Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

El equilibrio del Tecnyconta

La victoria coral ante el Morabanc Andorra deja pinceladas del potencial que guarda el equipo de Jota Cuspinera y dicta el camino a seguir.

Varnado entra a canasta, durante el partido ante el Morabanc.
Varnado entra a canasta, durante el partido ante el Morabanc
Toni Galán

Tras cuatro intentos fallidos, tres de ellos muy ajustados, el Tecnyconta lograba sumar el domingo su primera victoria de la temporada ante el Morabanc Andorra. Un triunfo balsámico para calmar las aguas del club rojillo, que veía cómo su ansiedad crecía semana a semana. La competitividad -sin premio- que el equipo de Jota Cuspinera ha exhibido desde la primera jornada ante el Monbus Obradoiro también resultaba un elemento de doble filo, un círculo vicioso que contribuía a acrecentar los nervios en los minutos finales. El vértigo de verse por delante en el marcador paralizaba la toma de buenas decisiones. Las piernas temblaban en el último cuarto, convertido en odisea: la precipitación y los desajustes en defensa salpicaban el tramo decisivo de los encuentros.

Una espiral negativa a la que se pudo poner fin ante el conjunto de Joan Peñarroya. Algo parece haber cambiado en las filas del Tecnyconta. Como muestra, un botón: el equipo aragonés realizó un soberbio cuarto periodo, su teórico talón de Aquiles, y alargó su renta con los andorranos en diez puntos respecto al tercer cuarto tras anotar treinta en un festival ofensivo de última hora. Una dinámica positiva que sirve para que el equipo confíe en sus posibilidades de cara a próximos compromisos: en el horizonte más cercano, el domingo aguarda a domicilio el Baskonia, segundo clasificado de la temporada regular 2016-17. Sobre el parqué del pabellón Príncipe Felipe, apareció el "equilibrio" al que se refería Jota Cuspinera antes del choque. Sin duda, una de las claves de la victoria final. Hasta seis jugadores (Neal, Varnado, Dragovic, de Jong, Sergi García y Blums) firmaron dobles dígitos. Una muestra de baloncesto coral que evitó cualquier asimetría en la anotación. La dependencia no suele ser una buena opción a largo plazo.

La armonía se notó asimismo dentro (40 puntos) y fuera (55) de la zona. Desde el perímetro, Neal, Blums y compañía sostuvieron el marcador ante el francotirador Jaka Blazic, uno de los exámenes más duros a los que ha tenido que hacer frente la línea exterior de Cuspinera en lo que llevamos de Liga Endesa. La maquinaria del equipo se va engrasando con cada nuevo encuentro y la guardia interior del Tecnyconta ayudó a sus compañeros a 'secar' al esloveno, quien apenas registró tres puntos en la segunda parte. La conexión de Jong-Dragovic-Varnado anticipó su capacidad para rebotear y cerrar el aro en beneficio del equipo. Su intimidación en la pintura, especialmente en el caso del norteamericano, que abandera la causa del tapón -es el tercero que más promedia de la competición-, se tiene que convertir en un elemento disuasorio para los rivales. El destacado desempeño ofensivo de esta tripleta se corresponde con las intenciones de Cuspinera, que no esconde su intención de "encontrar más a los pívots". Un punto de mejora y un recurso al que apelar según el desarrollo de los choques.

El aporte de autoestima y calma que ha introducido en el vestuario rojillo la victoria ante el Morabanc, en la que el cuadro aragonés mostró una gran estabilidad en su juego, puede ser la oportunidad para el florecimiento personal y colectivo. Para que la rotación se amplíe, para que el talento escondido emerja y asuma responsabilidades y lleguen nuevos triunfos. Poco a poco, parece que el Tecnyconta aprende a rugir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión