Despliega el menú
Baloncesto

Fernando Arcega: "Más allá de su currículum me quedo con la amistad con Ranko"

Era de los pocos europeos que está en el 'Hall de la Fama' y ha conseguido "prácticamente todo".

El exjugador aragonés de baloncesto Fernando Arcega jugó en 121 ocasiones con la Selección.
Fernando Arcega, en una imagen de archivo
J. M. M.

Fernando Arcega, exjugador del CAI Zaragoza y que tuvo como entrenador a Ranko Zeravica, que ha fallecido hoy, ha señalado que más allá de su curriculum deportivo se queda con la amistad que les unió desde que se conocieron hasta el día de hoy.

"En lo deportivo no se puede descubrir mucho a Ranko porque posiblemente haya sido la figura más rutilante que ha pasado por Zaragoza en cuanto a curriculum porque es interminable. Por eso, con lo que me quedó es con la relación que hemos mantenido después que ha sido de amistad intensa", ha destacado el mayor de los hermanos Arcega.

A este respecto ha añadido que el cariño que mantenía con su familia ha sido "muy intenso".

Fernando Arcega ha indicado que poco hay que descubrir en lo deportivo de un entrenador que es de los pocos europeos que está en el 'Hall de la Fama' y que ha conseguido "prácticamente todo".

"Lo más destacable era la profundidad como persona que tenía y el conocimiento profundo de la manera de ser de cada jugador y de lo que necesitaba o podía pensar en ese momento. Ha sido un profesor", ha apuntado.

Igualmente ha señalado que el trato con el fallecido técnico era "muy cordial" porque el hecho de haber entrenado a muchísimos jugadores hacía que supiera de antemano cualquier cosa que se le fuera a plantear.

Fernando Arcega ha subrayado que con la llegada del técnico serbio la plantilla del conjunto zaragozano descubre que el talento que siempre se había atribuido en aquella época al baloncesto yugoslavo se debía al trabajo.

"Nos certifica y hace ver a todos que todo aquello que los jugadores españoles pensábamos sobre los yugoslavos, que era un tema intuitivo, genético y que eran de una raza especial porque los admirabas tanto, tenía un fundamento que era el trabajo, las horas de entrenamiento y de machaque", ha indicado.

A este respecto ha recordado que el trabajo con Ranko Zeravica era "un hecho" y que entrenaban "muchísimo".

"Sin embargo, lo hacíamos a gusto contrariamente a lo que se pueda pensar. Muchas horas de entrenamiento con mucha carga se hacían bastante llevaderas y eso era virtud suya y del sistema que implantó aquellos años", ha valorado.

Etiquetas
Comentarios