Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Casademont desafía a la lógica

El equipo aragonés se mide este domingo (18.30) con el Barcelona, y lo hace convencido de poder dar la sorpresa ante uno de los mejores conjuntos del panorama continental.

Los jugadores del Casademont, en un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
Los jugadores del Casademont, en un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
ARANZAZU NAVARRO

El Casademont es un equipo al alza: transcurridas cinco jornadas de la competición regular, el cuadro aragonés ocupa la segunda posición de la tabla, tras haber protagonizado el mejor inicio de su historia en la Liga ACB. Cuatro victorias en cinco partidos, dos ellas en rodeo ajeno, evidencian el exitoso recorrido de un equipo sólido, fiable y competitivo, que se maneja con seguridad y convicción, que nunca se da por vencido de antemano. El conjunto de Porfirio Fisac ha conquistado el triunfo en sus desplazamientos a Gran Canaria (73-79) y Sevilla (69-71), y también se ha impuesto en sus dos actuaciones como local, contra el Obradoiro (96-64) y el Bilbao Basket (84-61), tras ofrecer un rendimiento muy elevado en las labores de contención. Su única mácula se produjo en Murcia, cuando fue permanentemente superado por un rival más enérgico y combativo que los zaragozanos (89-73).

En este escenario, el Casademont asume este domingo (18.30, #Vamos) un reto gigantesco, prácticamente inabordable. Un desafío a la lógica. Se trata de sorprender al Barcelona, uno de los equipo más rutilantes del panorama continental, en un partido que reeditará las semifinales del ‘play off’ de la pasada campaña. Un duelo de altura, de máxima exigencia, de muy mal pronóstico para los zaragozanos.

Por historia, presupuesto, plantilla, experiencia, profundidad de banquillo y amplitud de recursos, el cuadro azulgrana se presenta a la cita como indiscutible candidato a la victoria. El Barcelona, de hecho, ha realizado la inversión más elevada de su historia –su presupuesto asciende hasta los 41,5 millones de euros–, con el propósito de restaurar su dañado prestigio:#suma cinco años consecutivos sin levantar el trofeo de la Liga ACB, y también hace un lustro que no alcanza la Final Four en la máxima competición europea.

Para ello, ha acometido las contrataciones de Niko Mirotic, Brandon Davies, Cory Higgins, Álex Abrines y Malcolm Delaney –sustituto del lesionado Heurtel–, además de haber mantenido en su plantilla a piezas cotizadas como Tomic, Víctor Claver, Hanga y Oriola, entre otros. Lógicamente, su principal referencia atiende a Mirotic, quien ya ha evidenciado su inmenso potencial en este tramo inicial de la temporada: el ala-pívot está siendo el jugador más desequilibrante de la Liga ACB , con unos guarismos de 23,8 puntos, 6,8 rebotes y 29,6 créditos de valoración por partido, en los 30 minutos de media que permanece sobre la pista.

Numerosos argumentos

Sin embargo, la escuadra catalana cuenta en su plantilla con otros muchos argumentos. Por ejemplo, Cory Higgins –campeón de Europa el pasado curso con el CSKA de Moscú–, quien ofrece prestaciones muy elevadas en los dos lados de la pista. Un jugador polivalente, con un físico imponente y una defensa sólida y tenaz; y que también representa una importante amenaza en ataque por su puntería (13 tantos por encuentro). Y aunque ha iniciado la temporada con un desatino inusual desde el perímetro en la Liga Endesa –apenas un 13% de efectividad–, se trata de uno mejores triplistas de la historia de la Euroliga. Además, Brandon Davies (15,4 puntos por partido), Malcolm Delaney (12) y Kyle Kuric (9,6, con un acierto del 47% en triples), también se distinguen por su amplitud recursos ofensivos. En este sentido, el Barcelona es el máximo anotador del campeonato, con un promedio de 91,7 puntos por choque. Mientras, el Casademont Zaragoza presenta la segunda mejor defensa del torneo, tras haber encajado 71,2 tantos por duelo en las cinco primeras jornadas. La lógica se inclina del lado del equipo catalán; pero el Casademont cree posible la hombrada. 

Parte médico

El entrenador del Casademont Zaragoza, Porfirio Fisac, estará muy pendiente de la evolución de Rodrigo San Miguel y Javier Justiz, cuya participación ante el Barcelona no se sabrá con certeza hasta minutos antes del duelo. Quien no jugará seguro es Renaldas Seibutis, quien sigue con sus problemas de espalda –se ha desplazado a Lituania para someterse a un tratamiento específico–. El escolta, una de las piezas más determinantes de la plantilal aragonesa, no termina de solucionar sus molestias y no ha podido estrenarse aún en la presente campaña.

Por su parte, Javier Justiz y Rodrigo San Miguel se lesionaron el pasado miércoles, en Estambul, en el partido de la Champions League contra el Besiktas. El pívot cubano sufrió un esguince de tobillo a los cinco minutos de juego; mientras que el base aragonés tuvo retirarse prácticamente en su primera intervención, debido a una fuerte contusión en el costado. Ni Justiz ni San Miguel se han ejercitado junto al resto de sus compañeros. Su concurso en el partido ante el Barcelona está pendiente de su evolución en las últimas horas.

También el Barcelona se presenta mermado a la cita, aunque en su caso cuenta con muchos más argumentos en su plantilla para solventar sus ausencias. Thomas Huertel no reaparecerá al menos hasta enero, tras ser operado en verano de la rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla izquierda; Pangos, que se rompió un hueso del pie en el inicio de la temporada, tampoco jugará en la capital aragonesa; y, en principio, Pesic no tiene previsto arriesgar hoy alineando a Pau Ribas, quien sigue con problemas musculares. Asimismo, Víctor Claver y Delaney arratran diferentes molestias, aunque a priori sí se medirán con el Casademont.

Etiquetas
Comentarios