Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Nacho Martín, MVP a los 35 años

El ala-pívot del Tecnyconta es designado mejor jugador de la jornada 26ª por su sobresaliente actuación ante el Obradoiro. 

Nacho Martín, en un ataque del Tecnyconta en la pista del Obradoiro.
Nacho Martín, en un ataque del Tecnyconta en la pista del Obradoiro.
Tony Ruibal/ACB Photo

“Voy a demostrar que puedo volver a la ACB; que si me fui en su día, fue únicamente por una lesión”, advirtió Nacho Martín, ala-pívot del Tecnyconta, durante la pretemporada. El jugador, un histórico en la máxima competición nacional, venía de superar una enrevesada etapa en el último año: el quirófano, el prolongado periodo de rehabilitación –13 meses–, el sacrificio en soledad, las interminables horas de gimnasio, los domingos de destierro en la grada… Un espacio de tiempo improductivo que, de hecho, le cerró las puertas el pasado curso de la máxima categoría. Ni una sola propuesta en firme de la Liga ACB; un importante revés para quien acumula en la actualidad 322 partidos en la élite, y siempre con un notable rendimiento.

Y Nacho Martín ha respondido al reto con seguridad y convicción, con una fe inexorable en su talento, en su inteligencia en la pista, en su capacidad competitiva, en su facilidad para sortear cada una de las adversidades. No hay obstáculo inabordable para el pucelano. De hecho, el pasado sábado, a sus 35 años, completó el mejor partido de su carrera deportiva. Lo hizo en Santiago de Compostela, frente al Obradoiro (84-91), con una aportación sobresaliente que resultó capital en el triunfo de los zaragozanos.

El ala-pívot finalizó la contienda con 34 créditos de valoración, fundamentados en 29 puntos, con 6 triples convertidos, al margen de aportar 7 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón en los 26 minutos que permaneció sobre la pista. Números que le acreditan como Mejor Jugador de la Jornada (MVP). Un galardón que, en sus 12 temporadas en la élite, había conquistado en otras dos ocasiones, ambas en el curso 2012-13, como jugador del Blancos de Rueda Valladolid. “Es una alegría ser MPV”, explica el jugador, quien, sin embargo, dice estar “contento, sobre todo, por la buena racha que lleva el equipo”, que viene de acumular “tres victorias consecutivas”.

Pero su aportación en Santiago fue más allá de las estadísticas. De hecho, Martín tuvo una notable incidencia en los aspectos intangibles del juego. No sólo se empleó con contundencia y constancia en las labores de contención, sino que, además, también emergió en ataque en los instantes más comprometidos de la contienda. "Aunque ha sido una victoria coral, con un reparto grande de protagonismo, sí es verdad que Nacho nos ha hecho aguantar en el partido en un momento muy importante", admitió Porfirio Fisac nada más finalizar el duelo ante los gallegos.

El ala-pívot sostuvo a los zaragozanos en la primera mitad (18 puntos), cuando el Obradoiro amenazaba con distanciarse en el marcador; y luego, ya en los últimos segundos, sentenció a su oponente con dos certeros tiros desde la línea de personal.

Segunda etapa en Zaragoza

Nacho Martín se incorporó al Tecnyconta el pasado verano, con un contrato que contemplaba, en principio, un año de duración; pero el club se había reservado una cláusula por la que, de manera unilateral, podía prescindir del ala-pívot en noviembre, si su rendimiento no alcanzaba las expectativas generadas. Una situación de incertidumbre que, sin embargo, el jugador aceptó, convencido de poder ganarse su continuidad en la pista. “Voy a demostrar que he vuelto. Voy a recuperar mi juego. Voy a ayudar al equipo en todo lo necesario para sumar victorias”, explicó entonces el pucelano, fiel a su carácter inconformista.

A la decisión de Nacho contribuyó, de manera decisiva, la presencia en el banquillo de Porfirio Fisac. De hecho, su contratación fue una petición expresa del técnico, quien ya había dirigido al ala-pívot en dos etapas diferentes –Valladolid y San Sebastián–, ambas con un formidable resultado.

Martín afronta su segunda etapa con el Tecnyconta, donde ya actuó en una exitosa temporada (2009-2010) que, de hecho, culminó con el ascenso de los zaragozanos a la máxima competición nacional. Un salto de categoría que también consumó la pasada campaña con el Manresa. Fue allí, precisamente, donde alimentó su autoestima, una vez superada la lesión de tobillo que le mantuvo 13 meses sin jugar. Martín se incorporó al club manresano el pasado mes de enero, en la Liga LEB Oro, y respondió en la pista con notables actuaciones: participó en 30 encuentros oficiales –entre el campeonato regular, la Copa Princesa de Asturias y el ‘play off’–, con unos registros de 13,1 puntos, 5,4 rebotes y 1,2 asistencias por duelo, en 23 minutos de media por partido; y con un acierto del 51% en los tiros de 2, y un 38,9% en los lanzamientos de tres puntos.

El jugador pucelano se formó en las categorías inferiores del CB Valladolid y el FC Barcelona, y cuenta con un extenso recorrido en la Liga ACB. Su estreno en la élite se produjo con los azulgranas, en la temporada 2002-2003, aunque con un papel testimonial en el duelo contra el Fuenlabrada (jugó tres minutos y anotó un triple). Su primera campaña completa en la Liga Endesa fue en el curso 2006-2007, en las filas del Granada, donde permaneció tres campañas. Después, el ala-pívot contribuyó al ascenso del Tecnyconta a la máxima competición española, y luego compitió en la élite con el Valladolid, el Herbalife Gran Canaria, el Movistar Estudiantes y el Andorra. En el último año, jugó un partido con la Valladolid en la Liga LEB Oro; y posteriormente reforzó al Manresa para la recta final de la competición.

Cuarto galardón para el Tecnyconta

Con el MVP conquistado este domingo por Nacho Martín, son ya cuatro las veces que un jugador del Tecnyconta obtiene el prestigioso reconocimiento. De hecho, en la anterior jornada fue Stan Okoye quien se adjudicó el galardón, tras ser decisivo en la remontada protagonizada por el cuadro aragonés contra el Unicaja de Málaga, en el pabellón Príncipe Felipe, con un parcial de 20-9 en los últimos compases del partido (70-72). El nigeriano, que emergió con fuerza en los momentos de fragor, alcanzó entonces los 23 créditos de valoración, gracias a sus 30 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias y 1 recuperación de balón en 27 minutos de juego.

El alero saltó a la pista a seis minutos del final, cuando el Tecnyconta tenía una desventaja de 10 puntos en el marcador (54-64). Y enseguida comenzó a golpear a los andaluces desde el perímetro. En su primera intervención, anotó un triple (57-64); después, taponó el lanzamiento de Roberts y capturó un rebote en defensa; y posteriormente, redujo distancias con 11 tantos consecutivos: un triple (60-66), y luego otro (64-68), y más tarde una canasta de 2 puntos (66-68), al haber pisado ligeramente la línea de 6,75; para concluir su actuación con un nuevo acierto desde el perímetro (69-70) y otro rebote defensivo. En total, 14 puntos, 2 capturas y 1 tapón en los últimos 6 minutos del choque.

El propio Okoye había sido designado MVP de la decimotercera jornada, el pasado 23 de diciembre, tras contribuir entonces, también de manera decisiva, en el triunfo de los aragoneses ante el Herbalife Gran Canaria. En aquel partido, el alero sumó 27 unidades de nota general, después de sumar 22 puntos, 8 capturas, 2 asistencias, 2 robos y 1 tapón.

Antes, Bo McCalebb había sido el MVP de la 10ª jornada, al firmar 28 créditos de valoración en el partido contra el Joventut de Badalona (112-66). Entonces, el base aportó 21 puntos, con uno fallo en sus lanzamientos, además de 1 rebote, 4 asistencias y 2 recuperaciones de balón en 20 minutos.

Etiquetas
Comentarios