Despliega el menú
Baloncesto

Diego Ocampo, el gran candidato para el banquillo del Casademont

El técnico de la cantera del Barça es la opción preferente para sustituir a Fisac.

Porfirio Fisac, que ha dejado vacante el banquillo del Casademont.
Porfirio Fisac, que ha dejado vacante el banquillo del Casademont.
Oliver Duch

En las últimas horas, Diego Ocampo se ha convertido en el gran candidato a suplir a Porfirio Fisac en el banquillo del Casademont Zaragoza. Ha tomado ventajas notables sobre el resto de candidatos, siendo la estructura de base del Barcelona su más reciente desempeño. Conoce bien el baloncesto de formación y ya ha dirigido, asimismo, varios clubes de ACB, como Joventut, el Estudiantes y el UCAM Murcia, con distintos resultados en estas experiencias.

No es la primera vez que Diego Ocampo aparece dentro de los planes de futuro de Basket Zaragoza 2002. Ya estuvo en la agenda del club aragonés hace dos temporadas, en 2018, al entender que personaliza el tipo de técnico al que se le pueden confiar proyectos de medio y largo plazo.

Formado en las categorías inferiores del Ourense, Ocampo se incorporó al Joventut de Badalona en el verano de 2016, procedente de Estudiantes, como sustituto de Salva Maldonado. Anteriormente, el técnico había dirigido al UCAM Murcia, en el ejercicio 2014-15, y había sido ayudante de Joan Plaza y de Aíto García Reneses en el Cajasol sevillano durante cinco temporadas. La negativa trayectoria del Joventut, incrustado en la penúltima posición de la tabla con cuatro victorias en 19 partidos, precipitó ayer su salida del club verdinegro.

En su primera temporada con los catalanes, Ocampo finalizó la temporada en la decimocuarta posición, con un balance de 11 triunfos en 34 jornadas, por lo que logró sellar la permanencia en la máxima competición. Mucho más complicada se presenta ahora la candidatura de Joan Peñarroya. Tiene contrato en vigor con el San Pablo Burgos y en la capital castellana vive un momento de esplendor, de cierta gloria, por el papel notable desempeñado a lo largo de la temporada y, también, por el rendimiento exhibido durante la liguilla de conclusión de la ACB, en sede única, disputada recientemente en Valencia. Sobre su figura, no obstante, ha puesto el foco de atención la dirección deportiva del Casademont Zaragoza.

Las claves de esta hipotética operación descansan sobre dos puntos fundamentales. El primero, la voluntad del entrenador catalán, natural de Terrasa, quien antes que técnico fue jugador, un alero que tuvo parte y recorrido en la ACB, en Manresa y Andorra. El segundo punto crucial para poder avanzar en este capítulo es que Peñarroya pueda desvincularse del Burgos, palanca que remite directamente a los términos literales de su contrato.

En este sentido, según diversas fuentes consultadas, en su relación contractual se contempla la posibilidad de ejercer un derecho de desenganche, pero con fecha de caducidad próxima. Esta circunstancia obligaría a las partes, al Casademont y al propio Peñarroya, a llevar a cabo una negociación exprés, meteórica, con muy pocas posibilidades de intercambios de datos, pareceres o revisiones sobre lo ya hablado. Por supuesto, no cabe un culebrón de verano. Por estos motivos, que, a su vez, tienen implicaciones de fondo y forma, los principales ejecutivos del club aragonés no quieren indicar absolutamente nada en relación a Joan Peñarroya. Junto a los mencionados Peñarroya y Ocampo, la dirección deportiva del Casademont también trabaja sobre los nombres de Francisco Redondo, ayudante de Pablo Laso en el Real Madrid, y de Moncho Fernández, entrenador del Obradoiro.

Etiquetas
Comentarios