Baloncesto

tecnyconta zaragoza

La guerra de los mundos entre el Tecnyconta y el Barcelona

La diferencia de medios con que cuentan ambos rivales es descomunal: el presupuesto azulgrana es nueve veces mayor que el rojillo.

El próximo viernes arrancan en el Palau Blaugrana las semifinales de la Liga Endesa entre el Barcelona y el Tecnyconta Zaragoza. Una eliminatoria a cinco partidos con un clarísimo favorito, el todopoderoso club catalán. Así lo corroboran las casas de apuestas y el sentido común. La desproporción de medios con que cuentan ambos contendientes es descomunal, dos mundos tan distanciados que se antoja prácticamente un milagro alterar ese orden natural. La fe y la entrega de la escuadra dirigida por Porfirio Fisac ya obró la sorpresa frente a un Baskonia desconcertado. El siguiente desafío, contra los guerreros de Svetislav Pesic, aumenta notablemente la dificultad.

El factor económico no admite discusión. Basta con citar los presupuestos de ambas entidades para calibrar tamaño desequilibrio. El club catalán dispone en la presente temporada de 36 millones de euros para su sección de baloncesto, 27 de los cuales van íntegramente destinados a los salarios de los miembros del primer equipo. En el otro extremo se halla un Tecnyconta constreñido por sus escasos recursos financieros. Su presupuesto alcanza los cuatro millones de euros (nueve veces menos que su rival), dedicando la mitad -dos millones- a su equipo profesional (13 veces menos que los azulgranas). Una diferencia tan amplia que provoca que ambas instituciones transiten por coordenadas casi antagónicas.

El plantel dirigido por el laureado Svestislav Pesic es profundo y variado, cargado de talento y de internacionales. Hasta 12 de sus 13 jugadores forman parte de sus combinados nacionales (el único que no tiene este pedigrí es el estadounidense Chris Singleton). Sobresale el base Thomas Heurtel, timón de Francia, con la que se ha colgado un oro en un Europeo y un bronce en un Mundial, además de erigirse en el MVP de las dos últimas ediciones de la Copa del Rey. Le sigue su compatriota Kevin Seraphin, un potente pívot con experiencia en la NBA y plata en un Europeo. El español Víctor Claver contribuye a este botín con tres oros y un bronce en Europeos y una plata y un bronce olímpicos. Con la selección también han saboreado el éxito Pau Ribas, con su oro en el Europeo de 2015, y Pierre Oriola con el bronce en el Europeo de 2017 (y la ACB levantada con el Valencia Basket). La legión de internacionales prosigue con el canadiense Kevin Pangos (con dos ligas lituanas en su zurrón), el húngaro Adam Hanga (mejor defensor de la Euroliga en 2017), el esloveno Jaka Blazic (oro en el Europeo de 2017), el letón Rolands Smits, el croata Ante Tomic, el pívot ucraniano Artem Pustovyi y el eslovaco Kyle Kuric. Deben añadirse las conquistas del técnico Pesic, quien atrapó el oro en un Mundial y otros dos oros en Europeos al frente de Yugoslavia. Hasta 15 medallas en los más prestigiosos torneos reposan en el vestuario culé (ocho oros, una plata y dos bronces en Europeos, un oro y un bronce en Mundiales y una plata y un bronce en las Olimpiadas).

Por su parte, el Tecnyconta también cuenta con un buen ramillete de internacionales. En concreto, nueve, aunque algunos lo fueron fugazmente. Encabeza el ranquin Renaldas Seibutis. El lituano acredita un bronce en un Mundial y dos platas en Europeos. Una experiencia que está siendo de vital ayuda para el colectivo. Stan Okoye defiende el escudo de Nigeria y se proclamó campeón del Afrobasket en 2015. Sorprendentemente, las 41 internacionalidades de Fran Vázquez no le han supuesto al gallego ninguna presea. Eso sí, su currículo se enriquece a nivel de clubes (tres ACB, cuatro Copas y una Euroliga). Bo McCalebb, máximo anotador de la Euroliga en 2012, juega con Macedonia, Nemanja Radovic con Montenegro y Javier Justiz con Cuba. Finalmente, con España hubo una participación de Nacho Martín en 2013, y más recientemente dos de Jonathan Barreiro y una de Carlos Alocén. Tanto el estadounidense Latavious Williams como el canario Fabio Santana y el canadiense Johnny Berhanemeskel todavía no han disfrutado de este privilegio.

Etiquetas
Comentarios