Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El gigante Hlinason

El islandés, de 2,16 metros, brilla con su selección en la fase de clasificación para el Mundial. El pívot destroza a Eslovaquia (41 créditos de valoración). 

El islandés Hlinason defiende a un jugador de Eslovaquia.
El islandés Hlinason defiende a un jugador de Eslovaquia.
fiba

Tryggvi Hlinason se ha reivindicado con su selección. Durante el parón de la Liga Endesa por los compromisos internacionales, el pívot participó con Islandia en la fase de clasificación para el Mundial de 2023, contra los combinados de Kosovo y Eslovaquia, y lo hizo con dos actuaciones de altura. Sobre todo ante los eslovacos, en el partido del pasado domingo, en Reikiavik, cuando lideró el triunfo de su equipo (83-74) con una aportación colosal. Entonces, el jugador del Casademont Zaragoza alcanzó los 41 créditos de valoración, fundamentados en 26 puntos y 17 rebotes, al margen de evidenciar su jerarquía y su capacidad de intimidación en la pintura: Hlinason cerró al aro islandés con hasta ocho tapones facturados; registros sobresalientes para un jugador cuyo rendimiento suele ser muy superior al que delatan las estadísticas.

Porque el pívot, de 22 años y 2,16 metros de estatura, tiene una notable incidencia en los aspectos intangibles del juego. Es un jugador intimidante, distinguido por su envergadura, su consistencia atrás, su facilidad reboteadora, su capacidad para modificar los tiros del rival y su habilidad para jugar por encima del aro. Antes de su exhibición ante Eslovaquia, Hlinason había sumado 16 puntos, 12 rebotes, 3 tapones y 23 créditos de valoración ante Kosovo, en el duelo del pasado jueves. Guarismos muy positivos que, sin embargo, no evitaron la derrota de su selección en Pristina el jueves (80-78).

El islandés fue contratado el pasado verano por el Casademont Zaragoza, como una apuesta de futuro, y ya supone un importante activo para la entidad. De momento, Hlinason ha participado en los 21 encuentros de la Liga Endesa, con unos promedios de 4,2 puntos, 2,2 rebotes y 5,1 unidades de valoración en 13 minutos de juego. Sus mejores actuación en el torneo doméstico se produjeron ante el Real Madrid y el Herbalife Gran Canaria. Frente a los blancos, en la undécima jornada de la competición, el islandés contribuyó al triunfo de los aragoneses con 12 puntos y 9 rebotes, con un solo fallo en sus lanzamientos; y ante los grancanarios, en la decimoctava jornada, aportó 13 tantos y 4 capturas en 22 minutos de juego. Mientras, Hlinason está promediando 6 puntos, 4,5 rebotes y 9,1 de valoración en la Champions League, en los 13 encuentros en los que ha participado.

Hlinason actuó el pasado curso en el Obradoiro, aunque lo hizo en calidad de cedido por el Valencia Basket, por entonces el club propietario de sus derechos federativos. Sin embargo, la entidad levantina y el jugador acordaron en verano la rescisión del contrato que unía a ambas partes –que contemplaba dos años más–, por lo que el pívot se incorporó sin coste alguno al Casademont.

Hlinason se formó en la localidad islandesa de Akureyri, su ciudad natal, donde compitió tres temporadas en las filas Thor AK. En el último curso en su país, en la temporada 2016-17, el pívot estableció unos registros de 12 puntos, 8,1 rebotes, 0,8 asistencias y 2,8 tapones por duelo, lo que conllevó su fichaje por el Valencia Basket en junio de 2017. Y aunque el jugador islandés, en principio, llegó para proseguir su crecimiento en el filial levantino, acabó participando con el primer equipo en 14 encuentros de la Liga Endesa y en 11 encuentros de la máxima competición continental.

En el anterior curso, Hlinason jugó en el Obradoiro, cedido por el Valencia Basket, y lo hizo con unos números de 3,5 puntos y 2,5 rebotes por encuentro en los 33 partidos disputados, con una media de 13 minutos de juego por choque. Tras rescindir el pasado verano su vinculación con los valencianos, el Casademont Zaragoza maniobró con astucia y rapidez en el mercado, y firmó un contrato con el islandés por las tres próximas temporadas.

El pívot, de esta forma, completaba la rotación en la pintura de los zaragozanos, y aligeraba la sobrecarga de minutos de Fran Vázquez y Javier Justiz, en una temporada marcada por el regreso de los aragoneses a las competiciones europeas. Un juego interior que quedó mermado drásticamente el pasado mes de enero, por la lesión de rodilla de Javier Justiz –se perderá el resto de la temporada tras haber pasado por el quirófano–; pero que se ha robustecido recientemente con la incorporación de Jason Thompson, jugador con una amplia experiencia en la NBA: 598 partidos disputados en la mejor competición del planeta, con unos promedios de 25,2 minutos, 8,9 puntos, 6,6 rebotes y 1,1 asistencias por choque.

El pívot estadounidense, de 33 años y 2,11 metros de altura, llegó ayer a Zaragoza y se incorporará hoy a la dinámica del grupo con la intención de poder jugar ya unos minutos, el próximo sábado, en el partido de la Liga Endesa frente al Estudiantes.

Su exhibición ante Eslovaquia

41 de valoración. El islandés sumó 41 créditos de nota general en los 37 minutos que permaneció sobre la pista. Datos muy positivos para un pívot con una notable incidencia en los aspectos intangibles del juego.

26 puntos. Facturó 26 tantos, después de convertir 9 de sus 15 tiros de campo y 8 de sus 12 intentos desde la línea de personal.

17 rebotes. El pívot exhibió una superioridad manifiesta bajo los aros:#contabilizó un total de 17 capturas (14 en defensa y 3 en ataque).

8 tapones. Hlinason también se distingue por su poder de intimidación en la pintura, por su capacidad para modificar o neutralizar los tiros de sus adversarios:#hasta 8 tapones sumó el islandés ante los eslovacos.

Etiquetas
Comentarios