Baloncesto

baloncesto

El Tecnyconta se agarra al último segundo

El conjunto aragonés vuelve a sumar una nueva victoria en otro choque resuelto en el lanzamiento final. Los árbitros invalidaron el triple de Rowland, ejecutado fuera de tiempo (87-88). 

Fuenlabrada-Tecnyconta de la ACB.
Fuenlabrada-Tecnyconta de la ACB.
Víctor Lerena/Efe

El Tecnyconta sumó su decimosexta victoria de la temporada (87-88), la séptima como visitante, para fortalecer aún más sus aspiraciones de acceder al ‘play off’. El cuadro aragonés protagonizó un primer acto de ensueño, muy productivo, en el que facturó hasta 35 puntos ante un rival con importantes carencias en las labores de contención. El equipo de Fisac, con 21 tantos de renta, ya se sentía ganador en los 10 primeros minutos del choque (14-35). Pero el Fuenlabrada reaccionó después, ya en el tercer cuarto, y opuso una tenaz resistencia hasta el último suspiro. De hecho, los de Cuspinera igualaron la contienda a 30 segundos del final e, incluso, acertaron con un último triple, ejecutado por Rowland, que les hubiera dado el triunfo de no haber sido anulado por los colegiados, quienes no dieron validez a la acción al considerar que el lanzamiento se realizó con el tiempo ya consumido.

El cuadro zaragozano, de nuevo con suspense, se adjudicó un triunfo vital para seguir optando decididamente a las eliminatorias por el título. En este sentido, ha atrapado la victoria en cinco de sus siete últimos compromisos. Además de imponerse este sábado en el pabellón Fernando Martín, el cuadro superó anteriormente al Baskonia (81-79) y al Unicaja de Málaga (72-70) en el Príncipe Felipe; ganó en Santiago de Compostela al Obradoiro (84-91); y también sumó el triunfo en su desplazamiento a Andorra (97-99), en un escenario históricamente hostil y frente a uno de sus perseguidores más inmediatos. En este tramo, las dos únicas derrotas se produjeron frente al Valencia Basket y el Barcelona, dos de los equipos más imponentes del panorama continental, en dos encuentros en los que guardó ambiciones de triunfo hasta el último suspiro.

El partido comenzó con una anotación muy elevada. El equipo local facturó 10 puntos en los 2 primeros minutos del duelo, impulsado por la efectividad de Eyenga y Kravtsov. Pero el Tecnyconta respondió con contundencia, sobre todo desde el perímetro, y volteó el marcador poco después con dos triples de Okoye y otro de Berhanemeskel. En la siguiente acción, un contragolpe culminado por Radovic (10-15) conllevó el primer tiempo muerto del técnico de los madrileños, Jota Cuspinera, desesperado por la fragilidad defensiva de sus jugadores.

Sin embargo, nada modificó el escenario. El conjunto aragonés se manejó en ataque con seguridad, con una facilidad imprevista, y encontró importantes fisuras en el sistema de contención de su adversario. De esta forma, fue ampliando su ventaja sin apenas oposición. La renta de los visitantes alcanzó los 16 puntos, a los 7 minutos de juego, gracias a un acierto devastador en sus lanzamientos: 13 de 15 en tiros de campo, incluidos cuatro triples. Los zaragozanos, con una propuesta brillante, no redujo sus prestaciones en los últimos compases del acto. Al contrario, continuó castigando con saña cada una de las distracciones de su rival, y pudo cerrar el cuarto inaugural con 21 puntos de distancia (14-35), tras haber anotado hasta 35 tantos en los 10 primeros minutos de la contienda. Okoye, con 13 puntos –tres triples convertidos– ya era el jugador más productivo del duelo.

El Tecnyconta, por momentos espectacular, también fue muy superior en el segundo acto. El Fuenlabrada, abatido y desencajado, sin respuestas defensivas, no ofrecía síntoma alguno de reacción pese a actuar al calor de sus aficionados. Los zaragozanos disfrutaban de un duelo plácido, por mucho que, por entonces, ya hubieran reducido su sobresaliente eficacia anotadora. Cuatro precipitaciones de los visitantes, con tiros muy mal seleccionados, y un certero triple de Marc García hicieron que el entrenador de los aragoneses, Porfirio Fisac, detuviera el partido al cuarto de hora. El Tecnyconta seguía gobernando el duelo con una holgada ventaja (28-44); pero su técnico no quería ni un sola concesión. Más aún cuando el Fuenlabrada, ahora sí, comenzaba a ofrecer una mayor resistencia. Los locales ya habían recuperado su solvencia ofensiva habitual –más por jugadas individuales que por juego colectivo–, y anotaron 25 puntos en el segundo cuarto. Por el contrario, los zaragozanos ya no se empleaban con la misma firmeza atrás, y tampoco generaban buenas situaciones de tiro en sus acciones de ataque. Pese al cambio de paisaje, los de Fisac alcanzaron el intermedio con 14 puntos de ventaja (39-53), gracias a la sobresaliente productividad de Stan Okoye (16 tantos) y a la notable aportación de dos actores secundarios: Latavious Williams y Johnny Berhanemeskel. El ala-pívot, en su tercer compromiso con los zaragozanos, había sumado ocho puntos en siete minutos, sin fallo alguno en sus lanzamientos, al margen de intimidar en la pintura en las labores de contención; el canadiense, por su parte, golpeaba sobre todo desde el perímetro (2 de 2 en triples), y cerró el segundo acto con 8 tantos, 2 rebotes y 3 asistencias en su cuenta particular.

El Fuenlabrada aumentó su rendimiento en los primeros instantes de la reanudación. Y enseguida redujo su desventaja, con siete puntos de Eyenga y una canasta de Kravtsov (48-57). La renta de los visitantes ya era inferior a los 10 puntos. Llegaron entonces las dudas, los nervios, las precipitaciones, la anarquía. Un periodo infausto, especialmente improductivo, que activaron la reacción de los locales (56-58). El Tecnyconta, que encajó un parcial e 12-1, había protagonizado un desplome sorprendente. Williams, tras una asistencia de Berhanemeskel, y Carlos Alocén, desde la línea de personal, aportaron oxígeno al equipo aragonés en los momentos más comprometidos (57-62). A partir de ahí, los de Fisac serenaron su juego y recuperaron, por fin, sus buenas prestaciones ofensivas. Así que el Tecnyconta volvió a situarse a 11 tantos de su rival, a la media hora de partido, gracias a eficiencia desde la línea de personal (61-72).

En el tramo definitivo, el equipo aragonés a punto estuvo de desencajarse. Porque el Fuenlabrada, que todavía lucha por la permanencia, ofreció una notable resistencia hasta el final, con Eyenga, Kemp y Kravtsov como principales referencias de ataque. Los de Cuspinera, de hecho, empataron el duelo a 30 segundos de la conclusión (87-87). McCalebb, desde la línea de personal, devolvió la ventaja a los visitantes, pero erró su segundo tiro libre; y aunque Rowland acertó después desde el perímetro, con un lanzamiento triple, lo hizo cuando el tiempo ya se había consumido. El triunfo, de esta forma, volvió a caer del lado aragonés.

Etiquetas
Comentarios