Despliega el menú
Baloncesto

Otro paso en falso

El Tecnyconta pierde ante el Baskonia en el pabellón Príncipe Felipe y se complica aún más la permanencia en la Liga ACB.

Una de las jugadas del partido.
Otro paso en falso
Efe

El Tecnyconta ha recuperado su esencia competitiva, pese a la ausencia de Tomás Bellas en la dirección, y a punto ha estado de derribar todas las previsiones en su compromiso ante el Baskonia. El conjunto aragonés ha tirado de oficio, compromiso y orgullo para cuestionarle el triunfo a uno de los rivales más imponentes de toda la competición. Pero el equipo vasco, muy superior en las rotaciones, ha hecho valer la mayor profundidad de su banquillo en los compases finales, cuando los zaragozanos ya habían realizado un desgaste considerable. Sólo entonces, con los jugadores locales exhaustos, han podido finiquitar la contienda los vitorianos, que dan un paso de gigante en sus ambiciones de jugar el ‘play off’. Mientras, el Tecnyconta sigue en una situación inquietante, de máximo riesgo: consumida la vigésimo segunda jornada, una sola victoria le separa de los puestos de descenso a la Liga LEB. Y ahora le aguardan dos partidos muy comprometidos, ante dos rivales directos en la lucha por la salvación, que marcarán su devenir en el presente campeonato. La escuadra aragonesa visitará el próximo domingo al Fuenlabrada, undécimo clasificado, y posteriormente se medirá con el Obradoiro, en el pabellón Príncipe Felipe, en un duelo vital en sus aspiraciones. Ante los gallegos, que se impusieron con claridad en el choque de la primera vuelta (80-63), el único resultado válido pasa por el triunfo.

El equipo local ha comparecido a la cita sin Tomás Bellas, su jugador más lúcido en las acciones de ataque. Un importante contratiempo para los zaragozanos, que se han quedado sin una pieza capital en la dirección. Un problema que se acentúa porque Servera, Barreiro y Kraljevic siguen desempeñando un papel residual en el presente ejercicio. De los tres, únicamente el croata ha saltado a la pista, y con una actuación totalmente irrelevante en sus ocho minutos de juego. La escasez de efectivos de la plantilla supone un lastre gigantesco, más aún cuando enfrente se halla uno de los conjuntos más rutilantes del panorama continental. El Baskonia, de hecho, cuenta en su nómina con hasta seis jugadores con pasado en la NBA (Andrea Bargnani, Chase Budinguer, Shane Larkin, Rodrigue Beaubois, Tornike Shengelia y Nico Laprovittola), un diáfano indicador de su inmenso potencial. Ni siquiera la baja de Shengelia, ausente por una fisura en el peroné derecho, parecía equilibrar las fuerzas de ambos conjuntos. Sin embargo, los vascos no han podido sentenciar el duelo hasta los últimos compases, sometidos permanentemente por la capacidad competitiva de los zaragozanos.

De inicio, el entrenador del Tecnyconta, Andreu Casadevall, ha propuesto una zona 2-3 para frenar las primeras acometidas de su adversario. Los réditos no han tardado en llegar, con los vascos desperdiciando seis de sus ocho primeros ataques. Mientras, el equipo local se ha manejado con seguridad en sus ofensivas, interpretando el juego a la perfección y encontrando tiros liberados desde todas las posiciones. Superado el ecuador del primer acto, el equipo aragonés había edificado una renta de siete puntos en el marcador, tras un certero triple de Isaac Fotu (14-7). Por entonces, Sergi García gobernaba el choque a su antojo, con su habitual derroche de talento, descaro y convicción. El base ha protagonizado la acción más brillante del primer cuarto, cuando, en un rápido contragolpe de los vascos, ha taponado con contundencia una penetración de Laprovittola.

Sin embargo, el Baskonia ha ido creciendo confirme avanzaba el partido, sostenido por su solvencia en el tiro exterior, y enseguida ha recuperado el pulso. Tres triples prácticamente consecutivos, más una fácil canasta de Voigtmann bajo los aros, han volteado la situación en apenas tres minutos de juego. Tras un parcial de 14-0 favorable para los vitorianos, Andreu Casadevall ha tenido que detener el partido (14-21) para corregir las desatenciones de su equipo. El Tecnyconta no sólo había rebajado sus prestaciones atrás, sino que había perdido también su clarividencia ofensiva. Al cierre del acto inaugural, únicamente tres jugadores locales habían conseguido anotar: Fotu (7 tantos), Robin Benzing (6) y Henk Norel (5). El Baskonia conservaba cinco puntos de ventaja (18-23), con Shane Larkin y Voigtmann como principales ejecutores.

Después, el equipo vitoriano ha serenado su juego, lo que le otorgado situaciones de tiro muy ventajosas en el tiro exterior. Cuatro triples consecutivos de los vascos, tres de ellos de Shane Larkin, han iniciado el despegue de los visitantes. Trascurridos tres minutos del segundo acto, el Baskonia ya se había distanciado hasta los 11 puntos (23-34), favorecido por los continuos desequilibrios del Tecnyconta en las labores de contención.

La entrada de Adas Juskevicius, un francotirador formidable, ha elevado las opciones de ataque del conjunto aragonés. En sus compromisos más recientes, el lituano venía exhibiendo un desatino inusual en sus lanzamientos, especialmente desde el perímetro. Un periodo infausto, totalmente improductivo, que había activado una inseguridad nueva en el jugador: la angustia del anotador que ya no anota. Sin embargo, el escolta nunca se esconde. Arma el brazo con rapidez, fabricándose sus propias canastas, y no renuncia a una opción de tiro en cuanto halla el mínimo espacio para lanzar. Y este domingo lo ha hecho, por fin, con la puntería que le ha distinguido a lo largo de su carrera. Juskevicius ha asumido la responsabilidad ofensiva en el segundo acto, con ochos puntos en 10 minutos de juego, y ha sostenido al Tecnyconta en los instantes más comprometidos. Pero Larkin, en el bando visitante, continuaba sumando desde el triple y ya había facturado 18 tantos en el intermedio. Al menos, el equipo aragonés seguía optando a la victoria (39-44).

En la reanudación, el Tecnyconta se ha mantenido en el partido con firmeza, tenacidad, carácter y orgullo, reforzado por el permanente respaldo de sus seguidores. El entusiasmo de la grada, su insistencia, su vitalidad, siempre tienen un efecto expansivo en los jugadores. De hecho, seis de los siete triunfos del conjunto aragonés han llegado al calor de sus aficionados. Mediado el tercer acto, el partido se tornó loco, rápido, vibrante, pasional. El intercambio de golpes fue constante. Y en ese escenario, el Baskonia se siente especialmente cómodo por su amplitud de recursos ofensivos. Los vascos anotaron 28 puntos en el tercer parcial, con Larkin totalmente desatado (28 tantos). Los zaragozanos han respondido con un elevado porcentaje en el tiro exterior, gracias a los triples de Sergi García, Robin Bezing y Adas Juskevicius. A la media hora, los vitorianos gobernaban el choque (64-72) con menos amplitud de lo inicialmente previsto.

En el tramo definitivo, el equipo zaragozano ha contestado a los golpes de su oponente. Incluso se ha situado a sólo tres puntos de distancias, a poco más de tres minutos para la conclusión. Entonces ha llegado el desplome físico de los aragoneses. El Baskonia ha descargado varias trombas, y el Tecnyconta, ya con evidentes síntomas de flaqueza, no ha resistido la tormenta. Con sólo siete jugadores en las rotaciones, la intensidad de los locales, su constancia, su sobriedad atrás, se han resentido irremediablemente y le han condenado a una nueva derrota.

Ficha técnica

88 - Tecnyconta Zaragoza (18+21+25+24): Sergi García (6), Gecevicius (9), Benzing (19), Fotu (17), Norel (17) -cinco inicial- Kraljevic (2), Juskevicius (11), Servera (-) y Jelovac (7).

99 - Saski Baskonia (23+21+28+27): Larkin (30), Beaubois (4), Hanga (14), Tillie (2), Diop (-) -cinco inicial- Bargnani (18), Voigtman (14), Laprovittola (2), Budinger (15) y Rafa Luz (-).

Árbitros: Cortés, Sánchez Monserrat y Oyón. Excluyeron por personales a Jelovac (min.39).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 22 de la Liga Endesa disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 5.358 espectadores.

Etiquetas
Comentarios