Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

A Murcia con la lección aprendida

"Es una pista muy complicada en la que sufrimos mucho la temporada pasada", advierte Barreiro sobre la visita al UCAM.

Carlos Alocén defiende a Askia Booker durante el UCAM Murcia-Casademont Zaragoza de la pasada temporada.
Carlos Alocén defiende a Askia Booker durante el UCAM Murcia-Casademont Zaragoza de la pasada temporada.
J.Bernal/ACB Photo

El Casademont Zaragoza visita este sábado (18.00) el Palacio de Deportes de Murcia, un pabellón históricamente plagado de minas para el conjunto aragonés. Una pista adversa, compleja y áspera para el ‘nuevo’ Basket Zaragoza. De hecho, la visita de este sábado será la novena de su historia en la ACB, con un negativo balance de ocho derrotas y apenas una victoria, 71-75 en la temporada 2014-2015 con Joaquín Ruiz Lorente en el banquillo. Además, por si fuera poco, en 2006 el Murcia ascendió a la Liga Endesa en detrimento del entonces CAI y en 2009 logró la salvación también a costa de los aragoneses con un triunfo en el pabellón Príncipe Felipe en la última jornada.

Muy lejos queda aquello, pero no está tan a desmano, ni mucho menos, el encuentro del curso pasado, en el que los murcianos trituraron por 116-94 al equipo ya dirigido entonces por el segoviano Porfirio Fisac. Justo unas semanas después de la llegada de Sito Alonso al banquillo murciano, el UCAM disputó frente al Casademont uno de sus mejores partidos –estadísticamente hablando– de su historia. Superaron, con 20, su récord de triples y, con 116 puntos, alcanzaron su segunda mejor marca histórica. El equipo al completo demostró un nivel de inspiración máximo, pero los focos apuntaron a un extraordinario Askia Booker, que logró anotar 38 puntos (8/10 en triples) y alcanzar los 48 créditos de valoración en apenas 25 minutos. El base norteamericano sigue siendo este curso una de las referencias del próximo rival del Casademont y en las dos primeras jornadas de ACB promedia unos notables 16 puntos por partido, con un 43,8% en triples y 4,5 asistencias.

En este sentido, la propia plantilla del Casademont Zaragoza, especialmente los jugadores que repiten del curso pasado, son conscientes de la dificultad de la visita a Murcia, una pista a la que llegan con la lección bien aprendida. "Es una pista muy complicada en la que sufrimos mucho la temporada pasada", reconocía este mismo jueves Jonathan Barreiro, uno de los veteranos de la plantilla. "Son un equipo muy físico, con jugadores grandes y buenos tiradores", analizaba. "Nuestra defensa tiene que ser muy sólida y debemos ir a por todas si queremos ganar", amplió. Barreiro será clave mañana tanto en ataque como en defensa, donde le tocará lidiar con un inspirado Jarell Eddie, que promedia 11,5 puntos y 4,5 rebotes por partido en el arranque de la nueva Liga Endesa. «Habrá que defenderle bien para que no meta tanto», afirmó entre risas el jugador gallego.

"La clave es la buena defensa"

Sobre el positivo arranque de campeonato del Casademont, Barreiro admitió que el grupo "cogió buenas sensaciones en pretemporada y las hemos llevado a la Liga Endesa para conseguir dos buenas victorias" en Gran Canaria y frente al Obradoiro. "Aparte de ser solidarios, la clave de este gran inicio ha sido nuestra buena defensa. Ante Obradoiro hicimos un trabajo increíble atrás que nos permitió sacar una buena ventaja en el primer cuarto y encarrilar el partido. Pero todavía quedan muchos detalles por mejorar. A lo largo de las próximas semanas mejoraremos para evitar cometer errores", señaló demostrando exigencia y capacidad de progresión. "Quedan muchos detalles por mejorar y lo haremos durante las dos próximas semanas", subrayó con respecto al importante periodo que afronta el equipo antes del inicio de la competición europea.

Por último, en el plano personal, Barreiro comentó que se encuentra cómodo "jugando como ala-pívot", una posición en la que está acumulando muchos minutos esta temporada, y estará "encantado de jugar donde el entrenador decida y pueda ayudar más a mis compañeros".

Etiquetas
Comentarios