Despliega el menú
Baloncesto

"Queremos que el CAI se sienta como en casa"

Los abonados, que ya han comenzado a recoger las entradas para el partido de Eurocup en Huesca contra el Besiktas, afrontan el viaje con filosofía y, sobre todo, ilusión.

Varios abonados recogen sus entradas
Marea roja hacia Huesca_6

Los 75 kilómetros que separan a Zaragoza y Huesca pueden ser un obstáculo para algunos seguidores del CAI, pero la importancia del partido de Eurocup del próximo miércoles (21.00) contra el Besiktas pesa más que el desplazamiento. Al menos, eso piensan los abonados del club que este viernes ya han acudido al Príncipe Felipe a recoger sus entradas para un duelo decisivo para las aspiraciones europeas del conjunto de José Luis Abós. A lo largo de la mañana se han retirado unas 500 entradas.

"Yo creo que el Palacio de los Deportes de Huesca se acabará llenando. Es un partido bonito, importante y seguro que será emocionante", asegura Jorge Chueca, el segundo en recoger su pase para el choque contra el Besiktas turco. Mejor dicho, sus pases, ya que este joven zaragozano ha acudido a recoger los de toda su familia. "Seguro que en Huesca nos acogen bien. Al fin y al cabo el escudo que lleva el CAI Zaragoza es el de Aragón", desea Chueca.

Los primeros en llegar han tenido que esperar incluso menos de lo esperado, ya que el espacio habilitado en la entrada del Príncipe Felipe para canjear los abonos ha abierto sus puertas alrededor de las 11.30, media hora antes de la hora prevista. Varias decenas de aficionados esperaban ya junto al pabellón, ya que el aforo del Palacio de los Deportes es de unas 4.900 personas, mientras que el CAI Zaragoza cuenta con unos 7.000 abonados.

A Huesca, con ilusión

"Hemos llegado un buen rato antes porque no nos queríamos perder el partido, pero no había mucha gente", indican Carlos García y Carlos Berlanga, dos amigos que comparten nombre y equipo de baloncesto, el Compañía de María. "Al principio me enfadé un poco con el traslado del partido a Huesca, pero no vale la pena. Iremos y disfrutaremos igual, aunque tengamos que hacer unos cuantos kilómetros de más", explica uno de ellos.

Y es que parece que, al final, la afición acabará respondiendo en un partido decisivo. Si el CAI Zaragoza gana por más de siete puntos, estará en los octavos de final. También pasará de ronda si logra la victoria por menos puntos y el Cedevita vence en la cancha del Lietuvos Rytas. "Podríamos ver el partido por la tele, pero vamos por motivos sentimentales. Queremos que el CAI se sienta como en casa en Huesca, que noten que están arropados y que los aficionados estamos con ellos", dicen Víctor Va y José Borobia, dos abonados que han acudido a por sus entradas. "No hay que culpar a nadie, se ha tomado la decisión menos mala", finalizan.

Etiquetas