Despliega el menú
Baloncesto

Dos zaragozanos al timón de la selección española

Rodrigo San Miguel y Carlos Alocén coinciden con la selección española absoluta para los dos últimos partidos de clasificación para el Mundial.

San Miguel y ALocén, durante un entrenamiento de la selección.
San Miguel y ALocén, durante un entrenamiento de la selección.
FEB

Rodrigo San Miguel y Carlos Alocén. Dos zaragozanos en la selección española absoluta. Sin embargo, el lugar de nacimiento no es, ni mucho menos, su único denominador común. Al mismo tiempo, los dos actúan en la demarcación de base, y lo hacen con una amplitud de recursos devastadores. Se distinguen por su clarividencia en la pista, por sus acertadas lecturas de juego, y le proporcionan al equipo una semblanza grandiosa y excepcional. Se manejan con criterio, descaro, personalidad, oficio y lucidez. Dirigen, aconsejan, controlan, defienden, lideran, asisten y marcan el ritmo, buscando siempre el mejor escenario para su equipo, al margen de armar el brazo con rapidez y acierto cuando la ocasión lo demanda. Cuando se hallan en plenitud, levantan al público de sus asientos y resultan incontenibles para sus adversarios. Y ambos, además, iniciaron su carrera profesional en el Tecnyconta Zaragoza.

Pero existen muchas más semejanzas entre los dos jugadores. No se quejan del compañero, ni protestan a los árbitros, ni provocan al contrario. No se les recuerda un mal gesto ni una sola polémica. Siempre atienden a la prensa y los aficionados con afecto, respecto y consideración. De hecho, resulta prácticamente imposible no tenerles simpatía por su generosa bondad y su carácter tranquilo, afable y reposado.

Sus diferencias más palmarias atienden, sin duda, al carnet de identidad y al camino recorrido en la élite. Rodrigo, a sus 34 años, ya es un jugador consolidado, estable y reconocido. Actuó en el Tecnyconta en la temporada 2002-2003, cuando el club competía en la Liga LEB y luchaba desesperadamente por consumar el ascenso. Hace ya tiempo que el base derribó prejuicios ajenos, hasta labrar una carrera de ensueño y alcanzar un importante protagonismo en el Iberostar Tenerife, uno de los conjuntos emergentes del baloncesto nacional. Rodrigo cumple su quinta temporada con los canarios, y su aportación ha resultado capital en los recientes éxitos de los tinerfeños. En este sentido, el Iberostar contabiliza dos títulos europeos –la Champions League (2017) y la Copa Intercontinental (2018)–; accedió a las semifinales de la Copa del Rey en las dos últimas ediciones; y se clasificó, en las dos últimas campañas, para los ‘play off’ por el título de la Liga ACB. En la actualidad, el cuadro canario ocupa la quinta posición de la tabla, tras haber sumado 12 triunfos en las 20 jornadas disputadas.

Internacional en casa

Anteriormente, Rodrigo fue subcampeón de la Eurocup (2012) y de la Copa del Rey (2013) con el Valencia Basket, y había conquistado la Copa de la Reina en 2014 con el Tecnyconta Zaragoza. Internacional en las categorías inferiores de la selección nacional, el base también se adjudicó la medalla de bronce en el Europeo cadete de 2001.

El zaragozano se estrenó en la selección absoluta el pasado curso, en febrero de 2018, contra Bielorrusia en Minsk (82-84), y lo hizo con una actuación formidable: facturó 8 puntos, sin fallo alguno en sus lanzamientos, al margen de aportar 5 asistencias, 1 rebote y 1 recuperación de balón en el cuarto de hora que se mantuvo sobre la pista. Finalizó la contienda con 14 créditos de valoración, registros superados únicamente por Fran Vázquez (16) y Quino Colom (15). Y apenas tres días más tarde, el base portó el escudo de la selección en su ciudad, al calor de familiares y amigos, en el que fue uno de los días más emotivos de su carrera deportiva. Supuso, además, el reconocimiento a una trayectoria intachable, ejemplar, que presenta un recorrido de 15 temporadas en la élite.

"Rodrigo siempre ha sido un espejo en el que mirarme. Un ejemplo. Ojalá pueda labrarme una carrera tan exitosa como la suya", explicó Carlos Alocén el pasado 12 de febrero, nada más oficializarse la convocatoria de Sergio Scariolo. El base, que cumplió 18 años el pasado mes de diciembre, es una de las sensaciones del baloncesto español. Y ha visto premiada su sobresaliente temporada –su primera como jugador profesional– con su inclusión para los partidos ante Letonia en Riga, el próximo viernes, y contra Turquía en Tenerife, tres días más tarde.

Su irrupción en la máxima categoría ha superado las expectativas generadas. En su primer año en la Liga ACB, el base ha participado en 18 de los 20 partidos celebrados, y ya ha evidenciado su talento, su descaro, su ingenio y su personalidad. El zaragozano, habitual en todas las categorías inferiores de la selección española, ya brilló con luz propia el pasado verano en el Campeonato de Europa U18, celebrado en Riga (Letonia): fue el jugador más efectivo desde el perímetro y el máximo asistente de la competición, pese a jugar únicamente 22 minutos por duelo. Lo hizo con unos registros de 12,4 puntos, 3,7 rebotes y 6,4 asistencias por encuentro. El base, que se estrenó en la élite en edad cadete, sigue engordando su prestigio. Ahora le llega el reconocimiento de la selección nacional, donde ha coincidido con Rodrigo. Desde el preolímpico de 2000 –los hermanos Angulo– no se juntaban dos aragoneses en una convocatoria del combinado español absoluto. Diecinueve años después, dos zaragozanos han tomado el timón.

Vázquez, con el Tecnyconta

Mientras, Fran Vázquez, pívot del Tecnyconta Zaragoza, no ha acudido por lesión a la última convocatoria de Sergio Scariolo. El gallego, capitán de la selección española desde que se instauró el nuevo formato de las ventanas FIBA, permanece en Zaragoza para recuperarse totalmente de sus problemas en el tendón de Aquiles, molestias que han lastrado su rendimiento en las últimas semanas. "Toca descansar, no forzar mucho, porque la intención es finalizar la temporada en las mejores condiciones", explica el pívot, quien confiesa que "tampoco" se entrenó la pasada semana "para no cargar mucho el tendón".

Vázquez se ha quedado en la capital aragonesa, donde el Tecnyconta reanudó los entrenamientos con numeross ausencias en sus filas. De hecho, la plantilla no puede contar esta semana con Carlos Alocén ni Jonathan Barreiro, concentrados en Guadalajara con el combinado nacional absoluto; ni tampoco con Renaldas Seibutis (Lituania), Nemanja Radovic (Montenegro) ni Javier Justiz (Cuba), quienes competirán en los próximos días con sus respectivas selecciones en la última de las ventanas de la FIBA. Además, el canterano Vit Krejci, jugador del Anagán Olivar, ha sido convocado por primera vez con el equipo absoluto de la República Checa.

"Estas semanas son difíciles, porque no tenemos a todo el equipo para trabajar lo que pretendes mejorar. Sin embargo, para eso tenemos equipos filiales. En categorías inferiores contamos con jugadores jóvenes que suben con nosotros y ocupan ese vacío", recuerda Vázquez, quien subraya "la oportunidad de los canteranos de seguir trabajando con la primera plantilla". En este sentido, los jugadores del Anagán Olivar –filial del Tecnyconta Zaragoza que compite en la Liga EBA– se vienen ejercitando toda la semana con el primer equipo zaragozano, a las órdenes de Porfirio Fisac.

Vázquez, pese a las ausencias, aboga por "mantener la máxima intensidad" en cada uno de los entrenamientos, ya que "aguardan partidos muy difíciles" en las próximas semanas. "Los equipos grandes aún tienen que venir al Príncipe Felipe, y aún nos quedan desplazamientos muy exigentes", sostiene el pívot gallego, que insiste en que, "al menos de momento", el objetivo del Tecnyconta "es alcanzar cuanto antes los triunfos necesarios para la salvación". El cuadro aragonés volverá a la competición el próximo 2 de marzo, cuando recibe al Iberostar Tenerife (20.15) en el pabellón Príncipe Felipe.

Etiquetas
Comentarios