Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza: la semana del cambio

El equipo aragonés ha elevado sus prestaciones en sus dos últimos compromisos, ante el Andorra y el Bilbao Basket, y ya se va acercando a su mejor versión.

Dylan Ennis penetra a canasta en el partido ante el Bilbao Basket.
Dylan Ennis penetra a canasta en el partido ante el Bilbao Basket.
Guillermo Mestre

Compromiso, constancia, generosidad. La fuerza del grupo, el rendimiento del colectivo por encima de las individualidades, la implicación de todos los jugadores en un proyecto común. Cuando el Casademont aplica esas máximas, alcanza una dimensión notable en su juego y es capaz de cuestionarle el triunfo a cualquier rival. Se trata, de hecho, de las señas de identidad que acuñó el equipo en los dos últimos ejercicios, y que tantos éxitos le reportaron en el torneo doméstico y en la competición continental. Valores muy estimables que parecía haber abandonado en la presente campaña. El equipo derrama talento por todos los costados, pero carecía de continuidad en su juego, al margen de evidenciar numerosas desatenciones en los dos lados de la pista.

Sin embargo, el Casademont ha sabido reaccionar. Y ha recuperado, por fin, su esencia competitiva en una semana especialmente beneficiosa para los zaragozanos: no sólo por los resultados obtenidos –conquistó Andorra, un escenario de gran dificultad, y superó después al Bilbao Basket, un rival directo en la lucha por la salvación–; sino también por las señales tan positivas que emitió el equipo en sus dos compromisos ligueros. La mejoría del grupo ha sido muy significativa, tanto en defensa como en ataque, y la plantilla ya se halla más próxima a su verdadera dimensión.

Continuidad en el juego

Desde el inicio de la temporada, el Casademont era un conjunto inconstante, voluble, intermitente, con una irregularidad manifiesta en los dos lados de la pista. Alternaba momentos positivos con grandes desconexiones en su juego. Ante el Andorra y, sobre todo, contra el Bilbao Basket, el cuadro aragonés fue un bloque constante, intenso, siempre presto al combate. "Hemos mejorado porque nos gusta trabajar. Todos los días estamos buscando una vuelta para seguir mejorando", explica Sergio Hernández, el entrenador del conjunto aragonés, quien subraya el comportamiento de unos jugadores "muy competitivos", pero "sin egoísmos". Un grupo "comprometido y responsable", que además "se entrega al máximo" en cada entrenamiento. "Ahora hemos adquirido una mayor concentración y una mayor confianza en nosotros mismos", añade el técnico, lo que se ha traducido en "una mayor continuidad en el juego".

Disciplina y generosidad

Sergio Hernández se incorporó al banquillo aragonés el pasado 4 de noviembre, como sustituto de Diego Ocampo. Y el nuevo técnico necesitaba tiempo para ajustar definitivamente sus piezas, para que los jugadores asimilaran los nuevos sistemas de juego y ejecutaran correctamente el ideario del entrenador. Ahora, todo el trabajo desarrollado ya luce en la pista. "Hemos modificado algunos tácticos", confiesa Hernández, cuya propuesta atiende a "unos sistemas para tener menos el balón en las manos, para que todos participen, jugando más abiertos y encontrando a los grandes" en el interior. En sus dos últimos compromisos, el Casademont ha sido un bloque sólido, ordenado, disciplinado tácticamente y con unas responsabilidades perfectamente definidas en cada jugador. Y se han producido cambios sustanciales: Ennis ya no desempeña las funciones de ‘3’, Benzing y Barreiro por fin pueden coincidir en la pista, Bray ha aumentado la amenaza del equipo en el tiro exterior...

El nuevo Jason Thompson

El pívot ya suma. Inició el curso con dudas, con su silueta desfigurada, con errores impropios de su extensa trayectoria en la NBA. Sin embargo, Thompson por fin ha exhibido su verdadera medida. En Andorra alcanzó los 24 créditos de valoración, con 14 puntos y 12 rebotes en 23 minutos de juego; y contra el Bilbao elevó aún más su rendimiento, al aportar 18 tantos, 9 capturas y 6 asistencias en los 27 minutos que se mantuvo en la pista (28 unidades de nota general). El crecimiento de Thompson se une al gran desempeño de Tryggvi Hlinason, quien ha dado un importante paso adelante en el presente ejercicio hasta ganarse por méritos propios la titularidad. "Tanto Hlinason como Thompson están teniendo un nivel muy alto, y eso hace que seamos un equipo preocupante para los rivales", admite Sergio Hernández.

Bray mejora al equipo

Es un base de Euroliga. Y enseguida ha evidenciado su potencial. La incorporación de Bray ha dotado a la plantilla de ritmo, criterio y velocidad en la dirección, además de haber aumentado la capacidad anotadora del equipo, especialmente en el tiro exterior. Bray es un jugador muy productivo, con muchos puntos en las manos, que ha resuelto muchas de las carencias que presentaba el cuadro aragonés en sus acciones de ataque. "La llegada de Bray también ha sido clave en la mejoría del equipo", confiesa el preparador del Casademont Zaragoza, quien recuerda que se trata "de un jugador contrastado que hace mejores a sus compañeros". En sus tres actuaciones con los aragoneses, el base ha promediado 11 puntos, 3,7 rebotes, 1,7 asistencias y 7,7 créditos de valoración por duelo, al margen de exhibir precisión en el pase y lecturas muy acertadas del juego.

Mayor firmeza defensiva

Sergio Hernández tomó el mando de un equipo que, sobre todo, se desangraba por su frágil estructura de contención. El cuadro aragonés había encajado 705 puntos en los ocho primeros partidos, lo que supone una media de 88,1 tantos por duelo. El Casademont, sin embargo, ha ido creciendo en este aspecto conforme avanzaba el campeonato. Se ha fortalecido atrás y ha elevado su compromiso colectivo, lo que le permite correr y le proporciona canastas fáciles. "Ahora defendemos mejor el uno contra uno, por lo que no requerimos de tantas ayudas. Cuando uno defiende duro, bien, las ayudas sólo aparecen en el momento correcto", advierte Hernández.

"El baloncesto es un juego lógico. Y si el equipo va creciendo y juega mejor, es porque está encontrando una identidad que quizá no tenía", añade el técnico. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión