Despliega el menú
Baloncesto

Víctor Lapeña: "Estas chicas son patrimonio nacional"

El aragonés analiza las claves del oro en el Europeo, desgrana el futuro de la mejor generación de la historia y desvela su rol en el equipo.

Víctor Lapeña con la medalla de oro y el trofeo de campeón de Europa.
Víctor Lapeña con la medalla de oro y el trofeo de campeón de Europa.
V.L.

El aragonés Víctor Lapeña, segundo entrenador de la selección española femenina absoluta que ha conquistado el oro en el Eurobasket, analiza las claves de este éxito y desvela su papel en el equipo.

¿Se acostumbra uno al éxito?

Uno no se acostumbra, es imposible. Esto es muy gratificante, muy ilusionante. Este equipo tiene una humildad real y sabemos que tenemos que trabajar mucho para ganar. Formamos este grupo en el 2012, peleando en un preeuropeo y ahora somos campeones de Europa, tenemos una plata olímpica, otro subcampeonato del mundo… Tenemos una suerte inmensa de contar con estas jugadoras que interpretan fenomenal todo lo que preparamos. Además, son grandes personas.

Ya no hay dudas de que es la mejor generación española de la historia.

Antes hubo otras que marcaron nuestro camino y otras que ganaron también medallas. Pero esta es la mejor selección española de toda la historia. No hay duda. Ojalá haya otra generación que se le acerque, pero es muy complicado. Mi sensación es que no se volverá a repetir algo así. Dentro de unos años nos daremos cuenta de lo que hemos hecho porque estas chicas son patrimonio nacional.

¿Este grupo ya ha tocado techo?

No es algo en lo que pensemos. Es muy difícil llegar más arriba que un oro europeo. Ser campeones del mundo es algo tremendamente complicado porque las americanas, hay que reconocerlo, están en un nivel superior. Otra cosa es que en un torneo corto les podamos ganar. El próximo verano el Mundial es en España y tendremos el listón muy alto, con una gran responsabilidad. Quién sabe, ojalá podamos pelear por el oro con Estados Unidos.

¿Cuál ha sido la clave del éxito en este último torneo? Es, sin duda, en el que se han mostrado más superiores.

La clave ha sido que hemos preparado cada partido como algo muy especial. Hemos llegado a los encuentros de eliminatorias en el mejor momento, con un gran baloncesto y un sobresaliente estado físico. Los fisios, los médicos, los entrenadores, los delegados… todo el mundo ha sumado en este éxito.

Todas las jugadoras resaltan la grandísima unión que reina en el vestuario.

Nuestra relación con ellas es muy cariñosa. La mayoría son jóvenes que ya conocemos de sus etapas de formación. Muchas son como mis hermanas pequeñas o mis hijas. Nos vemos cada verano, hablamos durante el año… estamos muy unidos. Somos una familia y eso se ve reflejado en la pista.

¿Qué supone para Víctor Lapeña representar al baloncesto aragonés en un éxito tan importante como este?

Es un orgullo representar a mi tierra en este momento. Estoy encantado de que los nombres de Zaragoza y Aragón figuren en la élite gracias a mi aportación. Recibo el cariño de la gente y es un plus para seguir trabajando.

Y, ¿qué aporta Víctor Lapeña a la selección española? ¿Cuál es el rol del entrenador ayudante en un colectivo como este?

Lo primero es preparar los entrenamientos junto a Lucas Mondelo, el seleccionador. Estar pendiente del trabajo de las jugadoras, ayudarlas a mejorar individualmente... Luego hay un trabajo muy importante de preparación de los partidos, de estudio de los rivales. Que le llegue al seleccionador la información adecuada para afrontar el encuentro y a las jugadoras los detalles más importantes para que puedan interpretar el juego en la pista de la mejor forma posible. Que entiendan cómo juega el rival, sus fortalezas y sus debilidades. Son muchas horas de trabajo durante las noches, pero me siento muy bien haciendo esto.

Suma 13 medallas internacionales con España pero siempre dice que aún le queda cuerda para rato.

Lo más importante es tener salud y energía para seguir trabajando con esta exigencia verano a verano. Lo segundo es la familia, que puedan seguir colaborando como hasta ahora para que yo me pueda seguir marchando de casa cada año. Y lo tercero, por supuesto, es que la Federación quiera seguir contando conmigo. Espero seguir mucho tiempo porque aquí soy muy feliz.

Y el paso adelante de ser seleccionador principal, ¿cómo lo valora?

No es algo en lo que pierda tiempo pensando. Siento una satisfacción tremenda al trabajar con Lucas. Es un amigo. Si un día decide marcharse y quieren contar conmigo lo valoraré bien. Ojalá ocurra algún día, pero no es algo en lo que tenga ningún interés. Mi energía está enfocada en ayudar al colectivo.

Etiquetas
Comentarios