Despliega el menú
Baloncesto

Otra cita de altura

El Tecnyconta recibe hoy al Baskonia, uno de los mejores conjuntos de la competición. Los aragoneses necesitan alejarse de los puestos de descenso.

Fillip Kraljevic, pívot del Tecnyconta Zaragoza, durante un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
Otra cita de altura
Aránzazu Navarro

Otra cita de altura. El Tecnyconta recibe hoy al Baskonia, en el pabellón Príncipe Felipe (19.00, Movistar +), y lo hace con la necesidad de conquistar un nuevo triunfo al calor de sus aficionados. Transcurridas 22 jornadas de la competición regular, el cuadro aragonés sigue en una situación inquietante, de máximo riesgo, que viene aumentando el desasosiego y la desconfianza de los jugadores. El equipo zaragozano está instalado en la duodécima posición de la tabla, y sólo un triunfo le separa en la actualidad de la zona de descenso a la Liga LEB.

La plantilla vive ahora un periodo de inseguridad. Y la presión, la angustia y la desconfianza se soportan con mayor dificultad en un entorno inestable, de urgencias, con el abismo del descenso emergiendo bajo los pies. Eso supone un importante lastre para el rendimiento de los jugadores, que se hallan ahora muy alejados de su verdadera medida. El caso más llamativo atiende a Adas Juskevicius. Su juego ha experimentado una sorprendente involución en las últimas jornadas, donde ha exhibido una desconfianza gigantesca en sus propias posibilidades y un desatino inusual en sus lanzamientos. En sus actuaciones más recientes, el lituano ha evidenciado una inseguridad manifiesta en cada una de sus intervenciones. Frente al Valencia, sumó tres puntos en un cuarto de hora; ante el Betis, su presencia en la pista se redujo a sólo nueve minutos, donde obtuvo una valoración negativa (-5); y una semana antes, en la pista del Bilbao, se quedó sin anotar ni un solo tras errar sus seis tiros de campo.

Juskevicius al margen, el principal hándicap del Tecnyconta atiende a sí mismo, a su propia actitud, a sus continuos altibajos. Es un equipo voluble, inconstante e imprevisible. Desde su llegada al banquillo, Andreu Casadevall había dotado al grupo de mayor compromiso, sobre todo en las labores de contención, y había subsanado algunos de los desequilibrios que presentaba el equipo en sus acciones de ataque. En este contexto se sitúan las actuaciones ante el Andorra, el Tenerife y el Murcia, y los desplazamientos a Vitoria, Bilbao, Málaga y Gran Canaria. Sin embargo, el cuadro aragonés se ha desplomado en las últimas jornadas de la competición, sobre todo por su indolencia defensiva, y se ha desencajado sin remisión ante las primeras adversidades. Han regresado las dudas, la ansiedad, las precipitaciones, el desconcierto y la anarquía.

De momento, su mayor fragilidad atiende al ámbito defensivo. En sus compromisos más recientes, el Tecnyconta ha sido un bloque vacilante y quebradizo, muy permisivo atrás. Hay un dato especialmente significativo al respecto: en los últimos ocho partidos, ha encajado una media de 87,9 puntos por duelo, pese a medirse con alguno de los conjuntos menos productivos de la competición. "Para ganar al Baskonia, es imprescindible trabajar atrás con una intensidad máxima", anuncia el técnico de los zaragozanos, Andreu Casadevall.

Regreso de Norel

Al menos, el Tecnyconta recupera para la cita al pívot Henk Norel. El holandés, principal referencia de los zaragozanos en el juego interior, reaparece tras un mes de inactividad, una vez superado el esguince de tobillo que se produjo ante el Unicaja. Por el contrario, Casadevall contará con las dudas de Kraljevic y Bellas. El croata sufrió una torcedura de tobillo el pasado lunes, lo que le ha impedido entrenarse con normalidad; mientras que el base no se ha ejercitado en los dos últimos días por una inflamación en el muslo.

El Baskonia se presenta con la ausencia de Tornike Shengelia, lo que supone una rémora considerable en su juego interior. Pese a todo, el club dispone de una plantilla rutilante, con artistas cotizados en todas sus líneas, y es el indiscutible candidato para adjudicarse la victoria. Eso sí, el Tecnyconta compitió con una entereza admirable en el duelo de la primera vuelta, donde guardó ambiciones de triunfo hasta el último suspiro. Y hoy aspira a consumar la hombrada...

Etiquetas
Comentarios