Baloncesto
Suscríbete por 1€

Un salvavidas en el pabellón Príncipe Felipe

El Tecnyconta, que sigue sin ganar en la presente campaña, se exige dos victorias en sus dos próximas citas como local: ante el Andorra y el Gipuzkoa Basket.

Tomás Bellas, base del Tecnyconta Zaragoza, en el entrenamiento de este martes.
Un salvavidas en el pabellón Príncipe Felipe
Guillermo Mestre

Transcurridas cuatro jornadas de la competición oficial, al Tecnyconta Zaragoza ya le aprietan las urgencias. Necesita ganar con la mayor prontitud, tras haber doblado la rodilla en cada uno de sus cuatro compromisos: cayó en Santiago de Compostela, en la jornada inaugural; después lo hizo en casa, contra el Herbalife Gran Canaria; luego fue arrollado en la pista del Real Madrid; y el pasado domingo, en Bilbao, perdió de forma sorprendente, cuando se hallaba a escasos centímetros del triunfo, al encajar un parcial de 15-0 en los últimos cinco minutos de la contienda. "Ya sabíamos que podíamos encontrarnos en esta situación", sostiene el base Tomás Bellas, quien recuerda que "una plantilla totalmente renovada", con hasta nueve incorporaciones durante el verano "y con un nuevo entrenador", suele pagar "un lógico peaje" hasta que el técnico ajusta definitivamente todas las piezas.

Bellas admite "cierta frustración" en el equipo, después de la derrota encajada el pasado domingo en Bilbao. "Plantamos cara a nuestro rival durante 35 minutos, pero luego volvimos a perder", se lamenta el base, quien considera que el Tecnyconta, en el tramo final, cometió importantes errores en los dos lados de la pista. "Fuimos incapaces de anotar en cuatro minutos y medio, y tampoco supimos controlar nuestra defensa", explica.

En este inquietante escenario, al cuadro aragonés le aguardan dos citas de relevancia, frente al Andorra (el próximo domingo) y contra el Gipuzkoa Basket (día 5 de noviembre), ambos en el pabellón Príncipe Felipe, que marcarán su devenir en el curso liguero actual. Entremedio, el conjunto de Jota Cuspinera se desplazará a Vitoria, el 29 de octubre, para medirse con el Baskonia, en un duelo de muy mal pronóstico para los zaragozanos. Por ello, el reto es conquistar el triunfo en los dos próximos encuentros como local.

"Aunque la clasificación hay que mirarla al final de la temporada, y aunque hemos tenido un calendario muy exigente, también es cierto que necesitamos ganar cuanto antes –reconoce Bellas–. En el equipo hay cosas muy positivas para seguir construyendo. Esperamos haber pagado ya todo el peaje y que el domingo, ante el Andorra, por fin llegue nuestro primer triunfo. Estamos obligados a levantarnos", anuncia el base madrileño.

Sin victorias, la plantilla vive ahora un periodo de inseguridad. La presión, la angustia y la desconfianza se soportan con mayor dificultad en un entorno inestable, con el abismo del descenso emergiendo bajo los pies. Eso supone un lastre para el rendimiento de los jugadores, que se alejan sin remisión de su verdadera capacidad competitiva. El caso más llamativo atiende a Michal Michalak. Fue de los mejores en la pretemporada, pero su juego ha experimentado una sorprendente involución desde el inicio de la competición regular, donde ha exhibido una desconfianza gigantesca en sus propias posibilidades y un desatino inusual en sus lanzamientos.

"La visita de MoraBanc Andorra es fundamental porque tenemos que empezar a sacar partidos adelante”, insiste el jugador, que se refiere también al respaldo de la grada: "La comunión entre la afición y el equipo es importante. Ya se vio ante el Gran Canaria; ese apoyo nos dará victorias. Y espero que el domingo sea la primera", anuncia Bellas.

Urge reaccionar. Y el Andorra, con un triunfo en cuatro jornadas, y el Gipuzkoa, un rival directo en la lucha por la salvación, se presentan como un salvavidas en el pabellón Príncipe Felipe.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión