Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

Victoria o infierno

El Tecnyconta se juega ante el Betis, el próximo domingo, gran parte de sus aspiraciones de sellar la salvación. La derrota supondría un paso en falso prácticamente definitivo.

Pep Cargol, entrenador del Tecnyconta Zaragoza, se dirige a sus jugadores durante una sesión preparatoria.
Victoria o infierno
Oliver Duch

Victoria o infierno. El Tecnyconta se jugará el próximo domingo, ante el colista (12.30, pabellón Príncipe Felipe), gran parte de sus aspiraciones de sellar la salvación. El único resultado válido pasa por la victoria. La derrota, de hecho, supondría un descalabro mayúsculo, de consecuencias devastadoras, para un equipo deprimido y desencantado, sin apenas capacidad de reacción, que ha sumado un único triunfo en sus nueve últimos compromisos. Un nuevo tropiezo en casa, y ante el peor equipo de la categoría, conllevaría un paso en falso gigantesco, prácticamente definitivo, a sólo cuatro jornadas para que finalice la competición regular. Si pierde, el cuadro aragonés se encaminaría irremediablemente al abismo.

En este sentido, existe un dato muy perjudicial para los zaragozanos. En caso de triple o cuádruple empate –que se resuelve por las victorias obtenidas entre los equipos implicados–, el Tecnyconta presenta un balance especialmente negativo. De hecho, perdió sus dos enfrentamientos directos con el Joventut de Badalona; y en la primera vuelta cayó contra el Bilbao Basket y el Real Betis, sus otros dos rivales directos en la lucha por la salvación. El conjunto aragonés fue capaz, al menos, de imponerse a los vascos en el duelo de la segunda vuelta, y de inclinar el ‘baskeaverage’ particular a su favor.

¿Por qué creer en el triunfo? Primero, porque el Tecnyconta dispone de mejor plantilla que su oponente. Y más aún con la presencia de Dylan Ennis y Milko Bjelica, sus dos últimas contrataciones, quienes han elevado las prestaciones del equipo en los dos lados de la pista. El base y el ala-pívot, al margen de su amplitud de recursos ofensivos, han dotado al grupo de mayor compromiso, actividad y consistencia en las labores de contención. Además, Xavi Rey viene cumpliendo con creces en la pintura, mientras que Gary Neal sigue ofreciendo un curso maravilloso de baloncesto en cada una de sus actuaciones. Argumentos de peso, a priori, para derrotar al colista, por mucho que los zaragozanos sigan presentando importantes desequilibrios defensivos y que, al mismo tiempo, los béticos hayan protagonizado una notable mejoría en sus compromisos más recientes.

El equipo andaluz ha elevado su rendimiento, sobre todo, con la incorporación de Askia Booker en su línea exterior. El base ha participado en nueve partidos de la Liga Endesa, con unos promedios de 19 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias y 17 de valoración por encuentro. Y en la pintura, el club bético anunció ayer el fichaje de Nikola Gacesa, quien reforzará al equipo en la recta final de la competición con el propósito de sellar la permanencia en la máxima competición nacional.

Pese a todo, el Real Betis es un bloque inconstante, timorato e irregular, con numerosas lagunas, tal y como sostienen las estadísticas. Se trata de la defensa más vulnerable del campeonato, con una media de casi 90 puntos encajados por encuentros; también es el equipo que menos capturas realiza por duelo (31 rebotes por partido); y presenta el peor porcentaje de acierto desde el perímetro, con sólo un 32% de efectividad en sus lanzamientos triples (ha convertido 202 de sus 626 intentos).

El Tecnyconta, además, cuenta con otro argumento de envergadura para optar decididamente a la victoria: afronta el careo en el pabellón Príncipe Felipe, un escenario donde, impulsado por el entusiasmo de su afición, suele ofrecer una mayor resistencia a la derrota. En sus compromisos más recientes, el cuadro aragonés ha acentuado sus dudas, su desconcierto, su ansiedad y sus desequilibrios. Sobre todo en las labores de contención, donde las desatenciones son constantes y la intensidad, en ocasiones, se reduce a la mínima expresión. Sin embargo, cuenta con más recursos en su plantilla que el Real Betis, y ya no puede permitirse más concesiones en el tramo final de la competición. Está obligado a reaccionar. La victoria ante los andaluces, ahora sí, se antoja imprescindible para seguir optando a la salvación. Todo o gana. Salvación o descenso. Victoria o infierno.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión