Despliega el menú
Baloncesto

El brillante futuro de la cantera aragonesa del Mann-Filter

Alejandra Mastral, Ariadna Termis, Claudia Langarita y Zoe Hernández, las cuatro zaragozanas e internacionales con las categorías inferiores de España, son el futuro de un club que mira hacia abajo para seguir creciendo hacia arriba.

Víctor Lapeña, Alejandra Mastral, Javier Sierra, Ariadna Termis, Claudia Langarita, Freddy Gimeno y Zoe Hernández.
Víctor Lapeña, Alejandra Mastral, Javier Sierra, Ariadna Termis, Claudia Langarita, Freddy Gimeno y Zoe Hernández.
Heraldo.es

"A medio plazo, el objetivo del club es que la mitad de la plantilla sean jugadoras de Zaragoza formadas en las categorías inferiores del Stadium Casablanca”. Víctor Lapeña, entrenador del primer equipo del Mann-Filter Stadium Casablanca, recoge en su discurso un ambicioso mensaje: mirar hacia abajo para seguir creciendo hacia arriba. Ese es el reto y la ilusión del Mann-Filter y de todo el Stadium Casablanca: formar jugadoras aragonesas que, en unos años, puedan capitanear el proyecto del club en la Superliga Femenina de baloncesto.

Y los primeros nombres de las chicas con las que cumplir ese objetivo ya están sobre la mesa: Alejandra Mastral, Ariadna Termis, Claudia Langarita y Zoe Hernández. Todas ellas zaragozanas e internacionales con las categorías inferiores de la selección española, forman un cuarteto prometedor y ambicioso. La más joven, Ariadna, tiene 11 años y la más mayor, Zoe, 15. "La idea es incorporarlas poco a poco al primer equipo. Que se formen en los valores del Stadium y que sientan lo que es sacrificarse para sobrevivir en la élite. Queremos que se identifiquen con el proyecto y que hagan a los aficionados identificarse con el club y sus valores", subraya Lapeña.

Tres de ellas hijas de baloncestistas, las cuatro destacan, a simple vista, por su envergadura. Con solo 11 años, Ariadna se eleva a 189 centímetros del suelo. "Es la más joven de las cuatro, pero es la más alta. Es alevín y ya participa en los campeonatos con el equipo Infantil. Ya ha estado con la selección española y, aunque de momento juega un poco de todo, está claro que va a ser una interior muy dominadora. Pese a lo alta que es, tiene buen manejo de balón, tiro, coordinación…", relata Dani Herrero, coordinador de las categorías inferiores de Stadium Casablanca. Pese a su evidente y prometedora progresión, ella mantiene los pies en el suelo: "Lo que espero del baloncesto es disfrutar y trabajar durante el año para mejorar a través del esfuerzo con colaboración, responsabilidad y respeto".

Un par de años más, 13, tienen Alejandra Mastral y Claudia Langarita. Alejandra, que ya estuvo con la selección española el año pasado, es una escolta de metro setenta "fuerte, intensa y trabajadora". Una exterior "con todo el futuro por delante", según asegura Herrero.

El mismo porvenir que tiene por delante su compañera y amiga Claudia. "Ella es una interior de 1,85. Es fuerte y muy potente. Llegó al club el año pasado, cuando sus padres vinieron a Zaragoza desde Asturias. Sube con el Cadete a jugar habitualmente y también ha estado con la selección española", describe el coordinador de las categorías inferiores. "Espero que el baloncesto me siga formando como persona y jugadora. Gracias a él he conseguido conocer a muchas amigas y visitar muchos lugares. Me encantaría llegar a jugar algún día en una Universidad Americana", explica la zaragozana.

La más mayor, del 2001, es Zoe Hernández, que ya ha debutado con el primer equipo. "Es una base cadete que roza el 1,80. Entrena habitualmente con el primer equipo y es, por edad, la que más cerca tiene el salto a la Superliga. Es una base organizadora, inteligente y con una gran visión de juego. Ha estado muchas veces con la selección española e, incluso, ha formado parte de quintetos ideales de torneos internacionales", indica Herrero, que ha seguido su evolución desde hace años.

Y ella, encantada con la confianza que está depositando el club en su juego. "El club deposita en mi la confianza necesaria para mi progresión, dándome oportunidades de estar ya en el primer equipo. No sé qué deparará el futuro, lo importante es el presente y ahora mismo estoy en el mejor sitio posible", comenta la joven jugadora aragonesa.

Una puerta abierta para todas

Un sentimiento de club que Zoe comparte con Víctor Lapeña, el entrenador del primer equipo: "Siendo de Zaragoza, ahora mismo no hay mejor sitio para estar que el Stadium Casablanca. Hemos incorporado entrenadores de gran nivel y hay un equipo de trabajo increíble. La apuesta por la cantera es algo que hasta ahora no se venía haciendo y queremos que salgan muchas más chicas como estas", incide el técnico que abrirá de par en par, cuando llegue el momento, las puertas del primer equipo a esta brillante promoción de jugadoras aragonesas. Un primer equipo en el que otras aragonesas como Carolina Esparcia o Raquel Terrer, en mayor o menor grado, ya están hace tiempo instaladas.

Etiquetas
Comentarios