Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Casademont Zaragoza: un equipo sin rotaciones

El Casademont se caracteriza por su escasa profundidad de banquillo: Javi García y Konate apenas tienen protagonismo, y Jaime Fernández sigue sin debutar.

CASADEMONT / 11-11-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE[[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
Sergio Hernández, entrenador del Casademont, se dirige a sus jugadores en un tiempo muerto.
Guillermo Mestre

Las actuaciones del Casademont Zaragoza presentan un denominador común: la escasa productividad de sus jugadores de banquillo. Un factor que condiciona drásticamente el rendimiento del cuadro aragonés, que suele desplomarse en los últimos compases de los partidos tras haber realizado un desgaste formidable con anterioridad; o que, en su defecto, se desencaja drásticamente con las rotaciones y queda obligado entonces a ir a remolque, con el importante lastre de tener que remontar amplias desventajas en el marcador.

En este sentido, hay dos casos especialmente significativos: el canterano Jaime Fernández sigue sin estrenarse en la Liga Endesa, tras la celebración de 11 jornadas; y Sagaba Konate, el último refuerzo para el juego interior, sólo ha participado en cinco partidos oficiales, y con un promedio de 4,45 minutos por choque.

A ello se une la escasa incidencia de Javi García, quien ha reducido aún más su presencia en la pista con el cambio de entrenador. Desde la incorporación de Sergio Hernández al banquillo zaragozano, el base no alcanzó los 4 minutos en Fuenlabrada, en el último partido de los aragoneses –lo hizo, además, para defender a Melo Trimble, el máximo anotador de la Liga Endesa–; y únicamente jugó 45 segundos ante el Manresa, siete días antes, en el pabellón Príncipe Felipe. Un exiguo bagaje para el canterano, quien venía completando buenas actuaciones en sus anteriores compromisos. En San Sebastián ya dirigió al equipo con descaro y personalidad, durante el cuarto de hora que permaneció sobre la pista; aunque su mejor partido se produjo ante el UCAM Murcia, en la sexta jornada, cuando sumó 8 puntos y 1 asistencia en 14 minutos de juego.

El Casademont inició el curso con una plantilla de 14 jugadores, pero enseguida quedó mermada por las prolongadas ausencias de Vit Krejci y Rasheed Sulaimon. El checo se lesionó el pasado 25 de septiembre, en la segunda jornada de la Liga Endesa, y se perderá toda la temporada por la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. El infortunio azotó después al escolta Rasheed Sulaimon, quien permanece de baja desde el pasado 2 de octubre por una lesión en el adductor que se produjo ante el AEK de Atenas, en la fase final de la anterior edición de la Champions League. Su vuelta está prevista para los primeros días de diciembre.

Tras la lesiones de Vit Krejci y Sulaimon, el Casademont abordó la contratación del base Luka Rupnik, quien, en los cinco encuentros que ha disputado, permanece en la pista 14 minutos de media por partido. Mientras, hasta tres jugadores del cuadro aragonés promedian más de 25 minutos por duelo, lo que supone una erosión física de entidad para un equipo especialmente castigado por el calendario. En el tramo inicial de la temporada, el conjunto zaragozano acumuló nueve partidos oficiales en apenas cuatro semanas, debido a su participación en la Final a Ocho de Atenas.

Dylan Ennis, con 28 minutos de media por partido, es el jugador del Casademont Zaragoza con más presencia en la pista en la Liga Endesa. Por detrás del canadiense se sitúan DJ Seeley (25:03), Nicolás Brussino (25), Rodrigo San Miguel (22:44) y Robin Benzing (20:09). En la Champions League, quien más desgaste acumula es Seeley, quien promedia 28 minutos por duelo en las dos primeras jornadas de la competición; seguido de Dylan Ennis (26:3), Robin Benzing (24:9), Nicolás Brussino (22:8) y Rodrigo San Miguel (22:2). Y el cansacio pasa factura, tal y como evidenció el desplome protagonizado por el Casademont Zaragoza en Fuenlabrada, el pasado sábado, en su actuación más reciente, cuando encajó un parcial de 26-11 en el último acto del duelo.

No era, además, la primera vez que los zaragozanos eran superados con amplitud en los compases finales. Al contrario, en lo que respecta a los últimos 10 minutos de partido, el Casademont sólo ha sido mejor que su oponente en uno de sus 10 compromisos de la Liga Endesa: ante el Herbalife Gran Canaria, en la tercera jornada del campeonato (entonces firmó un parcial de 24-14 en el cuarto definitivo).

El Casademont ya comenzó el curso sin el concurso de Javier Justiz, su principal referencia en el juego interior, quien sigue recuperándose de la artroscopia a la que se sometió el pasado mes de febrero para solventar una rotura de menisco de la pierna izquierda. En el momento de su lesión, el pívot cubano promediaba 7 puntos y 2 rebotes en 15 minutos de juego en la Liga Endesa, y 8,5 tantos y 6,6 capturas por duelo, en poco más de un cuarto de hora, en la competición continental Cifras positivas para un jugador que, además, tiene una notable incidencia en los aspectos intangibles del juego. Al igual que Sulaimon, su regreso a las pistas se producirá, en principio, en la primera semana de diciembre.

La amplitud de la plantilla se redujo también tras la marcha de Jaime Pradilla al Valencia Basket, el pasado 28 de julio, cuando los levantinos optaron por abonar la cláusula de rescisión del canterano. El ala-pívot, de 19 años, es uno de las valores más prometedores del panorama nacional, pero también se trata de un jugador de rendimiento inmediato. Su sustituto, Jaime Fernández, necesita mucho más tiempo de cocción para exhibir todo su talento, de ahí que toda su participación en el presente curso se haya acotado a un único partido:#4 minutos en Polonia, frente al Start Lublin, en la jornada inaugural de la Champions League. En este escenario, sólo nueve jugadores están entrando realmente en la rotación.

Etiquetas
Comentarios