Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Dudas en el regreso a los entrenamientos de los equipos de la Liga Endesa

Los clubes de la ACB se reúnen este martes para revisar un protocolo sanitario que los jugadores consideran "plagado de contradicciones"

Darío Brizuela, jugador del Unicaja de Málaga, se somete al test del coronavirus.
Darío Brizuela, jugador del Unicaja de Málaga, se somete al test del coronavirus.
Unicaja

Siguen las dudas en el baloncesto nacional. La ACB revisará este martes con los clubes, a través de una reunión telemática, el protocolo de seguridad para el regreso a los entrenamientos presentado por el Consejo Superior de Deportes (CSD) la semana pasada. Todo porque el plan de actuación fijado por el Gobierno no convence a los equipos ni a los jugadores, por la difícil aplicación de sus principios a las peculiaridades del baloncesto –un deporte de contacto–, y por estar "plagado de indefiniciones y contradicciones", según advierte la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP).

La propia ABP ha trasladado al CSD un documento de alegaciones en el que expresa sus dudas y en el que solicita la aclaración "de numerosos apartados interpretativos". Asimismo, el sindicato pide "una rectificación" de la medida de no poder compartir equipamiento, que supone "la imposibilidad de entrenar con el balón", al margen de considerar "excesiva y desproporcionada" la distancia social de 2 metros que deben guardar los jugadores mientras duren las fases 2 y 3 de la desescalada. La ABP observa "medidas incompatibles con la práctica del baloncesto", y reclama un plan más preciso y detallado para la vuelta de los equipos a la actividad.

En este escenario, el Unicaja de Málaga, que tenía previsto ejercitarse este lunes por la tarde en el pabellón de Los Guindos, canceló finalmente los entrenamientos a la espera de la reunión que mantendrán este martes los conjuntos de la ACB. Los jugadores y el cuerpo técnico del cuadro andaluz sí se sometieron a los test serológicos previos a la reanudación de la actividad, paralizada a mediados de marzo por la pandemia del coronavirus. Así, desde primera hora de la mañana, los integrantes de la plantilla malagueña llegaron por turnos al pabellón de Los Guindos para someterse a las pruebas y los pertinentes reconocimientos médicos.

Posteriormente, el Unicaja suspendió los entrenamientos en la pista, porque prefirió aguardar al protocolo definitivo que tiene previsto establecer hoy la ACB. Sin embargo, la intención del club malagueño es comenzar cuanto antes el trabajo en el pabellón –como muy tarde el próximo fin de semana–, siempre de manera individualizada, bajo estrictas medidas de higiene y seguridad, y con un programa ajustado escrupulosamente a las indicaciones de la autoridades sanitarias.

Sí regresó a la pista el Andorra, conjunto no sometido al marco jurídico español. Lo hizo acatando todas las medidas de seguridad pertinentes para evitar posibles contagios –incluyendo el uso de mascarilla y guantes–, y tras establecer una franja horaria para repartir ejercicios entre la pista y el gimnasio.

En el caso del Casademont Zaragoza, la plantilla no tiene previsto trabajar en el pabellón Príncipe Felipe hasta la próxima semana, a partir del 11 de mayo, una vez se haya acondicionado la instalación y existan las mayores garantías posibles para la vuelta. Hasta entonces, los jugadores continuarán ejercitándose diariamente en sus domicilios, asesorados en todo momento por los técnicos de la entidad, al margen de realizar carrera continua al aire libre, aprovechando la apertura de horarios decretada por el Gobierno para la práctica deportiva.

Si todo avanza con normalidad y se puede, finalmente, retomar la competición, la Liga Endesa se resolverá este año con un torneo final de 12 equipos, en una única sede todavía por determinar, según aprobaron por unanimidad, el pasado 20 de abril, los 18 clubes que conforman la ACB.

Etiquetas
Comentarios