Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Casademont Zaragoza toma oxígeno a costa de un rival directo (96-95)

El equipo aragonés derrota en la prórroga al Real Betis en un partido que cualquiera pudo ganar.  

Barreiro ataca el aro del Real Betis
Barreiro ataca el aro del Real Betis
Guillermo Mestre

Fue un partido duro, tenso, igualado, emocionante, que necesitó de una prórroga para resolverse. El desenlace, al menos, resultó favorable al Casademont Zaragoza, que obtuvo una victoria vital en sus aspiraciones de consumar la salvación (96-95). Lo hizo ante el Real Betis, rival directo que se presentaba a la cita en su mejor momento de la temporada, tras haber firmado dos triunfos consecutivos, y que ofreció una notable resistencia a la derrota durante los 45 minutos del duelo. El partido, resuelto por detalles minúsculos, aporta oxígeno al conjunto aragonés para afrontar un mes de enero determinante en su devenir. De hecho, se medirá ahora con el Estudiantes, el Fuenlabrada y el Bilbao Basket, otros tres equipos marcados por los rigores de la clasificación; y, al mismo tiempo, se jugará acceso a la siguiente ronda de la Champions League.

El Casademont Zaragoza se manejó con dudas en el inicio. Sobre todo en sus acciones de ataque, donde careció del ritmo, la velocidad y el criterio necesarios para generar situaciones ventajosas para anotar. La mayoría de sus puntos atendieron a acciones individuales, con los jugadores fabricándose sus propias canastas. Un escenario propicio para que Ennis y Benzing monopolizaran las primeras jugadas ofensivas del cuadro aragonés. El canadiense (7 tantos) y el alemán (5) sostuvieron a los locales en un primer acto marcado por las imprecisiones y las precipitaciones de ambos equipos. Los andaluces edificaron una renta de cuatro puntos (12-16), impulsados por el acierto de Feldeine, pero Barreiro y Hlinason igualaron la contienda poco después, cuando el Casademont exhibió, por fin, cierta concepción colectiva del baloncesto (16-16). Sin embargo, tres pérdidas consecutivas de balón de los zaragozanos, unido a su deficiente transición defensiva habitual, inclinaron el duelo del lado sevillano justo al cierre del acto inaugural (17-23). 

El Casademont reaccionó en los primeros compases del segundo acto. No sólo elevó sus prestaciones atrás, sino que por fin halló buenas situaciones de tiro al emplearse en ataque con mayor serenidad y templanza. Un triple de Nico Brussino y dos acciones de 2+1 empataron nuevamente el duelo (26-26), con Benzing especialmente atinado en cada una de sus intervenciones. El germano completó una primera mitad sobresaliente: anotó 16 puntos en 11 minutos de juego, y con un solo fallo en sus lanzamientos. Fue una amenaza permanente para el equipo rival. 

Pero el Real Betis, lejos de amilanarse, se agarró entonces a su efectividad desde el perímetro para situarse nuevamente por delante en el marcador. Dos triples de Torres, otros dos de Feldeine y otro de Campell, todos ellos sin apenas oposición, devolvieron la ventaja a los sevillanos (36-42) al mismo tiempo que retrataban el sistema de contención de los zaragozanos. El desempeño de Hlinason y Barreiro, muy activos en los dos lados de la pista, mantuvieron a los locales en un momento especialmente comprometido. El Casademont, por ello, pudo alcanzar el intermedio con el choque igualado (46-46), pese a sus grandes desequilibrios.

Una vez más, el principal lastre de los aragoneses atendía a la defensa: al descanso, el equipo de Sergio Hernández había encajado 46 puntos ante un rival que no se distingue, precisamente, por su elevada facturación. Al contrario, el Real Betis se presentó a la cita como el segundo peor ataque de la Liga Endesa, con un promedio de 75 tantos anotados por duelo. Demasiadas concesiones para una cita de tal magnitud.

Tras la reanudación, el Casademont Zaragoza fue, por fin, un bloque comprometido y solidario en las labores de contención. Se empleó con firmeza, sin distracciones, con una defensa de permanentes ayudas que dejó sin respuestas a su adversario. Al mismo tiempo, Ennis y Barreiro castigaron cada una de las debilidades del rival. El primero, al imponer un ritmo trepidante, sin apenas tregua; el segundo, con su extrema intensidad, con su exhaustiva presencia. De esta forma, el conjunto aragonés estableció la máxima renta del duelo, en el ecuador del tercer acto (63-53), tras un certero triple del jugador gallego.

Sin embargo, el Betis no se desencajó. Al contrario, enseguida recuperó el pulso, gracias al devastador acierto de Feldeine, para anular a la media hora de juego el intento de despegue de los locales (69-66). 

En el último cuarto, los sevillanos voltearon pronto el marcador, con un parcial de 2-7 (71-73), para castigar el desconcierto de su rival. Por entonces, el Casademont era un bloque anárquico, sin aplomo, sin tranquilidad, sin un juego colectivo solvente. Todo parecía encaminado nuevamente al desastre; más aún cuando Kay, al culminar una contra, amplió la renta de los béticos (73-77) a cuatro minutos de la conclusión.

Thompson, Bray y Ennis salieron al rescate en los momentos de fragor, y situaron a los locales nuevamente por delante a 36 segundos del final (81-80). Sin embargo, Feldeine puso otra vez al Casademont contra las cuerdas, con una afilada penetración (81-82); Ennis, con mucha fortuna, modificó nuevamente el escenario en la siguiente acción (83-82); y Kay llevó el partido a la prórroga, al errar uno de sus dos lanzamientos desde la línea de personal (83-83).

En el tiempo extra, el Casademont sí se manejó con templanza y seguridad, con las pausas preceptivas, pero el Betis también atacó con criterio y efectividad. Del intercambio de canastas salió vencedor el conjunto zaragozano, más acertado que su oponente desde la línea de personal, y con mayor talento en sus filas. Barreiro, siempre combativo y punzante, y Dylan Ennis, decisivo cuando las manos tiemblan, resultaron determinantes para el quinto triunfo del Casademont.

Ficha técnica

96 - Casademont Zaragoza (17+29+23+14+13): Bray (4), Ennis (24), Barreiro (16), Benzing (18), Thompson (12) -cinco inicial- Sulaimon (-), Brussino (13), Hlinason (9) y Javi García (-).

95 - Coosur Real Betis (23+23+20+17+12): Randle (6), Feldeine (32), Almazán (4), Kay (9), Ndoye (5) -cinco inicial- Enechionya (-), Quattara (12), Torres (6), Campbell (15) y Jordan (6).

Árbitros: Cortés, Bultó y Yasmina Alcaraz. No hubo exclusiones por personales.

Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios