Despliega el menú
Baloncesto

Casademont zaragoza

Entre los cuatro peores arranques de la historia

Tan solo Abós, Ruiz Lorente y Cuspinera habían firmado un inicio de temporada tan negativo como el de Ocampo

Foto del partido Casademont Zaragoza-San Pablo Burgos de la Liga Endesa
Foto del partido Casademont Zaragoza-San Pablo Burgos de la Liga Endesa
TONI GALAN

Cinco jornadas de liga, sumadas a la oportunidad desperdiciada en la Basketball Champions League, han bastado para señalar a Diego Ocampo. La negatividad de los resultados obtenidos por el Casademont Zaragoza –solo una victoria en la competición doméstica y esa dolorosa eliminación europea– es manifiesta. Pero peor todavía es la impresión que transmite un equipo desordenado y alicaído, que aparenta no creer en los métodos implantados por su entrenador.

La imagen ofrecida tanto en la Champions (la semifinal se perdió con un resultado sonrojante contra el AEK de Atenas y en la final de consolación no llegó la reacción) como el pasado fin de semana frente a Gipuzkoa es, sencillamente, decepcionante. Y por ahí, a partir de esa sensación de incapacidad, surgen las dudas que invaden a los dirigentes, que previsiblemente le van a dar una semana más de margen antes de adoptar una decisión drástica. 

Desde la creación del Basket Zaragoza en 2002, tan solo tres entrenadores firmaron una racha de resultados tan adversa como la protagonizada por Ocampo en el arranque de esta temporada. En la campaña 2011-12, el fallecido José Luis Abós solo fue capaz de ganar uno de los primeros cinco partidos (ante Caja Laboral) que disputó en la ACB, perdiendo contra Valencia, Unicaja, Lagun Aro y Estudiantes. 

Después, el técnico aragonés encadenó una racha de tres victorias consecutivas (Murcia, Valladolid y Manresa) para recuperar la credibilidad que le permitió completar una de las etapas más gloriosas de la historia del club. Abós llegó al CAI Zaragoza en la 2009-10 en LEB; llevó al equipo a la ACB y, a partir de ahí se sucedieron distintas gestas en ‘play off’, Copa del Rey y Eurocup. 

El 4 de agosto de 2014, anunció que dejaba los banquillos a causa de la grave enfermedad que tres meses después terminó con su vida, y su ayudante, Joaquín Ruiz Lorente, lo sustituyó en el cargo. 

Precisamente, el zaragozano fue quien, en la temporada siguiente, protagonizó otro de los peores arranques de la historia del club rojillo. Ruiz Lorente firmó un balance de una victoria (Murcia) y seis derrotas (Barça, Obradoiro, Real Madrid, Joventut de Badalona, Andorra y Gran Canaria) en el inicio de la competición liguera y fue destituido con el equipo ocupando la antepenúltima posición.

13 derrotas en 18 partidos

Distinto fue el caso de Jota Cuspinera, quien en la temporada 2017-18 empezó perdiendo los cuatro primeros partidos ligueros (Obradoiro, Gran Canaria, Real Madrid y Bilbao) pero después se repuso con otras tantas victorias y retrasó su destitución hasta la jornada 18, con un pésimo balance de 13 derrotas encajadas. 

El técnico vasco, que había presentado su dimisión cuatro días antes de ser destituido, fue reemplazado en el cargo por Pep Cargol, hoy director deportivo.

Etiquetas
Comentarios