Despliega el menú
Baloncesto

El Tecnyconta se despide de la Copa

El equipo aragonés pierde con contundencia frente al Andorra y finaliza la primera vuelta en la décima posición.

Tecnyconta Zaragoza-Morabanc Andorra
Tecnyconta Zaragoza-Morabanc Andorra
Oliver Duch

El Tecnyconta no jugará la Copa del Rey. De hecho, cerró la primera vuelta en la décima posición de la tabla, tras completar este domingo, ante el Andorra, una de sus peores actuaciones de la temporada. El equipo aragonés compareció con dudas, con su silueta desfigurada, y acabó exhibiendo su perfil más vulnerable en la segunda mitad. Los visitantes  se aplicaron con mayor determinación y oficio durante los 40 minutos y disfrutaron de un final de partido plácido, sin oposición. Firmaron un triunfo amplio y concluyente, irrebatible (77-97), que además les permite superar a los zaragozanos en la clasificación.

El Tecnyconta presenta uno de los ataques más productivos de la competición, con un promedio de 82,25 puntos por partido. Únicamente el Real Madrid, el Barcelona, el Baskonia y el Unicaja, cuatro sólidos aspirantes del título, ofrecen mejores registros que los zaragozanos en la faceta ofensiva. Sin embargo, el cuadro aragonés se manejó este domingo con un dificultad imprevista, sin las pausas preceptivas, y apenas halló fisuras en la defensa de su rival. Con un juego lento, plano y previsible, el equipo local careció de criterio, templanza y lucidez. No generó ventajas en sus acciones, ni en la pintura ni en el perímetro. Nunca encontró situaciones ventajosas para lanzar. A la media hora, su facturación se había reducido a los 50 puntos, un diáfano indicador de los desequilibrios exhibidos contra los andorranos.

El desplome aragonés se produjo en el segundo periodo, después de un primer tiempo equilibrado. El equipo visitante inauguró el marcador con un triple de Walker, pero el Tecnyconta respondió con prontitud. Tres canastas de Seibutis y una acción de Nacho Martín pusieron por delante a los zaragozanos (8-7), a los tres minutos de juego, en un tramo distinguido por el permanente intercambio de golpes y por la elevada anotación de ambos equipos.

El ritmo era trepidante, sin apenas tregua, y los dos conjuntos exhibían grandes desajustes en las labores de contención. El duelo se mantuvo igualado durante todo el primer acto, porque nadie se aplicaba atrás con contundencia y perseverancia, sin distracciones. Oliver Stevic, con 9 tantos, y David Walker y Jeremi Jordan, con 5, eran las principales amenazas de los visitantes, que por entonces se manejan con una comodidad imprevista en cada uno de sus ataques. Al menos, una canasta de Javier Justiz y una jugada individual de Nemanja Radovic cerraron el primer cuarto con tres puntos de renta para los zaragozanos (26-23).

El guión del partido se mantuvo después. El equipo de Ibón Navarro enseguida recuperó el mando, con un parcial de cinco puntos consecutivos (26-28), castigando las continuas desatenciones defensivas de los locales. Pero el Tecnyconta, además, también ofrecía preocupantes síntomas en sus ataques, lo que redujo drásticamente su capacidad de anotación. Asimismo, los zaragozanos acentuaron su desatino desde el perímetro: un único triple convertido, obra de Berhanemeskel, de los 9 lanzamientos ejecutados en el segundo acto.

Con un juego lento, sin ritmo, con McCalebb muy alejado de su verdadera medida, el conjunto local ya no generaba buenas situaciones de tiro, al margen de precipitarse en sus acciones y de prodigarse en las pérdidas de balón. Los aragoneses vivían sus peores minutos, aunque lograron sobreponerse por el desempeño de Radovic bajo los aros y por el talento ofensivo de Renaldas Seibutis. El lituano, punzante en cada una de sus intervenciones, fue el jugador más productivo de los zaragozanos en la primera mitad -finalizó el primer tiempo con 11 tantos, 1 rebote y 2 asistencias en el cuarto de hora que permaneció sobre la pista-.

Al descanso, las sensaciones eran mucho peores que el resultado. Porque el Tecnyconta, pese a completar un segundo cuarto deficiente, había alcanzado el intermedio con una desventaja de sólo tres puntos en el marcador (39-42). Una diferencia exigua para los méritos contraídos por los andorranos, muy superiores en todos los órdenes del juego. Sin embargo, el cuadro de Ibón Navarro también presentaba un desacierto gigantesco en su línea exterior, con sólo dos triples anotados en sus 20 intentos. Y eso que la mayoría de sus lanzamientos fueron cómodos, liberados, sin excesiva oposición. Sobre en los tiros de 2, donde los visitantes contaban con un 60% de efectividad.

El Tecnyconta elevó su rendimiento en los primeros compases de la reanudación, sobre todo en el ámbito defensivo, lo que enseguida le aportó réditos. Tras dos canastas seguidas de Radovic, el equipo local se situó nuevamente por delante en el marcador (43-42) e, incluso, dispuso de cuatro ataques más para ampliar su distancia. Pero no aprovechó su oportunidad y el Andorra enseguida recuperó el pulso. En el ecuador del tercer cuarto, el choque seguía igualado (49-49), aunque con una noticia muy reseñable: los visitantes acababan de perder a Andrew Albicy, uno de sus mejores activos, quien se retiró a los vestuarios por lesión.

Fue entonces cuando emergió la figura de Dylan Ennis, el exbase del Tecnyconta Zaragoza, que sumó 9 puntos prácticamente seguidos desde la línea de personal. La irrupción de Ennis, más las continuas pérdidas de balón de los aragoneses -que facilitaron los rápidos contragolpes del rival-, modificaron el escenario. Y el Andorra estableció la máxima renta del partido (49-60), a los 28 minutos de juego, tras un 6-18 de parcial.

El técnico de los locales, Porfirio Fisac, detuvo un choque que se le estaba escapando de las manos; pero nada cambió. Al contrario, los de Ibón Navarro aún aumentaron más su distancia con un certero triple de Shurna muy mal defendido por los zaragozanos. A la media hora, los visitantes ya caminan con paso firme hacia la victoria (51-65). El Tecnyconta se había desplomado sin remisión. Así que en el último cuarto, sin opciones a la remontada, tardó poco tiempo en enarbolar la bandera blanca de perdedor. Un revés inesperado para un conjunto que, al margen del tropiezo de este domingo, ha ofrecido un gran rendimiento en la primera vuelta del campeonato.

Ficha técnica:

77 - Tecnyconta Zaragoza (26+13+12+26): McCalebb (8), Seibutis (18), Okoye (12), Nacho Martín (8), Fran Vázquez (6) -cinco inicial- Justiz (3), Barreiro (3), Berhanemeskel (5), Santana (-), Radovic (10), Alocén (-) y Marc Martí (4).

97 - MoraBanc Andorra (23+19+23+32): Albicy (4), Ennis (14), Walker (16), Upshaw (12), Stevic (9) -cinco inicial- Rafa Luz (6), Shurna (16), Vitali (7) y Jordan (13).

Árbitrros: Perez, Rial y Sánchez Mohedas. No hubo exclusiones por personales.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 17 de Liga, último de la primera vuelta, disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 8.000 espectadores.

Etiquetas
Comentarios