Despliega el menú
Baloncesto

CAI Zaragoza

El CAI Zaragoza comienza su viaje por la élite

El equipo de José Luis Abós afronta su temporada más ilusionante, y a la vez más complicada, buscando alargar la fórmula del éxito hallada la pasada campaña.

Abós da instrucciones a los jugadores del CAI
Penúltima prueba para el CAI Zaragoza
A. NAVARRO

4 de junio de 2013. El pabellón Príncipe Felipe se rendía a un equipo que concluía una temporada en la que había sobrepasado todos sus límites. Poco importaba que el Real Madrid, a la postre campeón, acabara de barrer a los de Abós en las semifinales de la Liga Endesa. La hazaña se había conseguido, depositando de nuevo sobre el baloncesto las ilusiones de una ciudad que empezaba a hacer cábalas sobre cómo le iría a su equipo al año siguiente en Europa.

Ahora, apenas cuatro meses más tarde, el nuevo CAI Zaragoza vuelve a la línea de salida para empezar una temporada que promete emociones, nuevos retos y también, como no podría ser de otra forma tras las salidas de Aguilar y Van Rossom, varias incógnitas.

La salida de los dos referentes rumbo a Valencia ha sido solventada por la dirección técnico con fichajes que aportan más trabajo y movilidad a un equipo que ha seguido las líneas maestras sobre las que se cimentó el éxito del pasado año. Las incorporaciones de Pere Tomas y Tabu apuntalan la idea de que Rudez y Llompart deben dar un paso adelante, apoyándose en los recién llegados para completar su labor, mientras que en la pintura Shermadini y Sanikidze prometen ser la dupla que marque la diferencia y haga olvidar la ausencia de Henk Norel durante su lesión.

Pese a que los fichajes parecen acertados, José Luis Abós llega al primer partido de liga contra Bilbao de este sábado (20.30) con una plantilla en cuadro. El entrenador zaragozano apenas ha podido trabajar un día con la plantilla al completo después de que el Eurobasket, las lesiones, y los problemas burocráticos entorpecieran la pretemporada.

Y es que, dejando las euforias aparte -como ha pedido el propio Abós- el CAI se planta en el comienzo de la temporada lejos de su mejor nivel. Damjan Rudez, uno de los llamados a tomar el relevo de Aguilar, ha llegado muy bajo de forma después de jugar con Croacia, y la pareja georgiana apenas ha tenido tiempo de compenetrarse. Con todo, el Bilbao Basket supone una inmejorable piedra de toque para conocer de qué nivel se parte y empezar a cimentar un proyecto que tiene como principal objetivo seguir metiendo a Zaragoza en los 'playoffs' por el título.

Los vascos encaran la cita con su perímetro entre algodones. Las bajas aseguradas de Bertans y Vrkic por sendas roturas fibrilares y la duda de su capitán Álex Mumbrú tendrá que ser aprovechada por el CAI, que nunca ha conseguido ganar en Miribilla.

Europa, un camino entre la ilusión y la certeza

Pero sin duda la mayor novedad de esta nueva temporada está más allá de la Liga Endesa. Para encontrar un antecedente a la participación del actual CAI en la Eurocup hay que echar el reloj atrás hasta 1996, cuando el anterior club -entonces Amway- participara por última vez en la extinta Copa Korac. Es lógico por lo tanto que la vuelta a Europa se haya interpretado como el cierre del círculo que se comenzó a trazar hace ya más de una década.

En el camino se plantea una competición difícil desde el comienzo. El debut ante el Mons belga del próximo martes puede acrecentar aún más las lagunas de un equipo al que le han faltado un par de semanas más de pretemporada. El CAI ha caído además en uno de los grupos más complicados de la competición al tener que batirse el cobre con equipos históricos como la Virtus de Roma o el Alba de Berlín.

Con todo esto, y sin timepo para más preámbulos, llega el momento de hacer que las piezas encajen y poner a funcionar la máquina. El escenario ilusiona a los jugadores, el cuerpo técnico y la afición caísta, que solo esperan que el balón se ponga en juego para dar comienzo a la fiesta.

Etiquetas