Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Casademont Zaragoza propone paralizar la Liga Endesa si no se autoriza la vuelta del público

El club ha mandado una carta al presidente de la ACB, Antonio Martín, en la que aboga por el cierre patronal si no regresan los espectadores a los pabellones o si no hay una compensación económica. 

El pabellón Príncipe Felipe, en el partido ante el Herbalife.
El pabellón Príncipe Felipe, en el partido ante el Herbalife.
José Miguel Marco

El coronavirus ha supuesto un quebranto gigantesco para los clubes de la ACB, que se hallan en el alambre, en una situación desesperada que, incluso, pone seriamente en peligro su supervivencia. En este ambiente de preocupación, los equipos también están indignados con las autoridades deportivas españolas, al considerar que con el baloncesto se produce un inexplicable agravio con respecto a otros deportes y espectáculos. Se refieren, entre otras medidas, a la prohibición de que asistan espectadores a los pabellones, lo que se traduce en una merma drástica de los ingresos, precisamente, en un peridodo de máxima dificultad.

Por ello, el Casademont Zaragoza ha enviado una carta al presidente de la ACB, Antonio Martín, para proponer incluso el cierre patronal si no hay respuesta a la petición de retorno de público a los pabellones. "Si en la próxima reunión prevista con el Consejo Superior de Deportes –programada para el 15 de enero– no se obtiene una respuesta clara, concisa y vinculante, con un calendario de regreso paulatino del público a nuestros pabellones o, en su defecto, la concreción de una compensación económica directa por los daños y perjuicios provocados por las restricciones normativas impuestas, debemos solicitar la convocatoria de una huelga patronal de clubes en la ACB y la paralización inmediata de la competición, durante el tiempo que sea preciso, para evitar el colapso financiero de posiblemente gran parte de los equipos de la competición", explica el club aragonés en su carta, hecha pública ayer por el periodista Ignacio Ojeda.

En la misiva, la entidad aragonesa expresa a Antonio Martín su "confusión, impotencia y frustración" por el trato dispensado "por las Autoridades ‘Deportivas’ al deporte en general, agravado a los clubes" que integran la ACB. "Seguimos asistiendo con asombro a los continuos y numerosos agravios comparativos con otros sectores, e incluso con otros deportes no profesionales, a los que las administraciones están ayudando a su reactivación con medidas de flexibilización", recuerda el club que preside Reynaldo Benito, que se lamenta de que las entidades deportivas profesionales tengan el acceso de público «totalmente prohibido» a los encuentros, "y sin ninguna certidumbre sobre la posible vuelta a la normalidad".

El Casademont Zaragoza ya ajustó su presupuesto para la presente temporada, que conllevó una reducción del 20% respecto al curso anterior (de los 5 millones a los 4,2 actuales). Además, hasta un 30% de sus ingresos provienen de los abonos y la venta de entradas. «Además, la situación de incertidumbre de nuestra competición está provocando un goteo incesante de empresas patrocinadoras que nos están solicitando la rescisión parcial o total de sus contratos de colaboración o patrocinio», advierte el Casademont en su carta dirigida a Antonio Martín.

La pandemia del coronavirus asestó una puñalada perniciosa, muy preocupante, en el corazón financiero de todos los equipos participantes en la máxima categoría nacional. Con una merma drástica en sus ingresos, los clubes tienen que abonar los salarios de sus jugadores –que representan entre el 60 y el 70% de sus presupuestos–, sufragar arbitrajes y desplazamientos, al margen de hacer frente a otros muchos gastos derivados de su actividad como los sueldos de su personal de oficina o de los entrenadores de sus categorías inferiores.

La ACB, que agrupa a los 19 clubes de la Liga Endesa, ya propuso abrir los pabellones a 500 espectadores, el pasado mes de diciembre, en una carta abierta de su presidente, Antonio Martín. «Desde la Asociación hemos propuesto al Gobierno abrir los partidos a 500 personas, la misma cifra que el CSD ha recomendado a los deportes no profesionales en recinto cerrado, con la garantía de nuestro modelo sanitario», explicó entonces el presidente de la patronal.

Asimismo, Martín recordó que la ACB ha demostrado que su prioridad durante la pandemia de coronavirus "ha sido, es y será siempre la seguridad sanitaria", con el ejemplo de la burbuja de la fase final de la temporada 2019-2020 celebrada en Valencia o los aplazamientos de partidos de la presente campaña, cuando se han cambiado de fecha encuentros «ante cualquier atisbo de duda sobre las garantías sanitarias».

"El impacto negativo en la economía de nuestros clubes es considerable y la gran responsabilidad que han demostrado en los últimos meses merece la confianza para la progresiva vuelta de sus aficionados con la máxima seguridad", añadió Martín en diciembre. Sin embargo, el público sigue sin acceder a los pabellones, a una sola jornada para el término de la primera vuelta de la Liga Endesa, y los clubes han visto agravada aún más su situación financiera. En este sentido, el Casademont ya ha dejado de ingresar más de un millón de euros por abonados y venta de entradas.

Etiquetas
Comentarios