Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Una puerta abierta a la historia

El Casademont disputa esta noche (20.30/Aragón TV) los cuartos de final de la Champions ante el Tenerife en Atenas.

Dylan Ennis observa el trofeo de la Basketball Champions Leaguer, ayer en su comparecencia en Atenas.
Dylan Ennis observa el trofeo de la Basketball Champions Leaguer, ayer en su comparecencia en Atenas.
BCL

En Atenas, cuna de la democracia y de la civilización moderna, el Casademont Zaragoza quiere hacer una muesca en la historia. En la suya personal y en la del baloncesto continental. El equipo aragonés comienza esta tarde (20.30/Aragón TV) su andadura en la fase final de la Basketball Champions League, un torneo que tiene en su mano, a tiro de tres victorias. Un hito mayúsculo que supondría el primer título de la historia del Basket Zaragoza 2002 y que volvería a ubicar el nombre de Aragón y el de Zaragoza entre la élite del deporte europeo.

Su primer rival, en los cuartos de final, será el Iberostar Tenerife, un adversario de envergadura que, además, está acostumbrado a este tipo de escenarios en los que el Casademont llega como novato. De hecho, Tenerife conquistó ya la Champions en la edición 2016-2017 y fue subcampeón en la 2018-2019. «La mayor virtud de Tenerife es su experiencia y el talento de jugadores que saben lo que es competir al máximo nivel. Ya ha estado en este tipo de finales y en otras como la Copa del Rey y en la Liga ACB además de en competiciones europeas. También cuenta con el balance, el equilibrio que tiene entre jugadores generadores y jugadores finalizadores así como entre el ataque y la defensa», reconocía ayer Diego Ocampo, el entrenador del Casademont, sobre su rival.

A pesar de la mayor experiencia de Tenerife, los aragoneses no son un equipo inferior a su adversario. De hecho, hace menos de dos semanas forzaron contra los isleños una prórroga en un encuentro en el que los de Ocampo estuvieron lejos de su mejor baloncesto. «Jugamos un partido de muchos altibajos en la primera jornada, como es normal, y ahora es una cuestión de equilibrio, de adaptarse a cómo se desarrolle el juego y al rival, así como de mentalidad sin desdeñar la exigencia física de tantos encuentros seguidos», reflexionó. Si hoy el nivel de los aragoneses se acerca al de la segunda mitad ante Gran Canaria el pasado domingo en el pabellón Príncipe Felipe, estarán en condiciones de competir de tú a tú ante Tenerife.

Thompson y Benzing

Diego Ocampo podrá contar con todos sus jugadores a excepción del lesionado Vit Krejci. El checo se rompió el ligamento cruzado de su rodilla izquierda en la visita al Real Madrid y se perderá lo que resta de temporada. Salvo Krejci –y Justiz, que también arrastra una lesión de larga duración–, Ocampo podrá disponer de todos sus efectivos. Eso sí, será clave para superar a Tenerife que todos se acerquen a su mejor versión. Especialmente se demanda un nivel más elevado de Robin Benzing y Jason Thompson. Ambos, piezas llamadas a ser decisivas en este Casademont 2019-2020, han arrancado con muchas dudas la temporada y de su mejor versión depende parte del éxito en Atenas.

También será determinante en la competición el reparto de minutos, especialmente en el perímetro. La lesión de Krejci ha mermado de efectivos la posición de base, donde Ocampo solo confía –por el momento– en Rodrigo San Miguel, relegando a Javi García a un papel absolutamente residual. Así, la dosificación sobre la pista de Seeley, Ennis, Brussino, Sulaimon y el propio San Miguel se antoja clave en la competición. En la pintura, con Thompson lejos de ser el Thompson que se espera, será vital el papel de Tryggvi Hlinason.

El islandés, justo al contrario que el americano, ha dado un paso adelante en el inicio de curso, dominando la zona en ataque y en defensa. Su partido contra Gran Canaria fue el mejor desde que es jugador del Casademont Zaragoza, terminando con 16 puntos, 7 rebotes y 26 de valoración. Con él sobre la pista, el parcial del Casademont fue de +15. Hoy, su participación será vital para frenar a Giorgi Shermadini, la gran amenaza en la pintura del equipo que prepara Txus Vidorreta. En el encuentro de la ACB, Shermadini anotó 17 puntos y capturó 7 rebotes para un total de 19 de valoración.

Por fuera, los jugadores a vigilar son Bruno Fitipaldo y Marcelinho Huertas. Los dos bases fueron prácticamente indetectables para el Casademont en el último precedente. El primero anotó 23 puntos –27 valoración– y el segudo se marchó hasta los 17. Frenarlos será clave para dar el primer paso de los tres que abre la puerta a la historia.

Etiquetas
Comentarios