Despliega el menú
Baloncesto

basket zaragoza

Al asalto de la Fonteta

El Casademont Zaragoza busca defender la segunda plaza de la Liga Endesa en una cancha difícil. El Valencia Basket llega reforzado tras su victoria en Europa ante el Bayern.

Casademont-Dijon, partido de la Basketbal Champions League.
Imagen de uno de los encuentros del Casademont
Guillermo Mestre

Quienes escuchasen el análisis de Porfirio Fisac sobre el juego del Valencia Basket pensarán que esconde dotes de brujo. "Los equipos de mi compañero Jaume Ponsarnau tardan en rodarse, pero luego son máquinas", predijo el técnico del Casademont Zaragoza en la rueda de prensa previa al encuentro de este domingo (La Fuente de San Luis, 17.00) y, horas después, el conjunto taronja, condicionado en el arranque de competición por la falta de adaptación de algunas de sus piezas y las lesiones a las que han tenido que hacer frente, firmó el mejor encuentro de lo que va de temporada, una brillante actuación coral que aplastó al potente Bayern de Múnich alemán (82-56) y les reconcilió con una afición hambrienta de alegrías. 

Los valencianos tan solo suman dos victorias en la presente Euroliga, pero todavía preocupa más su recorrido en la Liga Endesa: vienen de perder los dos últimos encuentros disputados frente a UCAM Murcia y Gran Canaria, permanecen en la zona baja de la tabla y han puesto en serio riesgo su clasificación para la Copa del Rey. 

Así, la visita del Casademont Zaragoza a la Fonteta se ve percibe como una nueva reválida en el cuadro local, que apenas ha dispuesto de un día y medio de tregua entre compromisos. El calendario de la doble competición exige resultados, regularidad y una capacidad de recuperación física casi titánica. 

Lo saben bien los jugadores de un Basket Zaragoza que también viene acusando el cansancio de este trepidante ritmo competitivo. Las dos derrotas consecutivas encajadas la pasada semana (Neptunas Klaipeda y Joventut de Badalona) en ningún caso frenaron las ilusionantes aspiraciones de los rojillos, pero valieron para recordar el sobresfuerzo de una plantilla que hasta entonces apenas había acusado las importantes y prolongadas bajas que acumula. 

El veterano base Rodrigo San Miguel, con una microrrotura de fibras en el costado, y Renaldas Seibutis, que permanece en Lituania recuperándose de una lesión de espalda, siguen sin poder ayudar al equipo. Y así, la dirección deportiva del cuadro aragonés se ha visto obligada a reforzar el juego exterior con la contratación de Dylan Ennis. El escolta canadiense, viejo conocido en el pabellón Príncipe Felipe, ya presenció en directo la victoria ante el Dijon francés el pasado martes y, aunque es evidente que apenas ha tenido margen de adaptación, está apto para debutar este domingo en la capital del Turia. 

De esta forma, Porfirio Fisac dispondrá de 12 jugadores en la convocatoria (Carlos Alocén, Vit Krejci, Robin Benzing, Nemanja Radovic, Javier Justiz, Jonathan Barreiro, DJ Seeley, Nicolás Brussino, Tryggvi Hlinason, Javi García, Fran Vázquez, ya totalmente recuperado, y el mencionado Ennis), pudiendo rotar más que en anteriores partidos.

Batalla en la pintura

Por su parte, Jaume Ponsarnau no podrá contar con el exjugador holandés del Basket Zaragoza Sam Van Rossom, y tendrá que hacer un último descarte en su lista, que podría ser el también exrojillo Joan Sastre. La buena noticia para el preparador de Tárrega es la recuperación anímica de piezas clave como Motum o Marinkovic, que destacaron en la paliza endosada al Bayern de Múnich y, junto a Jordan Loyd y Dubljevic, se presentan como grandes amenazas anotadoras.

Además, el pívot de origen montenegrino es uno de los mejores reboteadores de la Liga Endesa, con casi siete capturas facturadas de media. Y esa faceta del juego, la batalla a desarrollar en la pintura, será fundamental este domingo. "La lucha que mantengamos por el rebote será clave, es una de las cosas que debemos controlar mejor", adelantó Fisac, consciente de que, más allá de la aportación de Dubljevic, el Valencia Basket tiene en sus filas a otros jugadores intimidatorios como Louis Labeyrie o Maurice Ndour.

Ambos fueron reservados en el tramo final del encuentro frente al Bayern de Múnich, cuando el marcador ya estaba más que resuelto, con la mirada puesta en el duelo que esta tarde les medirá a hombres como Hlinason, Radovic, Fran Vázquez o Justiz, cuyo rendimiento no deja de mejorar fecha tras fecha, hasta convertirse en el jugador más determinante del Casademont. La aportación del pívot cubano volverá a ser fundamental hacia la defensa de la segunda plaza de la Liga Endesa, hacia el acercamiento casi definitivo a la clasificación para jugar la Copa del Rey.

Cancha difícil

El pabellón Fuente de San Luis, popularmente conocido como la Fonteta, es complicado para cualquier equipo, pero el Basket Zaragoza se muestra especialmente vulnerable allí. De hecho, los maños tan solo han ganado en una de sus últimas 10 visitas. Fue en marzo de 2015, con Joaquín Ruiz en el banquillo y actuaciones estelares de Robinson (18 puntos) y Jelovac (24). El duelo resultó trepidante, con un final de infarto que quedó reflejado en el marcador: 106-109. 

Durante la presente Liga Endesa, el Valencia Basket también sabe lo que es perder en su feudo. Recientemente, fue asaltado por Gran Canaria y antes ya había hecho lo propio el Unicaja de Málaga. Con esos enfrentamientos como ejemplo y a sabiendas de que debe ofrecer su mejor cara, el Casademont buscará este domingo el asalto de la Fonteta.

Etiquetas
Comentarios