Despliega el menú
Baloncesto

CAI Zaragoza

En clave Villar

La renovación del director deportivo hasta 2017 pone las bases sobre las que seguir construyendo el futuro del club, que pasa por sus mejores días.

Willy Villar
Willy Villar: ?La plantilla de este año cuesta un poco menos que la del anterior?
JOSÉ MIGUEL MARCO

En el verano de 2009 el CAI Zaragoza decidía hacer borrón y cuenta nueva. Tras el descenso en la primera incursión en ACB, la dirección del club daba las riendas del equipo a un joven director deportivo que venía de hacer maravillas con los débiles Drac Inca y Mallorca. La apuesta -arriesgada- se completaba con la elección para el banquillo de José Luis Abós, antiguo camarada de Villar en el Inca. Ahora, casi un lustro más tarde, aquel nuevo dúo que rompía drásticamente con los planteamientos que el club había mantenido desde su refundación ha llevado al CAI a su cima histórica.

“Me produce un orgullo tremendo poder continuar en este magnífico proyecto, e incluso me produce mayor alegría que cuando llegué porque es refrendar una confianza. Lo más importante es el futuro, no lo que se ha hecho”, comentaba Willy Villar al darse a conocer su renovación, nada menos que hasta 2017, muy por encima de los escasos plazos que se manejan en la precaria y abatida Liga Endesa.

Y es que el CAI Zaragoza ha conseguido subir su caché en el momento en el que más difícil se les planteaba a muchos mantenerlo. Dificultades económicas, retirada de apoyos institucionales, y otros tantos inconvenientes que han azotado al deporte profesional y para los que el baloncesto en general ha demostrado no estar preparado. Frente a esto, el club zaragozano se ha hecho fuerte a base sacarse conejos de la chistera. Un truco que, en gran medida, muchos achacan a Willy.

De su mano llegaron al club todos los jugadores que hoy hacen vibrar al Felipe. Van Rossom o Aguilar fueron de los primeros, encabezando una lista que está obligada a reescribirse cada vez que un club con mayor poderío se fija en alguno de sus nombres, pero que vuelve a reorganizarse, incluso, con mejor criterio.

Villar ha demostrado en los cuatro años que lleva en Zaragoza tener un algoritmo secreto, parecido a la fórmula de la Coca-Cola o al rastreador de Google. Todos lo quieren y solo él lo tiene. La penúltima prueba de ello está incluso por encima de la Liga Endesa y tiene un nombre bastante complicado. Giannis Antetokounmpo. La NBA se fijó en el prometedor base heleno solo después de que Willy lo señalara con el dedo. Elegido número 15 del pasado draft, la 'criatura' que no pudieron descubrir todos los ojeadores de la mejor liga del mundo dejó en Zaragoza un pellizco capaz de reforzar la viabilidad del club y, seguramente, costear la renovación de Villar.

Con estos mimbres, la afición caísta hace mucho que empezó a reconocer al canario como uno de los principales culpables de los tiempos que corren por el Príncipe Felipe. La última pena de la que se le acusa es la de haber traído a Zaragoza a dos georgianos con ganas de lucirse sin que prácticamente nadie se haya enterado. “Aún quedan muchos retos por cumplir y unas ideas de club por desarrollar. Esto da tranquilidad para trabajar por esos objetivos”, afirmó Villar al conocerse el acuerdo, que ha llegado para dar el último toque a un escenario que, entre buenas actuaciones en la Liga Endesa y sueños europeos, confirma la buena situación institucional y deportiva del CAI Zaragoza.

Etiquetas