Despliega el menú
Baloncesto

El CAI, en busca de una nueva excepción

Con 3 derrotas en 4 partidos, el CAI viaja a San Sebastián, plaza en la que aún no conoce la victoria.

El CAI Zaragoza no sabe lo que es ganar en San Sebastián
El CAI Zaragoza no sabe lo que es ganar en San Sebastián
ACB PHOTO/J. ALBERCH

Tres derrotas en cuatro partidos, dos de ellas por diferencias sonrojantes, y una victoria de ensueño ante el Barcelona. El CAI se ha encontrado a falta de seis jornadas para el final de la temporada regular con una irregularidad que parecía que ya no iba con el conjunto zaragozano. Pese a la mejora con respecto al partido en Badalona, en el último encuentro ante Unicaja el equipo volvió a diagnosticar esa temida pájara del tercer cuarto que tantas derrotas ha provocado. El 81-91 que reflejaba el videomarcardor del Felipe al final del partido hizo que los aficionados rojillos se fueran con la cabeza baja a casa. Se había perdido ante un equipo al que el CAI tenía cogida la medida y la lucha por las posiciones nobles de 'play-off' se ponían aún más caras.

Sin embargo, y a pesar de la mala racha, el equipo sigue teniendo la postemporada en su mano, y cuenta con un calendario más apetecible en primer término que el que se le ofrece a sus rivales directos. “Tenemos que ser positivos, hemos encajado dos derrotas importantes, pero tenemos que dar un paso adelante y jugar en equipo, como hemos hecho durante casi toda la temporada”, comentaba Henk Norel al final de un entrenamiento esta semana.

“En ese 10-25 de parcial en el tercer cuarto ha estado la clave", explicaba un autocrítico Abós en la rueda de prensa posterior al partido contra Unicaja, quien deseaba que al menos “aprendiéramos de las derrotas”. Ahora, con la carrera hacia los 'play-offs' pendiente de los choques aplazados que Herbalife y Barcelona y Real Madrid y Joventut disputen la semana que viene, el CAI viaja hacia San Sebastián, cancha de la que aún no sabe lo que es salir con una victoria.

El equipo de Sito Alonso -entrenador ligado a Aragón por su experiencias en Helios o Monzón- tampoco llega en su mejor momento, pero hasta en sus peores épocas ha conseguido darle la vuelta a la propuesta caísta. Ya la temporada pasada, en la que acabaron en posiciones de descenso aunque mantuvieron la plaza por la imposibilidad de pago del Burgos, el Gipuzkoa Basket consiguió su primera victoria en casa a costa de los de Abós, y esta temporada, en la primera ronda, el equipo vasco vapuleó en casa a un CAI que no supo ejecutar sus armas (67-92).

El rebote, la gran asignatura pendiente

No obstante, los recientes males del CAI parecen radicar más en hechos coyunturales que en un problema mayor. La baja de Jones y la exigencia a un Henk Norel que viene de estar casi un año de baja ha pasado factura al juego interior rojillo. En las tres últimas derrotas acumuladas el equipo cedió una gran cantidad de rebotes, especialmente ofensivos, a sus contrincantes. Unicaja obtuvo 14 segundas jugadas el pasado domingo, y Cajasol y Joventut se llevaron los rechaces con extrema facilidad en sendos encuentros (44 de los sevillanos por 30 del CAI, y 37 por 29 en el partido contra la 'Penya'). Un mal revelado en estas últimas fechas que debería solucionarse con la vuelta de Jones en las próximas jornadas -McCauley, pese a aportar otras cosas, solo promedia 2 rebotes por partido- y la recuperación completa del pívot holandés que tan buenos ratios consiguió la pasada campaña.

Ahora, al CAI se le plantea la opción de romper de pleno con esta mala racha en un campo de esos que se dicen malditos. De ganar, el CAI volvería a conseguir una victoria de excepción en un terreno vedado, al igual que la lograda hace solo unas semanas ante el Barcelona, o en la Copa contra Unicaja, o en los pasados 'play-off' contra Valencia. Resultados con los que muy pocos contaban, y que al final han conseguido establecer por norma que el CAI esté donde está.

Etiquetas