Baloncesto

Tecnyconta 81-79 Baskonia

Hombrada del Tecnyconta

El conjunto aragonés se impone en el pabellón Príncipe Felipe al Baskonia, uno de los equipos más potentes de Europa.

Carlos Alocén lanza a canasta durante el Tecnyconta-Baskonia.
Carlos Alocén lanza a canasta durante el Tecnyconta-Baskonia.
Esther Casas/ACB Photo

El Tecnyconta recuperó sus señas de identidad, después de dos derrotas consecutivas, y acabó derribando todas las previsiones ante el Baskonia (81-79), uno de los equipos más imponentes del panorama continental. Un choque trepidante, intenso, exigente, apasionante y equilibrado, de mucho desgaste, se inclinó del lado zaragozano gracias a su mayor acierto y a su mejor capacidad física en los momentos de fragor. En este sentido, el desenlace premió al más tenaz, al equipo que persiguió la victoria con mayor fuerza y convicción. Y el triunfo, de rango mayor, fortalece las aspiraciones de los aragoneses en el curso actual: no sólo han consumado ya la salvación, el objetivo prioritario de la temporada, sino que miran decididamente a las posiciones de ‘play off’.

Fue una actuación de altura, por mucho que el Baskonia compareciera a la cita con su silueta desfigurada, muy alejado de su verdadera dimensión. De hecho, se presentó con importantes ausencias en sus filas –Garino, Janning, Granger y Shengelia– y, además, muy mermado físicamente tras el desgaste acumulado en la Euroliga durante la semana: se midió el pasado miércoles con el Panathinaikos, en Atenas, en un duelo que se inclinó a favor de los griegos en los últimos compases (72-70); y recibió el viernes al Real Madrid, en el Buesa Arena de Vitoria, en un partido que se saldó con la decimoquinta victoria de los vitorianos en la máxima competición continental (86-76).

En este sentido, el equipo vasco había sabido sobreponerse con determinación a cada uno de sus contratiempos. Aún presenta el cuarto ataque más productivo de la competición, con 85,43 puntos de media por partido; y, al mismo tiempo, también dispone de la mejor defensa del campeonato (73,94 tantos encajados por choque). Además, se trata del equipo más efectivo en los lanzamientos de dos puntos (59,21% de acierto) y lidera las clasificaciones de asistencias (18,78 pases de canasta por duelo) y recuperaciones de balón (8,65). Esos argumentos representaban una amenaza gigantesca para el Tecnyconta, el segundo conjunto que más puntos encaja de la Liga Endesa (85,83 tantos por encuentro). Sin embargo, el cuadro aragonés levantó un muro sólido, resistente, muy trabajado tácticamente, de permanentes ayudas, que ahogó sin remisión muchas de las fortalezas de su oponente. Por ahí, por su solvencia defensiva, comenzó a edificar la victoria.

El conjunto de Porfirio Fisac ya dominó en el inicio. Okoye inauguró el marcador con un lanzamiento triple, y Seibutis amplió la renta de los locales con otro acierto desde el perímetro (6-0). El Tecnyconta, firme atrás, se prodigaba en las recuperaciones de balón ante un rival por entonces precipitado y nervioso en sus acciones de ataque. Dos faltas de ataque, ambas muy rigurosas, señaladas a los zaragozanos cuando amenazaban con el depegue, y sobre todo el ímpetu de Voigtmann -siete puntos prácticamente consecutivos- aportaron oxígeno a los vitorianos, que igualaron la contienda en el ecuador del primer acto (11-11). La reacción de los visitantes no descompuso al equipo aragonés, que siguió empleándose con contundencia en las labores de contención, al mismo tiempo que se manejaba con criterio y templanza en cada una de sus acciones ofensivas, buscando siempre con paciencia la mejor opción para anotar. De esta forma, el Tecnyconta recuperó el pulso, con Seibutis (8 tantos) especialmente incisivo, y pudo cerrar el primer cuarto con una ventaja de 8 puntos en el marcador (24-16). Una renta escasa, en cualquier caso, para los grandes méritos contraídos por los zaragozanos, quienes completaron 10 minutos notables en los dos lados de la pista.

El Baskonia elevó su intensidad en el segundo acto, en ocasiones favorecidos por la permisividad arbitral, y su mayor desempeño defensivo enseguida le reportó grandes réditos. En los cuatro primeros minutos del cuarto, toda la productividad ofensiva del Tecnyconta se redujo a dos tiros libres de Jonathan Barreiro (26-22). Al menos, el cuadro zaragozano seguía aplicándose atrás con tesón y constancia, sin apenas distracciones, y los vascos también se mostraban imprecisos y desatinados en sus acciones de ataque. A ello ayudó que el Tecnyconta dispone, por fin, de jugadores imponentes, intimidantes y agresivos en la pintura, distinguidos por su envergadura, su consistencia, su facilidad reboteadora y su capacidad para modificar los tiros del rival. Una canasta de Justiz y dos penetraciones de McCalebb a devolvieron los ocho puntos de ventaja a los locales (32-24), al poco de superar el cuarto de hora de partido.

Sin embargo, el conjunto visitante respondió con dos triples, primero de Shields y luego de Voigtmann, para volver a acercarse peligrosamente en el marcador (32-30). El Tecnyconta se hallaba en dificultades por su falta de anotación: ocho puntos facturados en nueve minutos de juego. Sin embargo, salió Okoye al rescate, al filo del descanso, para castigar a los vitorianos con un certero triple tras un robo de balón (35-30). Aún hubo tiempo para que Seibutis aumentara la distancia de los locales desde la línea de personal (37-30), y para que los visitantes sumaran otros dos puntos por mediación de Voigtmann (37-32), quien alcanzó el intermedio con 12 tantos en su cuenta particular. Mientras, Seibutis (10) y Okoye (9) eran los jugadores más productivos de los zaragozanos.

Justiz monopolizó las primeras acciones de la reanudación, con un acierto muy elevado, y el Tecnyconta pudo estirar su ventaja hasta los nueve puntos (43-34). Apareció entonces, una vez más, la figura de Voigtmann para acertar desde el triple e impedir el despegue definitivo de los zaragozanos. Vildoza también golpeó desde el perímetro (43-40), pero el conjunto aragonés se sobrepuso con dos acciones brillantes en la pintura, incluido un espectacular mate de Javier Justiz (47-40). El Baskonia, sin embargo, es un bloque rutilante, que no admite ni una sola concesión, que castiga con saña cualquier desatención del rival. Así, le bastaron tres errores consecutivos de los locales para igualar la contienda a los 17 minutos, tras dos tiros libres de Shavon Shields (47-47), y para ponerse por delante poco después, antes de la media hora de juego, de nuevo con dos lanzamientos desde la línea de personal (49-51).

Fran Vázquez y un triple de Berhanemeskel -su primero en cinco intentos- impulsaron a los aragoneses en un momento especialmente comprometido (55-51). Y aunque los vitorianos no se desencajaron (59-58), el tercer acto se cerró con un certero triple de Jonathan Barreiro sobre la bocina (62-58) que conllevó, además, una técnica a Velimir Perasovic por sus vehementes protestas a los colegiados. Por entonces, algunas piezas de la plantilla visitante ya emitían preocupantes síntomas de cansancio.

En el cuarto definitivo, el Tecnyconta se empleó con el criterio y la velocidad que demandaba el partido, con Alocén evidenciando nuevamente la inmensidad de su talento: primero, con una asistencia a Nacho Martín; posteriormente, con un triple convertido al límite de la posesión; y luego, con otro pase de canasta, ahora para la penetración de Berhameneskel, que se tradujo también en la máxima ventaja del partido para los zaragozanos (70-60). Restaban siete minutos para la conclusión. Pero el Baskonia nunca bajó los brazos. Al contrario, recortó las diferencias con cinco puntos consecutivos, con las acciones de Voigtmann y Vildoza (70-65), para volver a optar al triunfo. En los compases finales, aunque Justiz mantuvo sus prestaciones bajo los aros -finalizó con 16 puntos-, y aunque el Tecnyconta siguió firme y tenaz en las labores defensivas, el equipo visitante continuó ofreciendo una sobresaliente resistencia a la derrota gracias, sobre todo, al talento individual de Vildoza y Voigtmann (74-73). Ni siquiera el desgaste acumulado hizo que los vascos arrojaran la toalla. El cuadro local recuperó el pulso con un tiro de Radovic y una penetración de McCalebb, tras una asistencia de Justiz (78-73), que obligó a Perasovic a detener el encuentro a dos minutos para el final. Tras el tiempo muerto, el Baskonia mantuvo una actitud firme y decidida, convencido de sus opciones de triunfo; pero el equipo zaragozano, lejos de amilanarse, se manejó con oficio y serenidad, y acabó consumando la hombrada.

Tecnyconta: McCalebb (8), Seibutis (15), Okoye (9), Radovic (4), Justiz (16) -cinco inicial- Nacho Martín (5), Barreiro (5), Berhanemeskel (7), Alocén (10), Fran Vázquez (2) y Marc Martí (-).

Baskonia: Marcelinho (12), Shields (14), Sedekerskis (-), Voigtmann (23), Poirier (11) -cinco inicial- Vildoza (15), Miguel González (-), Diop (-), Hilliard (4) y Jones (-).

Árbitros: Cortés, Caballero y Baena. Excluyeron por personales a Hilliard (min.35).

Incidencias: partido correspondiente a la vigesimocuarta jornada de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 8.412 espectadores.

Etiquetas
Comentarios