Despliega el menú
Baloncesto

CAI Zaragoza

Un complejo despegue

El equipo aragonés no ha podido entrenar con todos sus efectivos en la antesala de una campaña en la que quiere confirmarse entre los mejores.

Partido entre CAI y Manresa
El CAI se impone al Basket Manresa en el penúltimo partido de la pretemporada
ESTHER CASAS/CAI ZARAGOZA

El CAI Zaragoza afronta la temporada de su confirmación en la elite del baloncesto español cogido con alfileres después de que su técnico, José Luis Abós, no haya podido entrenar ni un solo día de la pretemporada con toda la plantilla al completo.

Las ausencias durante buena parte de la misma de tres de los cuatro nuevos fichajes, el belga Jonathan Tabu y los georgianos Viktor Sanikidze y Giorgi Shermadini, que han tomado parte en la pasada Eurocopa, así como la lesión del norteamericano Michael Roll, que apenas se incorporó la pasada semana a las sesiones de entrenamiento, han supuesto que un trabajo fundamental como es el de pretemporada, y más con jugadores nuevos, no se haya podido realizar.

Por ello, el conjunto maño no afronta el inicio liguero, que tendrá lugar en la pista del Bilbao Basket, en su mejor momento.

El propio Abós así lo reconoció tras la derrota contra el Gipuzkoa Basket el pasado domingo en el último encuentro de pretemporada que disputaba el conjunto zaragozano, donde mostraba su preocupación por este hecho y puso como ejemplo el del croata Damjan Rudez, que le reconoció que no se encontraba bien de forma cuando por el hecho de haber jugado el Europeo debería estar mejor que los que no lo han hecho.

Igualmente, el inminente inicio de la competición europea no va ayudar demasiado para un equipo que va a necesitar tiempo de entrenamientos para que sus componentes se conozcan y se compenetren.

En principio las importantes ausencias del base belga Sam Van Rossom y del internacional español Pablo Aguilar, que han recalado en el Valencia Basket y que fueron fundamentales en el gran rendimiento del equipo la pasada temporada, parece que han sido bien cubiertas pero el tiempo, el acoplamiento y el rendimiento de sus sustitutos será el que dictará sentencia a este respecto.

Tampoco ayudará que uno de los hombres más importantes, el holandés Henk Norel no vaya a empezar la temporada porque se recupera de una operación de ligamento cruzado.

Además, parece muy complicado que el conjunto rojillo pueda repetir una temporada tan brillante como la pasada, en la que acabó en tercera posición, porque pretender desbancar a Real Madrid o Barcelona es una utopía y porque supondría estar nuevamente por delante de equipos con mayor potencial económico como Laboral Kutxa, Valencia, Unicaja o Bilbao Basket.

Por ello, los objetivos volverán a ser clasificarse para la Copa del Rey y las eliminatorias por el título, y en ellas intentar dar la sorpresa nuevamente, tal y como ocurrió la pasada temporada.

Etiquetas