Harris (14), Brussino (15), Ennis (18) y Hlinason (4) –quinteto inicial-; Barreiro (4), Benzing (5), San Miguel (1), Wiley (9) y García (-).

Parciales: 19-16, 22,24, 21-19 y 22-17. 

Árbitros: Antonio Conde, Rubén Sánchez y Andrés Fernández. Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión