Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont Zaragoza se exhibe en Italia (83-95)

El equipo aragonés inicia con un meritorio triunfo en la cancha del Dinamo Sassari la segunda fase de la Champions League. 

Fue un triunfo de mérito, admirable, en un escenario de máxima exigencia (83-95). El Casademont completó una actuación de altura en Sassari, en su estreno en la segunda ronda de la Champions League, y dio un paso de gigante en sus aspiraciones de acceder a la fase final del torneo. El desenlace premió el notable desempeño de los zaragozanos, que exhibieron disciplina, contundencia y tenacidad atrás, y un baloncesto ágil, dinámico y creativo en sus acciones de ataque. La victoria, obtenida en rodeo ajeno, supone una recompensa muy estimable en una segunda fae cuyo formato, con cuatro equipos por grupo, reduce drásticamente el margen de error y castiga con severidad cualquier tropiezo inesperado.

El choque dejó engrandecida la figura de Jonaathan Barreiro, que vive el mejor momento de su trayectoria deportiva. El gallego finalizó la contienda con 26 puntos facturados, después de haber acertado en sus seis lanzamientos triples. También Sulaimon, determinante en el despegue definitivo de los zaragozanos (14 tantos), y Jacob Wiley y Harris, con un formidable trabajo en el juego interior, ofrecieron un rendimiento notable en Italia.

El Casademont inició el duelo con algunas dudas (4-0), sobre todo en ataque -dos pérdidas consecutivas de balón-, pero se sobrepuso con prontitud. Lo hizo con tres triples -Elias Harris, Dylan Ennis y Rasheed Sulaimon- en los tres primeros minutos (6-12), y con una defensa sólida y tenaz, sin apenas fisuras, que no concedió lanzamientos cómodos a su rival. Tras un rápido contragolpe culminado por Ennis, el técnico del conjunto italiano, Gianmarco Pozzecco, detuvo el partido para corregir el desatino de sus jugadores, que por entonces habían convertido sólo 3 de sus 11 tiros de campo. 

Sin embargo, el tiempo muerto no modificó el escenario: el Casademont se mantuvo firme atrás, con Hlinason intimidando bajo los aros, y pudo incrementar su ventaja después de un certero lanzamiento de Ennis, desde más allá del arco (6-17), que castigó la indolencia defensiva de su adversario. En los peores momentos del cuadro local, fue Marco Spissu, con dos triples seguidos, quien salió al rescate de su equipo en la recta final del primer acto; pero el equipo aragonés seguía gobernando el choque, a los 10 minutos de juego (19-23), sostenido por su notable desempeño atrás y la productividad ofensiva de Dylan Ennis (8 puntos), Elias Harris (6) y Jacob Wiley (4). Por entonces, los cuatro tantos de distancia representaban un escaso botín para los méritos contraídos por los zaragozanos.

Foto del partido Dinamo Sassari - Casademont Zaragoza, de la Champions League Basketball
Foto del partido Dinamo Sassari - Casademont Zaragoza, de la Champions League Basketball
Champions League Basketball

En el segundo cuarto, el Casademont sí obtuvo una mayor recompensa en los primeros compases. San Miguel y Barreiro, desde el triple, y Jacob Wiley, desde la línea de personal, aumentaron la renta visitante con suma facilidad (21-30), con los aragoneses ofreciendo ritmo, velocidad y acierto en el tiro. Pero respondió el cuadro local con los puntos de Miro Bilan, Burnell y Treier, al mismo tiempo que los zaragozanos reducían drásticamente su efectividad ofensiva. El Casademont dejó de anotar, lastrado también por un desatino inusual en los tiros libres (5 de 10, un 50%), y los locales se situaron a un solo punto de distancia (34-35). Tocaba volver a remar. Barreiro, con un 2+1 y un triple, y Harris, desde la línea de personal, aportaron tranquilidad al equipo zaragozano, que además ya había recuperado su mejor versión defensiva. Al descanso, la escuadra de Sergio Hernández seguía por delante en el marcador, pese a los seis rebotes ofensivos que contabilizaban los italianos (40-47). El Casademont emitía señales muy positivas, especialmente en las labores de contención.

El Casademont mantuvo sus prestaciones en la reanudación. Sobre todo en defensa, donde edificó un muro sólido, prácticamente inabordable, que minimizó el potencial ofensivo de su rival (37% en los tiros de campo). Con este paisaje, el cuadro aragonés pudo edificar una sólida ventaja en el marcador, después de cuatro lanzamientos lejanos de Rasheed Sulaimon -tres de ellos desde más allá del arco- y dos tiros libres de Robin Benzing (49-62). Javi García, con otro triple, hurgó aún más en la herida de los transalpinos (51-65), cuyo entrenador tuvo que detener nuevamente el partido, antes de la media hora de juego. Fue en vano, porque nada frenó el sobresaliente despliegue del Casademont. Al cierre del tercer acto, los aragoneses tenían el duelo muy inclinado a su favor (55-72), ahora con Benzing golpeando desde la línea de 6,75.

A partir de ahí, los zaragozanos disfrutaron de un duelo plácido, sin apenas oposición. El Dinamo Sassari se resistió a bajar los brazos –se situó a ocho puntos de distancia–; pero enseguida se vio obligado a ceder, hasta acabar el choque abatido, sorprendido, permanentemente superado. Cuando el Casademont recuperó su fortaleza defensiva, los italianos volvieron a ofrecer su cara más triste e impotente.

Ficha técnica:

83 - Dinamo Sassari (19+21+15+28): Spissu (24), Gentile (6), Burnell (8), Treier (5), Bilan (26) -cinco inicial- Katic (3), Happ (9) y Kruslin (2).

95 - Casademont Zaragoza (23+24+25+23): Sulaimon (14), Ennis (14), Benzing (5), Harris (10), Hlinason (4) -cinco inicial- Barreiro (26), Brussino (-), San Miguel (6), Wiley (13) y Javi García (3).

Arbitros: Rosso (Francia), Zashchuk (Ucrania) y Krejic (Eslovenia). No hubo exclusiones por personales.

Incidencias: primer partido del grupo L de la segunda fase de la Liga de Campeones disputado en el Palasport Roberta Serradimigni de la localidad de Sácer (Sassari en italiano) a puerta cerrada

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión