Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Tecnyconta

McCalebb: "De niño, lo que me gustaba era el fútbol americano"

El base del Tecnyconta , nacido y criado en Nueva Orleans, repasa su trayectoria desde el colegio hasta la élite europea. Incluso su experiencia NBA por cariño a su madre.

J. F. Losilla Eixarch 15/02/2018 a las 05:00
Bo McCalebb posa en el pasillo de vestuarios del Príncipe Felipe.Guillermo Mestre

¿Por qué le llaman Bo si su nombre real es Lester?

Porque mi padre jugó a baloncesto y le llamaban Bo. Heredé su apodo deportivo y estoy muy orgulloso por ello.

¿Era un buen baloncestista su padre? ¿De qué jugaba?

Me han contado que jugaba de maravilla, que era muy bueno. Lamentablemente nunca pude verle en vivo porque abandonó el baloncesto muy pronto. Ejercía de base, la misma posición que yo. También en eso he continuado con su tradición.

¿Tiene hermanos que también se les dé bien la canasta?

Tengo cuatro hermanos y una hermana más pequeños que yo. Uno de ellos es actualmente el base titular en el equipo de la universidad de Southern Miss.

¿Durante su infancia el baloncesto era su principal obsesión?

¡Qué va! De niño, crecí sin que me gustara el baloncesto, no me llamaba la atención. De hecho, lo que realmente me gustaba era el fútbol americano. Jugué a fútbol americano hasta que fui al instituto, donde me obligaron a pasarme al baloncesto.

¿Era un estudiante aplicado?

Sí, se me daban muy bien los estudios. Hasta que en el último año en la universidad los abandoné un poco y me concentré más en el baloncesto.

Usted es de Nueva Orleans. ¿Cómo es su ciudad?

Las bondades de Nueva Orleans son bien conocidas en todo el mundo. Para empezar, tenemos una comida sensacional, con unos platos y unas recetas propias de allí que son fabulosas. Es una de las mejores gastronomías de Estados Unidos. Otro elemento a destacar es la gente, sus habitantes, que son muy amables y agradables. Tampoco hay que olvidar el clima, que es bastante benigno. Y, por último, es imprescindible vivir el Carnaval, llamado Mardi Gras, que se está celebrando estos días y que es uno de los mayores y más divertidos festivales del planeta. Vienen miles de personas del exterior para vivirlo.

¿Le gusta y participa en el Mardi Gras?

Sí, sí, me encanta. Pero esta última década no he podido disfrutarlo ya que estoy jugando en Europa.

Otra de las atracciones de Nueva Orleans es la música. ¿Es melómano?

Nueva Orleans está, sobre todo, relacionada con el jazz, con el ‘old school’. Pero eso es de otra generación, no de la mía. A mí me gusta otro tipo de música, como el tecno y el hip hop, que es mi estilo preferido.

Terminó su etapa universitaria con 23 años y su siguiente paso fue fichar por un equipo turco, el Mersin Buyuksehir Belediyesi. ¿Este cambio de vida y de continente supuso un shock?

Debo reconocer que sí. Era la primera vez que me marchaba lejos de mi familia. Hasta entonces, lo máximo que me alejaba es cuando salía dos o tres días con el equipo de la Universidad de Nueva Orleans para jugar partidos. El cambio fue brutal en todos los sentidos. Vi cosas que jamás había visto, pero no me quedó otro remedio que adaptarme y valorar lo que estaba viviendo.

¿Recuerda su primer día en Turquía?

Sí, perfectamente. Me pregunté a mí mismo que qué estaba haciendo allí. Pero seguí adelante. De todas las situaciones se aprende.

Un año después recaló en Belgrado (Serbia), después en Siena (Italia), en Estambul y en Múnich (Alemania)... ¿Le agrada esta vida tan nómada?

Es mi profesión y hay que asumirlo. Yo me concentro en las cosas que puedo controlar, que dependen de mí. Me limito a dar lo mejor de mí mismo para que el equipo en el que esté se beneficie de ello. Nunca me he preocupado en si estoy un año, dos o lo que sea en una ciudad o en un club.

En 2016 aterrizó por primera vez en la ACB, de la mano del Herbalife Gran Canaria.

La experiencia estuvo bien. Gran Canaria es una ciudad preciosa y con un gran tiempo. Estuve toda la temporada en pantalones cortos y camisetas de manga corta y eso es de agradecer. Zaragoza es mucho más fría y además he llegado en pleno invierno. Pero estoy contento de haber fichado por el Tecnyconta.

En su exitoso palmarés (dos ligas italianas, una Supercopa española, varias Final Four de la Euroliga...) sólo falta haber militado en la NBA.

He tenido opciones de haber jugado en la NBA pero no soy partidario de los lamentos ni de dar vueltas sobre lo que pudo ser y no fue. Estoy contento por cómo me han ido las cosas. No soy el tipo de jugador para el que su éxito pasa exclusivamente por jugar en la NBA. Me he sentido y me siento muy bien jugando en Europa.

Seguro que habrá soñado con jugar al menos un partido con los Pelicans de su ciudad, Nueva Orleans.

En 2015 jugué tres o cuatro partidos de pretemporada con los Pelicans. Pese a que no había nada en juego, ya que eran encuentros amistosos, fueron muy especiales para mí. El motivo por el que actué con los Pelicans es para que mi madre pudiera verme en la cancha jugar al baloncesto, algo que no había hecho desde que marché de la universidad en 2005. Nunca ha querido viajar a los países en los que he vivido, y tenía muchas ganas de concederle esa posibilidad de que me viera. Fue bonito.

Lleva 13 años viviendo a caballo entre Estados Unidos y Europa. ¿Las formas de vida son tan diferentes en ambos enclaves?

En Europa la gente no es tan seria, es más amable, te saludan si te ven por la calle. Lo he comprobado en cada uno de los países que he vivido. Evidentemente, como en casa –en tu país– no se está en ningún sitio, pero la amabilidad de los europeos me ha ayudado mucho.

¿Tiene planeado qué hará cuando cuelgue las zapatillas?

Lo único que tengo seguro es que regresaré a Nueva Orleans. Lo primero que haré es terminar mis estudios de gestión/dirección deportiva.

¿Teme que haya un vacío en su vida cuando se retire, tras tantos años en la élite?

Intentaré que eso no ocurra, pese a que cuentan lo difícil que es esa transición. Sé que quiero trabajar en algo relacionado con el deporte.

¿Entrenador de baloncesto?

Eso seguro que no.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo