Despliega el menú
Baloncesto

Cristina Ouviña: "Es necesario que las empresas vean que invertir en deporte femenino es una apuesta ganadora"

Integrante de la generación más dorada del baloncesto femenino español y jugadora en países como Rusia, Polonia o Francia, asegura que España tiene la oportunidad de estar a la vanguardia en materia de igualdad.

Cristina Ouviña, jugadora de baloncesto.
Cristina Ouviña, jugadora de baloncesto.
Enrique Cardoso

En España, el baloncesto ha sido históricamente un deporte en el que han predominado los hombres. Usted es una jugadora consagrada en la élite más absoluta. ¿Qué dificultades ha encontrado durante su carrera por el simple hecho de ser mujer?

No creo que el baloncesto sea un deporte históricamente masculino en exclusiva. El deporte en general era históricamente masculino hace tres o cuatro décadas. En mi caso, he tenido mucha suerte porque siempre he podido trabajar en condiciones dignas, aunque es verdad que a determinadas personas les cuesta, o les costaba, entender nuestro trabajo como profesionales. Viajes en furgoneta, largos trayectos en autobús... claro que he tenido, pero no creo que sólo sea cuestión de género. Es decir, si se compara la Champions League de fútbol con la Liga Europea de rugby, por ejemplo, también hay muchas diferencias.

A raíz de los éxitos de la selección de la que usted forma parte, con medallas en Mundiales o Juegos Olímpicos, el baloncesto femenino ha ganado mucha visibilidad en los últimos años. ¿Dónde está su techo?

Es difícil hablar de techo deportivo, teniendo en cuenta que la selección es campeona de Europa, subcampeona en los Juegos Olímpicos y tercera del Mundial. Creo que somos unas auténticas ‘jugonas’ y que hemos hecho las cosas muy bien, con un equipazo dentro y fuera de la cancha.

¿Y en cuanto a la visualización?

En la sociedad en la que vivimos, cuesta mucho que la gente salga de la visión casi exclusiva del fútbol. Pero creo que hoy estamos mejor que ayer, y ese tiene que ser el objetivo. Cada día estar un pasito mejor.

¿Qué necesita para seguir creciendo?

Es necesario que cada vez haya más niñas que quieran hacer deporte y que continúen haciéndolo pasada la adolescencia. Que se aumente el espacio en los medios de la información polideportiva, que se busquen buenas historias y no solo la anécdota de turno de los futbolistas. Y que las empresas vean que invertir en el deporte femenino es una apuesta ganadora.

¿Es posible que llegue a equipararse alguna vez con el baloncesto masculino?

No creo que haya que volverse locos con intentar igualarse. Cada uno tiene que seguir su camino y buscar lo mejor. Creo que en una o dos generaciones la conciencia de la sociedad ya habrá evolucionado lo suficiente... porque ya se está viendo. Por ejemplo, en la selección española yo me considero una jugadora a la par que los chicos del equipo masculino en cuanto a recursos o tratamiento.

Ha jugado en Polonia, Rusia o Francia. ¿Sigue habiendo las mismas distancias entre el baloncesto masculino y el femenino? ¿Cuál es la situación de igualdad entre hombres y mujeres en esos países?

Creo que en España tenemos la oportunidad de estar a la vanguardia de la igualdad. Hay países que están mucho más avanzados y otros menos, pero la cuestión es seguir dando pasos. Ahora, en Francia, estoy muy bien. Tienen una afición por el baloncesto, en global, muy grande y eso hace que la tengan por el baloncesto femenino. Cada semana se llenan los pabellones de todos los equipos. Es un lujo.

Más allá de su experiencia en el baloncesto, ¿cree que sigue habiendo machismo en el deporte?

Sigue habiendo machismo en la sociedad, pero creo que nada que ver con lo que había hace varias décadas. Creo que ahora estamos en un momento en el que no hay miedo a pegar un grito. Hombres y mujeres no machistas empiezan a reivindicar esa igualdad y a enfrentarse a los micromachismos. Como decía antes, hay que seguir dando pasos día a día.

Lea el resto de entrevistas del especial "Aragonesas de presente y futuro".

Etiquetas
Comentarios