Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Scariolo: "Va a ser un partido duro con Polonia"

El seleccionador español advierte de las dificultades que aguardan el domingo en Zaragoza. 

La campeona del mundo ya está en Zaragoza. Después de vencer en la tarde del jueves en Cluj-Napoca a Rumanía (71-84), la selección española llegó en el mediodía de este viernes a orillas del Ebro, donde le próximo domingo abrirá una nueva ‘ventana FIBA’ desde la que divisar el Europeo 2021. Pasado mañana aguarda Polonia en el pabellón Príncipe Felipe, un equipo teóricamente más difícil que el arcaico conjunto rumano. "Va a ser un partido duro porque los polacos perdieron en casa (ante Israel) y vendrán con mucha necesidad de ganar. Es un equipo que ha cambiado muy poco desde que fue la revelación del mundial", señaló el seleccionador Sergio Scariolo.

La selección española, pese a no poder contar con sus estrellas censadas en la NBA o en conjuntos de la Euroliga, ha vuelto a reunir un potencial notable. Además, Scariolo confirma en la energía que emanará de las gradas del pabellón Príncipe Felipe para atrapar una victoria que se antoja básica. "Será muy importante contar con el apoyo en las gradas del Príncipe Felipe, de los aficionados aragoneses, como ya lo hicieron hace un año y pico cuando jugamos contra Montenegro. Contamos con que haya apoyo y capacidad de empujar al equipo en los momentos complicados", subrayó.

Aunque figuran muchas novedades en la nómina española, el equipo evidencia una y otra vez que está bien engrasado. "Jugar en este equipo es relativamente fácil por la calidad humana de los compañeros que están siempre preparados y dispuestos a ayudar a los nuevos y a los más jóvenes, y ponerles al día y darles consejos. Ayuda mucho tener desde hace tiempo el mismo sistema, la misma continuidad en las actividades para los jugadores que salen de las categorías inferiores aunque todavía no sea su momento”, consideró.

El rápido acoplamiento del base Ferran Bassas (Burgos), que se incorporó en las últimas horas en lugar de Alberto Martín (Unicaja Málaga) manifiesta que la selección juega de memoria. “Lo recuperamos para un entrenamiento y jugar y ha sido capaz de aportar y encajar", advirtió. Bassas constituye el último exponente del magnífico escaparate que representan las ‘ventanas FIBA: “Es un trampolín muy bueno para muchos jugadores que han demostrado su estatus, han crecido en su consideración y tienen contratos de nivel en el equipo que juegan".

Dentro de la renovación de la selección nacional figuran tres jugadores del Casademont Zaragoza: Alocén, San Miguel y Barreiro. Los dos primeros jugaron este jueves en Rumanía. “A Carlos Alocén se le ve cada vez más suelto y se nota la experiencia que está adquiriendo jugando bastantes minutos con Casademont, y Rodrigo mostró su capacidad de aportar con sabiduría, inteligencia y presencia defensiva en momentos puntuales".

Etiquetas
Comentarios