Despliega el menú
Baloncesto

real zaragoza

Víctor: "Contra el Málaga será un partido de poder a poder"

El técnico confirma la baja de Shinji Kagawa por un proceso vírico para el partido de mañana contra el Málaga en La Romareda. 

Víctor Fernández, en la rueda de prensa en la Ciudad Deportiva.
Víctor Fernández, en la rueda de prensa en la Ciudad Deportiva.
Real Zaragoza

Los contratiempos no se acaban para el Real Zaragoza. A las ya conocidas bajas de James Igbekeme y Carlos Vigaray, dos jugadores fundamentales, se unirá mañana la ausencia de Shinji Kagawa. El astro japonés sufre un proceso febril que ha provocado que hoy no entrenara y que, salvo milagrosa recuperación, le apartará del choque de mañana por la tarde contra el Málaga en la Romareda. Un hecho que golpea notablemente los planes de un Víctor Fernández que ayer no disimuló su fastidio.

“Arrastramos bastantes problemas. Es lo normal cuando se juntan partidos, un viaje duro volviendo de madrugada, que nos obligó a descansar el lunes. Al cansancio y las bajas de James y Vigaray, se unirá la casi segura de Shinji y de alguno más que no diré. Hay jugadores afectados con procesos víricos. En el caso de Kagawa, al 99% no podrá ir ni convocado”, reveló el técnico.

Víctor profundizó en lo que supone el nipón en sus esquemas. “Es una baja inoportuna, inesperada. Estos catarros son peligrosos, están a la orden del día. Espero que en dos días esté recuperado. Lo tendremos para el partido contra el Cádiz. Este tipo de cosas forman parte de la competición. Nos ayudará a medir el nivel de la plantilla. Para eso tenemos un plantel amplio y de calidad”, indicó. 

Una ausencia que podría repetirse si mañana Kagawa es convocado por el seleccionador japonés para los dos próximos encuentros de su combinado nacional. “No depende de nosotros. No hay que darle muchas vueltas al asunto. Si se queda será un motivo de alegría porque tenemos muchos partidos por delante. Si el seleccionador decide que es necesario para ellos, lo normal es que lo convoque. No estoy en la cabeza del seleccionador japonés”, adujo.

Preguntado por la valoración de la trayectoria blanquilla tras el empate del pasado domingo en Oviedo, Víctor abrió el foco a las peculiaridades de una competición como la Segunda División. “Las comparativas en Segunda no sirven para nada. Puedes ganar a un equipo muy vulnerable y la semana que viene ese equipo le gana a otro más fuerte potencialmente. Las comparativas no sirven ni de jornada a jornada. Tendremos que alejarnos más en el tiempo para hacer análisis de los objetivos de cada equipo. Empatar en Oviedo fue un resultado corto, un partido que debimos ganar. Ese empate lo logramos en circunstancias desconocidas para nosotros: a remolque. Ahí tuvimos una muy buena respuesta. Lo que no tuvimos fueron más fases de buen juego, estuvimos fallones en el pase y en la salida del balón. Pero fuimos un equipo constante, con ritmo y con una actitud ambiciosa. Eso es lo que a mí me deja tranquilo”, manifestó.

Enfrente estará hoy el Málaga, un club que vive unos tiempos turbulentos y que ocupa puesto de descenso. Una circunstancia de la que no se fía Víctor. “El Málaga es un equipo grande que atraviesa unas circunstancias especiales. Han tenido que ajustar el presupuesto para la confección de la plantilla. Tiene muy buena organización defensiva, un buen trato de balón… No cuenta con los mismos recursos ofensivos que la pasada campaña, cuando tenían un presupuesto de 20 millones de euros. Pero tiene jugadores de Primera División. Están muy bien dirigidos y dominan varios registros tácticos: línea de 4, cinco atrás, cinco en el medio campo… Me gusta porque intenta jugar como un equipo grande, que es lo que es. Va a ser un partido de poder a poder.”, analizó.

Y lanzó un mensaje a sus jugadores y a los aficionados: “Vamos a ver la capacidad de respuesta a los contratiempos de los últimos días. Jugamos en nuestro campo, que es un factor que me gusta. La conexión afición-equipo va a ser muy importante porque será un partido igualado”, profetizó.

Finalmente, celebró el hecho de que el Real Zaragoza pise desde hace jornadas los puestos altos de la tabla, una feliz costumbre. “Es bueno que el equipo adquiera hábitos como acomodarse a vivir en las alturas. Es una presión muy positiva. Lo demostró en Oviedo, cuando intentó puntuar para seguir arriba. Si queremos seguir en las alturas, tenemos que ganar partidos y hacernos fuertes en casa”, concluyó. 

Etiquetas
Comentarios