Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

Casademont: la Champions League vuelve a Zaragoza

Tras ganar en Italia, el Casademont recibe este miércoles al Brose Bamberg (20.00, Aragón TV) con la intención de seguir avanzando hacia la fase final. Los germanos han permanecido cinco días confinados por las restricciones sanitarias del coronavirus. 

Al Casademont le sobreviene un partido de altura en la Champions League: se mide este martes con el Brose Bamberg alemán (20.00, Aragón TV), en el pabellón Príncipe Felipe, en la será, a priori, la visita más incómoda de cuantas le aguardan en el torneo continental. El choque, sin embargo, se ha incrustado en el calendario en un momento propicio para el cuadro aragonés, que vive en la actualidad su mejor momento de la temporada y que recibe, además, a un rival mermado por las lesiones y por su larga inactividad: tras haber visitado al Nymburk, los germanos han permanecido confinados en sus casas durante cinco días, tal y como imponen las autoridades alemanas a quienes ingresan al país desde una zona declarada de alto riesgo, como es el caso de la República Checa.

Mientras tanto el Casademont, reforzado en 2021 con las contrataciones de Elias Harris y Jacob Wiley, se halla inmerso en un periodo especialmente productivo. Ni siquiera la reciente derrota en casa frente al Joventut (95-100), en la vigésimo quinta jornada de la Liga Endesa, desacredita la formidable trayectoria de los zaragozanos desde el inicio del año, donde contabilizan hasta nueve victorias en los 11 compromisos disputados.

En Europa, el Casademont presenta un recorrido exitoso, rutilante, sin apenas mácula. Accedió a la segunda ronda como cabeza de serie, al haber finalizado la fase inaugural como líder del Grupo D, donde compitió con el Nizhny Novgorod ruso –clasificado como segundo– y con el Start Lublin polaco y el Falco Szombathely húngaro, ambos ya eliminados del torneo. Los aragoneses contabilizaron cinco victorias en seis encuentros, con el único tropiezo del protagonizado en Hungría, el pasado mes de diciembre, en la pista del Falco (94-86), en un duelo marcado por el desplome de los zaragozanos en la recta final.

En el resto de sus actuaciones, el Casademont siempre ha salido vencedor. Especialmente importante resultó el triunfo en Rusia, el 5 de enero, frente al Nizhny Novgorod (92-98), que le reportó la clasificación matemática para la siguiente ronda, además del liderato del Grupo D. Y más meritoria aún fue la victoria conquistada en Italia, el pasado 2 de marzo, contra el Dinamo Sassari (83-95), para iniciar la segunda fase del torneo con un contundente golpe de autoridad.

En este sentido, la escuadra de Sergio Hernández afronta la presente edición de la Champions con las máximas aspiraciones. El reto más inmediato pasa por colarse en la fase definitiva del torneo, una Final a Ocho fijada inicialmente para la primera semana de mayo (del 5 al 9) y cuya sede, todavía por determinar, se anunciará una vez se conozcan todos los equipos clasificados.

En esta segunda ronda, el cuadro aragonés quedó encuadrado en el Grupo L, donde se juega su presencia en la Final a Ocho con el Brose Bamberg alemán, el Nymburk checo y el Dinamo Sassari italiano. El Casademont se topa ahora con rivales exigentes, pero con muchos menos recursos en su plantilla que los zaragozanos. Aunque el equipo de Hernández no espera concesiones de sus oponentes, al menos sí ha evitado a los principales favoritos al título. De hecho, en la segunda ronda no se cruzará con los otros dos representantes españoles, el Tenerife y el Burgos –actual campeón–; ni tampoco lo hará con el AEK de Atenas ni con el Hapoel, otros dos sólidos aspirantes al cetro continental. Asimismo, los zaragozanos también eluden en esta segunda fase a los tres conjuntos turcos, por lo que no se medirá con el Pinar Karsiyaka, el Tofas Bursa ni el Turk Telekom.

Foto de un entrenamiento del Casademont Zaragoza
Foto de un entrenamiento del Casademont Zaragoza
Guillermo Mestre

La segunda fase del torneo se compone de cuatro grupos, con cuatro equipos cada uno, que se enfrentan en formato de ida y vuelta –seis partidos en total–. Los dos primeros de cada grupo se clasificarán para la Final a Ocho, programada del 5 al 9 de mayo. El Casademont ha comenzado su participación con mano firme, tras el triunfo obtenido en Italia la semana anterior; y ahora tratará de prolongar su racha con otras dos nuevas victorias, ante el Brose Bamberg (hoy) y el Nymburk (16 de marzo), a los que recibirá consecutivamente en el pabellón Príncipe Felipe.

El primer obstáculo atiende al cuadro alemán, un conjunto sólido, aguerrido, solvente, con numerosos recursos –sobre todo en el aspecto ofensivo–, aunque ahora disminuido por las lesiones y por los efectos de la covid-19. Se trata, además, de un conjunto herido, necesitado, tras haber iniciado la segunda fase del torneo con un derrota en la República Checa, el pasado 2 de marzo, en la pista del Nymburk (91-87). Entonces, eso sí, los germanos acudieron al careo con las ausencias de Tyler Larson, Chase Fieler, Joanic Grüttner-Bacoul, Kenneth Ogbe y Dominic Lockhart. Fue, precisamente, el último choque disputado hasta el momento por el Brose Bamberg. Tras regresar de la República Checa –zona declarada de alto riesgo por las autoridades alemanas–, el equipo de Johan Roijakkers tuvo que permanecer confinado durante cinco días, sin poder entrenarse, al margen de ver suspendido el partido que le enfrentaba el pasado sábado con el Würzburg.

La derrota ante el Nymburk supuso el primer revés del Brose Bamber en la competición continental. Antes, había superado la primera ronda del torneo con seis triunfos en los seis encuentros disputados. En la primera vuelta, la escuadra de Johan Roijakkers doblegó en rodeo ajeno al Fortitudo Bolonia (63-100) y al Bilbao Basket (71-77), al margen de superar al Pinar Karsiyaka (83-82) en su estreno como local. Y, posteriormente, los germanos conquistaron el triunfo en Turquía (70-76), mientras que en Alemania ganaron con amplitud a españoles (90-75) e italianos (83-68).

El Brose Bamberg ocupa la octava posición de la tabla en el torneo germano, con un balance de 10 triunfos en 21 jornadas. Su hombre más productivo es David Kravish, exjugador del Manresa, quien promedia 13,3 puntos y 6,1 rebotes por partido (16,7 créditos de valoración) en la competición continental. También representa una amenaza Michele Vitali, quien conoce la Liga Endesa tras su paso por Andorra. El alero italiano, muy incisivo, factura 11,4 tantos por duelo, con un 48,5% de efectividad en los lanzamientos triples.

Kravish y Vitali son las armas más valiosas del Brose Bamberg, aunque no las únicas. Al contrario, cuenta en su plantilla con otros conocidos de la Liga ACB, como Alex Ruoff (Bilbao Basket) y Shevon Thompson (Fuenlabrada), así como con los internacionales alemanes Sengfelder y Kenneth Ogbe. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión