Despliega el menú
Baloncesto

El Tecnyconta paga su falta de acierto

El conjunto aragonés pierde por 88-73 ante un rival directo por el 'play off' lastrado por su desatino ofensivo y sus numerosas pérdidas de balón.

Joventut-Tecnyconta.
Joventut-Tecnyconta.
Alejandro García/Efe

El Tecnyconta perdió en Badalona, lastrado por su desatino ofensivo y sus numerosas pérdidas de balón. Con un juego lento, plano y previsible, en ocasiones anárquico, el cuadro aragonés se distinguió en ataque por su falta de serenidad, su impaciencia, su precipitación y sus malas selecciones de tiro, lo que irremediablemente se tradujo en el marcador. A la media hora, su productividad se había reducido a los 49 puntos (62-49), y ya presentaba una desventaja de 16 tantos en una de las pistas más exigentes de la competición. El duelo parecía ya finiquitado a favor de los locales; pero el Tecnyconta es un equipo tenaz, siempre presto al combate, y tiró de orgullo en el tramo final: se situó a sólo cinco puntos, cuando restaban siete minutos para la conclusión, y generó algunas dudas en su oponente. Sin embargo, siempre a remolque, obligados a un desgaste superior, los zaragozanos no pudieron culminar la remontada (88-73).

No se esperaban concesiones del Joventut, un equipo compacto, muy competitivo, con unas responsabilidades muy bien definidas en cada jugador y con una fe inexorable en sus posibilidades de triunfo. Por algo suma 12 triunfos en el curso actual, y por algo participará la próxima semana en la Copa del Rey, tras haber finalizado la primera vuelta como séptimo clasificado. Además, se trata de un bloque especialmente fiable en su pista, donde ha ganado siete de sus diez compromisos como local, algunos contra adversarios de la talla del Unicaja de Málaga, el Iberostar Tenerife y el Valencia Basket. Y en su actuación más reciente en casa, los verdinegros venían de doblar la rodilla por un solo punto contra el Baskonia, en un partido en el que Todorovic, sobre la bocina, erró un lanzamiento que hubiese supuesto el triunfo de los catalanes.

Con esos precedentes, se espera una puesta en escena mucho más contundente de los zaragozanos; pero el Tecnyconta se manejó en los primeros compases con una dificultad sorprendente y fue permanentemente superado por su rival. El Joventut fue un equipo más intenso, más enérgico, más activo, más centrado, más seguro de sus fuerzas ya en el inicio, y se empleó con mayor acierto en los dos lados de la pista. Superado el ecuador del primer acto, Porfirio Fisac tuvo que detener el encuentro para intentar modificar el escenario (13-7), por entonces muy favorable para los locales. El cuadro aragonés se desencajaba atrás con suma facilidad, especialmente en la pintura, y al mismo tiempo ofrecía importantes dudas en cada uno de sus ataques.

Sin embargo, el guión se mantuvo tras el tiempo muerto, y los verdinegros ampliaron aún más su parcial, favorecidos por la escasa presión de su oponente. La renta del Joventut aumentó hasta los 13 puntos, tras tres tantos de Todorovic y otros tres de Conor Morgan (21-8); aunque el Tecnyconta recuperó el pulso, en apenas un minuto, con dos triples consecutivos de Berhanemeskel y dos acciones individuales de Javier Justiz (21-16). Al cierre del primer cuarto, los zaragozanos seguían optanto a la victoria, pese a las intermitencias ofrecidas durante los 10 primeros minutos de la contienda.

El Tecnyconta parecía haber superado sus peores momentos, pero de nuevo se descompuso sin remisión en el inicio del segundo cuarto. Muy permisivo atrás, con importantes desatenciones en la defensa del perímetro, el conjunto de Fisac fue castigado repetidamente por su rival. Las ventaja de los catalanes volvió a alcanzar los 10 puntos (28-18), con el Tecnyconta lastrado por su desatino ofensivo (un 36% en los tiros de campo) y sus siete pérdidas de balón. Dos triples seguidos, primero de Berhanemeskel y después de Okoye, más una canasta de Radovic aportaron oxígeno al cuadro aragonés (31-27). El Tecnyconta se había fortalecido atrás y llegó a situarse a un solo punto de los catalanes (34-33); pero el Joventut volvió a distanciarse, en ocasiones impulsado por la connivencia del trío arbitral. Los colegiados, inflexibles con los aragoneses, demasiado permisivos con el rival, fueron minando el ánimo de los zaragozanos en los últimos compases del segundo acto. Y en apenas tres minutos, los locales se encontraron de nuevo con una renta de 11 puntos en el marcador (46-35).

Árbitros al margen, tampoco el Tecnyconta estaba rindiendo con la solvencia y la seguridad necesarias para sorprender al Joventut. Berhanemeskel, muy productivo, había sostenido a los zaragozanos en una deficiente primera mitad. Al descanso, el escolta había repartido 3 asistencias y facturado 10 puntos, con una efectividad máxima en los lanzamientos triples (3 de 3), en los 9 minutos que había permanecido sobre la pista. Mientras, Okoye sumaba en el rebote (9), pero no había asomado aún en la faceta ofensiva (3); lo mismo que Nacho Martín, Vázquez, Santana, Justiz, Alocén y McCalebb, quienes alcanzaron el intermedio con una sola canasta en su haber. Y Seibutis y Barreiro seguían sin anotar...

El desconcierto también azotó al Tecnyconta en los primeros minutos de la reanudación. Y el Joventut, muy poco exigido, amplió su ventaja hasta los 16 puntos en apenas oposición (51-35). El equipo aragonés, muy desacertado, al menos tiró de carácter, amor propio y orgullo para intentar voltear su angustiosa situación. Una actitud admirable que, además, le acabó aportando réditos en el último cuarto. El Tecnyconta se colocó a sólo cinco puntos, a siete minutos de la conclusión, después de seis puntos consecutivos de Seibutis y un triple frontal de Nemanja Radovic (67-62). Pero el Joventut se sobrepuso con prontitud, ahora con el acierto de Mathias desde el perímetro, y no dio opción alguna a la remontada.

Etiquetas
Comentarios