Baloncesto

baloncesto

El valor y los intangibles de Cristina Ouviña

La base aragonesa está siendo una pieza capital en la selección española que disputará este jueves los cuartos del Europeo. Desde el banquillo, está revolucionando los partidos con su defensa y su intensidad. 

Cristina Ouviña celebra con rabia una canasta en el Eurobasket.
Cristina Ouviña celebra con rabia una canasta en el Eurobasket.
FIBA

La selección española de baloncesto femenino disputará este jueves los cuartos de final (15.00) del Europeo de Letonia y Serbia frente al ganador del Italia-Rusia de esta noche. Será, como se dice habitualmente en los europeos y los mundiales, el partido frontera. El encuentro que determinará si España entra, como viene siendo habitual en sus últimos campeonatos, en la lucha por las medallas o si, por el contrario, se queda a las puertas.

Y allí, sobre el parqué del pabellón de Belgrado, estará la zaragozana Cristina Ouviña, una jugadora que está completando un Europeo sobresaliente, con actuaciones que van mucho más allá de los números o registros individuales. Sus medias oficiales hablan en las tres victorias de la fase de grupos ha promediado 4,3 puntos, 3,7 robos y 2,3 asistencias pero su influencia en el juego de España está siendo de primer orden. El valor de sus intangibles es máximo.

Cuando Ouviña entra a la pista desde el banquillo, la selección de Lucas Mondelo sube un par de escalones su nivel de intensidad y de defensa. De hecho, en el decisivo encuentro ante Letonia terminó el partido con cinco robos, cuatro de ellos en el determinante tercer cuarto. En un marcador final tan ajustado (59-56) su viveza y su capacidad de concentración fueron claves. También su criterio, su orden y su capacidad de dirigir en ataque. En la jornada anterior, ante Gran Bretaña, su triple desde la esquina a menos de dos minutos para el final fue decisivo para decidir el marcador (67-59). Con ella sobre la pista, España hizo un +17. "Ha habido gente que ha salido desde el banquillo con mucha mentalidad, sabiendo cuál era su papel y lo qué se pedía de ellas y lo han hecho y hemos ganado", subrayó Mondelo sobre el rol de Ouviña.

La propia jugadora zaragozana es consciente de su rol y de su importancia en España: "Defender y correr es nuestra seña de identidad. Nuestro objetivo es ése", aseguró tras ganar a Letonia. "Ellas querían ganar y juegan en casa. Tienen el apoyo del público. Nosotras, sí que es cierto, que al cometer dos o tres errores parece que te vienes abajo, pero lo importante es que al final volvemos a sacar el partido. Somos primeras de grupo y accedemos a cuartos directamente", abundó.

Su futuro, en Praga

Ouviña está disputando el Eurobasket después de completar un año notable con el Tango Bourges, que conquistó la Copa de Francia, y de haber firmado hace un mes su nuevo contrato con el ZVVZ USK de Praga. El equipo de la capital checa es un potente club que ganó la Euroliga en 2015 y que esta misma temporada la ha concluido en tercera posición. "Tenía claro que mi etapa en Francia había terminado, buscaba nuevos retos y he tenido la posibilidad de firmar por una entidad muy potente. Praga, además, es un gran sitio para vivir, que es otra de las condiciones que buscaba, un club y una ciudad en el que me atrajeran los ámbitos deportivos y sociales", explica la zaragozana. "Ahora voy a jugar en un club que aspira a todo y estoy muy feliz de dar otro paso adelante en mi carrera deportiva", agrega.

Antes, sus cinco sentidos están centrados en volver a capturar una medalla con la selección española. Del oro, ya solo les separan tres victorias. “Nosotras no vamos a renunciar a nada. Vamos, como siempre, a por todas desde el primer día”, abrocha con ambición.

Etiquetas
Comentarios