Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Nada es imposible para este Tecnyconta

El equipo aragonés inicia este viernes (21.00, #Vamos) su andadura en las semifinales del 'play off'

Porfirio Fisac, entrenador del Tecnyconta, durante un tiempo muerto en el partido ante el Baskonia.
Porfirio Fisac, entrenador del Tecnyconta, durante un tiempo muerto en el partido ante el Baskonia.
Oliver Duch | Esther Casas

El Tecnyconta es un equipo al alza, en clara línea ascendente. Compite con fuerza, oficio, solvencia y determinación. Con seguridad y convicción. Con compromiso y constancia. Con brillantez. Sin fisuras. Con una fe inexorable en sus posibilidades de triunfo. Valores muy estimables que ha exhibido ante cualquier rival y en cualquier escenario. El resultado es un exitoso recorrido, impensable en el inicio de la temporada, que ha guiado a los zaragozanos hasta las semifinales del ‘play off’.

El conjunto aragonés obró el milagro la pasada semana, con una autoridad manifiesta, tras superar al poderoso Baskonia en su eliminatoria de cuartos de final (2-0). Ni siquiera fue necesario el tercer encuentro de la serie.

En este sentido, el Tecnyconta exhibió un baloncesto ágil, dinámico y creativo, de posesiones cortas, muy rápido en las transiciones, que destrozó sin remisión, y contra todo pronóstico, a uno de los conjuntos más rutilantes del panorama europeo. Al margen de su sobresaliente desempeño atrás, el cuadro aragonés también evidenció su amplitud de recursos ofensivos en una eliminatoria de ensueño: asaltó el Buesa Arena (81-91), primero, con un devastador acierto en el tiro exterior (un 52% de efectividad, tras convertir 13 de sus 25 lanzamientos triples); y dos días más tarde, en el pabellón Príncipe Felipe, se adjudicó la victoria (76-69) por su hegemonía bajo los aros, con Nemanja Radovic (16 puntos, 6 rebotes) y Javier Justiz (14 tantos, 5 capturas) como jugadores más incisivos. Dos encuentros muy distintos, aunque con idéntico desenlace.

Antes de consumar la gesta, el Tecnyconta ya había completado un curso colosal, muy por encima de las expectativas generadas, que había conllevado tres importantes recompensas: su participación en las eliminatorias por el título, que, de momento, ya ha alcanzado las semifinales; su clasificación para las competiciones europeas, que aporta prestigio al club y sitúa de nuevo a Zaragoza en el panorama internacional; y una comunión perfecta entre el equipo y la grada, de un valor incalculable, que tuvo su mayor expresión el pasado domingo con la visita del Baskonia.

Al Tecnyconta le aguarda ahora otro reto gigantesco, prácticamente inabordable: intentar sorprender al Barcelona, en las semifinales del torneo, en una eliminatoria que se desarrolla al mejor de cinco partidos. La primera cita tendrá lugar hoy, a las 21.00 (#Vamos), en el Palau Blaugrana, y el cuadro catalán –por historia, presupuesto, plantilla y profundidad de banquillo– se presenta como indiscutible favorito a la victoria. Sin embargo, el equipo aragonés cree posible la gesta: "Somos un grupo trabajador y modesto; pero ahora debemos ser aún más de lo que hemos demostrado hasta el momento", advierte el preparador de los zaragozanos, Porfirio Fisac, fiel a su carácter inconformista. El técnico es consciente del "enorme potencial del Barcelona" y de su "gran momento de forma", aunque también lanza una advertencia: "Nuestro rival es superior en todo; pero no nos va a ganar en ilusión", anuncia.

El conjunto azulgrana supone una amenaza desde todas las posiciones: la dirección y el ingenio de Pangos y Heurtel; la fuerza de Rolands Smits, intenso en cada una de sus acciones; la amenaza exterior de Ribas y Kuric; el talento de Tomic en la pintura; la clase y la potencia de Singleton, quien, al igual que Claver, cuenta con unas capacidades físicas sobresalientes; la polivalencia de Blazic; la constancia y agresividad de Hanga; la contundencia de Oriola y Pustovyi...

Sin embargo, la escuadra aragonesa acude a la cita con optimismo y seguridad. La marca deportiva Adidas, hace más de una década, desarrolló una campaña publicitaria con un mensaje categórico: "Impossible is Nothing". Un sentimiento de superación, convicción y confianza que el Tecnyconta, pese a la magnitud del reto, tratará de acuñar hoy ante el Barcelona. Nada intimida a los zaragozanos.

Etiquetas
Comentarios