Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Un Casademont sin techo

El equipo de Porfirio Fisac alcanza el ecuador de la temporada en una posición de privilegio, que le permite aspirar a cotas muy altas. 

Casademont-Besiktas
Momento del Casademont-Besiktas
Toni Galán

Tercero en la Liga Endesa, empatado en la cabeza de la tabla con Real Madrid y Barcelona; capaz de doblegar a estos dos colosos del baloncesto europeo y a otros bloques de la talla de Baskonia o Unicaja; clasificado para la Copa del Rey como cabeza de serie; situado en puestos de privilegio hacia la siguiente ronda de la Champions League europea... ¿Dónde está el techo de este Casademont Zaragoza? Probablemente, sea demasiado pronto para plantear esta cuestión. Pero, llegados al ecuador de la temporada –el partido frente al Andorra del próximo sábado marca el final de la primera vuelta-, toca hacer balance de lo que está siendo un periodo histórico.  

 

Así lo confirman los números -12 victorias de 15 posibles en la competición doméstica, con una racha de seis consecutivas- y, sobre todo, las sensaciones que transmite el equipo: variedad y lucidez en ataque, solidez defensiva y armonía grupal. Solo desde el compañerismo exhibido en el grueso de los partidos se puede explicar la capacidad del Casademont para devorar a rivales de mayor entidad y presupuesto.  

 

Porfirio Fisacha diseñado un bloque en el que todos aportan y se sienten importantes. Cuando alguien lo pasa mal, ahí está el de al lado para recordarle que esto es un deporte de equipo, que se puede prescindir de las individualidades a base de esfuerzo. Y en esa solidaridad reside la fortaleza que convierte al Casademont en un conjunto casi inexpugnable en España.  

 

Los zaragozanos han encadenado seis triunfos consecutivos –Baxi Manresa, Real Madrid, Movistar Estudiantes, Fuenlabrada, Unicaja de Málaga y Kirolbet Baskonia- antes de cerrar el año en una ubicación de privilegio, de máximo disfrute para una afición que sabe degustar el baloncesto de alto rango. 

El pasado sábado, en el duelo frente al mencionado Kirolbet Baskonia, se batió récord de asistencia en el Príncipe Felipe. Casi 10.500 personas acudieron al pabellón, convertido en un fortín en el que esta campaña el Casademont tan solo ha cedido frente al Joventut de Badelona (Liga Endesa) y el Telekom Baskets Bonn, en Europa, donde los de Fisac están sabiendo administrar sus esfuerzos de manera inteligente.

Más allá de ese último tropiezo ante los alemanes en Champions League, la fiabilidad en casa cimienta el pase a la próxima fase, al tiempo que en los desplazamientos se permite ese ineludible relajo -consciente o inconsciente- que conlleva la exigencia de la doble competición.

Fisac no dispone de una plantilla demasiado holgada, y manejar el factor cansancio será fundamental en los momentos cruciales de la temporada. Empezando por la disputa de la Copa, entre el 13 y el 16 de febrero, y terminando por las eliminatorias finales de Liga Endesa y Champions.

En lo que al torneo doméstico respecta, los maños, merced a su estratosférico arranque, tienen casi garantizada la participación en el playoff por el título. Muy mal tendrían que darse las cosas en la segunda vuelta para quedar fuera, pues en las últimas temporadas bastaron 19 y 17 victorias para finalizar en octavo puesto y los rojillos van a ritmo de sumar 24 o 25.

A partir de ahí, tanto en España como en el Viejo Continente, el destino de este sobresaliente Casademont Zaragoza se dirimirá en los enfrentamientos directos. Será entonces cuando se descubra dónde se encuentra el verdadero techo de un conjunto que ahora parece no tenerlo. 

Etiquetas
Comentarios