Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Duelo de favoritos en Europa

El Casademont Zaragoza recibe este miércoles al Nizhny Novgorod (19.550, Aragón TV) en un partido que mide a los dos mejores equipos del Grupo D.

Sergio Hernández, en el banquillo del Casademont Zaragoza.
Sergio Hernández, en el banquillo del Casademont Zaragoza.
José Miguel Marco

El Casademont retoma la competición continental (19.55, Aragón TV). Lo hará ante el Nizhny Novgorod ruso, en el pabellón Príncipe Felipe, en la segunda jornada de la Champions League. El duelo supondrá el estreno europeo de los aragoneses en su propia pista, tras el triunfo conquistado en Polonia, frente al Start Lublin, en el partido inaugural. No habrá público en las gradas, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus, pero jugar como local le proporciona, a priori, importantes réditos al conjunto zaragozano. Por ejemplo, los síntomas de fatiga que amenazan a su rival, tras el cansancio acumulado desde Nizhny Novgorod, la quinta ciudad más poblada de Rusia, que se halla a 4.330 kilómetros de la capital aragonesa.

Además del largo desplazamiento, y al margen de medirse con el Casademont Zaragoza, los rusos se toparán con otro obstáculo de envergadura: su prolongada inactividad. De hecho, el equipo de Zoran Lukic no compite desde el pasado 18 de octubre, cuando doblaron la rodilla en su compromiso ante el Lokomotiv Kuban (73-64), en la tercera jornada de la VTB League. Se trata de la única derrota que ha encajado el Nizhny Novgorod en el torneo doméstico. Antes, la escuadra de Lukic había doblegado al Khimki (96-85) y al Stelmet Zielona Gora (100-93), ambas como local.

Las principales amenazas del cuadro ruso atienden a la línea exterior. Es, en este sentido, un conjunto que se prodiga en los lanzamientos desde el perímetro, con una media de 32 triples ejecutados por encuentro –de los que anota 12,3–.

Su jugador más productivo es Anton Astapkovich, quien factura 21,7 puntos por choque, con un 57% de efectividad desde más allá del arco. Por detrás se sitúan Kasey Shepherd (18,7 tantos y 5 rebotes por duelo) y Artem Komolov (14,7 puntos, con un 52% de acierto en los lanzamientos triples); además de Evgenii Baburin, el capitán del equipo, quien aporta 11 tantos, 7 rebotes y 5,3 asistencias por partido, al margen de su notable incidencia en los aspectos intangibles del juego –veteranía, templanza, oficio...–. El jugador, de 33 años, es quien más minutos viene acumulando en la pista en este tramo inicial de la temporada.

El Nizhny Novgorod encara hoy su primer partido de la Champions League, al no haber podido estrenarse frente al Falco Szombathely, en la jornada inaugural, debido a los siete positivos de covid-19 detectados en la plantilla rusa. Por idéntico motivo se aplazó el duelo ante los zaragozanos, previsto inicialmente para el pasado 3 de noviembre, y que se celebrará hoy en Zaragoza con las máximas garantías sanitarias y de seguridad.

El Casademont comenzó su recorrido en la presente edición de la Champions en Polonia, en la pista del Start Lublin, ante el rival más accesible de cuantos conforman el Grupo D. Y aunque acabó conquistando la victoria, lo hizo con un sufrimiento imprevisto, bajo un guión permanentemente cuestionado por un adversario menor: el triunfo, de hecho, llegó con un certero triple de DJ Seeley sobre la bocina (85-86).

El nuevo diseño del torneo continental, con sólo cuatro equipos por grupo, castiga con severidad cualquier tropiezo inesperado. En la primera fase, el Casademont Zaragoza tiene como oponentes al Start Lublin polaco, al Falco Szombathely húngaro y al Nizhny Novgorod ruso. Se enfrentará con los tres conjuntos en formato de ida y vuelta –seis partidos en total–, y sólo los dos primeros clasificados de cada grupo accederán a las eliminatorias directas. Un sistema de competición que reduce drásticamente el margen de error de los equipos; de ahí la necesidad de sumar hoy la segunda victoria europea.

Etiquetas
Comentarios